La cumbre de la OTAN de esta semana, clave para el futuro

 02/09/2014 - One Magazine -

Estaba previsto que se centrase en la retirada del grueso de tropas internacionales de Afganistán, pero la anexión de Crimea por parte de Moscú en marzo y la “agresión” rusa a Ucrania han alterado el programa de la cumbre de jefes de Estado de la OTAN, que se celebrará en Gales –Reino Unido-, este jueves y viernes.

De hecho, la crisis en el este de Europa, la inestabilidad en el norte de África, el crecimiento del Estado Islámico–EI- en Irak, las nuevas ciberamenazas o el terrorismo han hecho que los analistas califiquen esta cumbre como la reunión más importante de la Alianza.

La situación en Ucrania y la reciente incursión de tropas rusas en el este del país centrará uno de los debates previstos para el jueves. La OTAN ha exigido a Rusia que cese “sus acciones militares ilegales” y que rebaje las tensiones en la crisis de Kiev y ha tendido la mano al presidente Poroshenko, que estará presente en la cumbre, para que ingrese en la Alianza. Una propuesta que ya se dejó abierta en la cumbre de 2008 en Bucarest, pero que hasta ahora había permanecido estancada.

Con las amenazas procedentes del sur y el EI ganando adeptos, los anfitriones británicos han calificado la cumbre de Gales como “vital”, mientras la dibujan como una “oportunidad para garantizar que la OTAN continúe en la vanguardia de construir la estabilidad de un mundo impredecible”.

El crecimiento del EI en el norte de Irak protagonizará varias reuniones bilaterales de los asistentes, que también abordarán las amenazas para la seguridad nacional y los recortes en la inversión en defensa por parte de los estados miembros.

En esta cumbre bianual, que coincide con el 65 aniversario de la Alianza, se reunirán entre otros, el presidente americano, Barack Obama, la canciller alemana, Angela Merkel o el presidente Mariano Rajoy, así como el del Consejo Europeo, Herman van Rompuy. La de Gales será la última reunión a este nivel para el actual secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, cuyo mandato, por cinco años, finaliza el próximo 1 de octubre. El que será su sustituto, el noruego Jens Stoltenberg, asistirá como observador.

Unos 9.500 agentes británicos se encargarán de la seguridad de los 10.000 participantes, tanto en el hotel Celtic Manor de Newport, como en las inmediaciones, donde se espera que se manifiesten miles de activistas antinucleares y antimilitares.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Cómo configurar Aceptar