Fuente: MDE Fuente: MDE

COVID-19: Militares fallecidos, infectados y test realizados

Estos días los medios de comunicación se han hecho eco de los datos oficiales de la incidencia de la pandemia en sanitarios, guardias civiles y policías, incluso del número de test practicados a estos colectivos. Es posible saber cómo el virus ha afectado y, por tanto, valorar si los procedimientos y las medidas de protección han sido adecuados y, aún más importante, si son mejorables.

Por el contrario, de los militares -especialmente los que han estado o están en primera línea- se desconocen los datos: fallecidos, infectados, aislados, test realizados. El Ministerio de Defensa no los facilita y tampoco da razón para ello. Tan solo el 2 de abril el JEMAD en su comparecencia diaria admitió que había 230 infectados y 3194 aislados, sin especificar nada más.

Tratar de transmitir la idea de que la Unidad Militar de Emergencias (UME) o el conjunto de las Fuerzas Armadas no se contagian o se contagian mucho menos que el resto, es ofrecer interesadamente a la opinión publica una imagen distorsionada de la realidad.

Cada mañana, en la comparecencia del Comité Técnico el General de la Guardia Civil y el Comisario Principal del Cuerpo Nacional de Policía, cuando por desgracia ocurre, recuerdan a sus muertos, las Fuerzas Armadas no, pero los hay en activo, reserva y retiro. Ni tan siquiera un triste y frío número.

Hace unos días el periodista Ángel Expósito escribía en un diario de tirada nacional:

“Unos fallecidos con nombre y apellidos. Con familia, historia, vida, futuro (mucho o poco), con memoria y con honor. Unos muertos que dejan viudas, hijos, esposo, novia, amigos…Unos cuerpos a los que ni siquiera se cuentan como números.

¡Qué vergüenza! ¡Qué deshonor! ¿No se merecen que, al menos, mostremos pena, cabreo y luto?”

La manida frase de los representantes ministeriales “el factor humano es lo más importante”, vuelve de nuevo a ser un enunciado hueco. En las actuales circunstancias pronunciarla sin acompañar los datos de bajas del personal –como se está haciendo- se convierte más bien en una grave falta de respeto hacia los subordinados, pues parece que da lo mismo que haya bajas como si no las hay, siguiendo la más rancia tradición de considerarlos como simple carne de cañón. Se olvida que la lealtad es esférica y fluye en todas direcciones en los ejércitos; desgraciadamente algunos la entienden como un mero cuenco donde la canica que representa la lealtad siempre va en un único sentido.

Sra. ministra, ¿dónde están los datos?

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.