Cuando ser Militar exigía más nota de corte que ser Guardia

La exigencia Académica para entrar en las Academias militares ha subido sin cesar desde el año 2010 en todos los Cuerpos Militares sin excepción, una progresión que, sin embargo, ha sido desigual. En los primeros años de esta última década son los Cuerpos Generales del Ejercito del Aire y de Infantería de Marina los dominadores, situación que se mantiene hasta el año 2015. La Guardia Civil estaba incluso en algún periodo por debajo del Cuerpo General de la Armada. Desde al año 2016 la situación ha cambiado siendo el Cuerpo de la Guardia Civil el que se lleva a los mejores opositores.

 gRAFICO 1 15092020

GRAFICO 2 15092020

 

¿Qué ha cambiado en este periodo de tiempo? No es difícil de adivinar. La Guardia Civil ha mejorado sus condiciones económicas, sociales y profesionales. Mejores sueldos, mejor percepción de sus profesionales, mejor perspectiva de carrera.

Vayamos a un pasado no muy lejano para explicar lo que ha ocurrido. En mayo del año 2005 un Ministro de Defensa, José Bono, reclamó «complicidad social y del Parlamento» para acometer una mejora en los salarios de los militares y los miembros de la Guardia Civil. Lo hizo poniendo por delante ejemplos: los 1.300 euros mensuales que cobraba un Brigada del Ejército de Tierra con 21 años de antigüedad, o los 789 de un Soldado con seis años de servicio, que comparó con el sueldo de un Mosso de Esquadra (hijo de un Brigada), que percibía bastante más que su padre más del doble que un Soldado, unos 1.600 euros, desde el momento de su incorporación al Cuerpo.

Hoy en día, más de 15 años después, un Soldado raspa los mil euros y un Guardia Civil recién egresado y tras superar un curso de nueve meses gana más no que una Brigada, sino que un Subteniente de las Fuerzas Armadas con más de 30 años de servicio o que un Teniente egresado tras superar cinco años de carrera en las Academias Militares. Las diferencias en el resto de los empleos son también escandalosas.

¿Qué ha sucedido para que la Guardia Civil se haya acercado a la equiparación de los Mossos de Esquadra y los militares no hayan recibido una adecuación de retribuciones similar? Sencillamente falta de voluntad política.

Surgen muchas y variadas preguntas, por ejemplo:

¿Por qué los suboficiales de las Fuerzas Armadas piden a los representantes asociativos que se les reserven plazas de guardia raso en la Guardia Civil, como a la tropa?

¿Por qué media docena de capitanes de la BRIPAC, unidad de élite del ET deciden irse a trabajar a Amazon, o los Pilotos del Ejército del Aire abandonan en cuanto pueden las Fuerzas Armadas para irse a las líneas aéreas civiles?

¿Por qué la tropa prefiere presentarse a la Guardia Civil o la Policía Nacional, en vez de querer promocionar a Sargento de las Fuerzas Armadas?

Sencillamente porque las condiciones económicas, sociales y profesionales, pero sobre todo las económicas son tremendamente superiores en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado o en determinados sectores del ámbito civil.

A pesar del informe del Observatorio de la Vida Militar del 2016, del posterior dictamen de la Comisión de Defensa, de la aprobación de diversas proposiciones no de Ley, de una promesa de la exministra de Defensa, la señora Cospedal, de las declaraciones en sede parlamentaria del anterior JEMAD alertando de la situación, aún no hay ni siquiera un estudio real y serio por parte del Ministerio de Defensa.

La Guardia Civil recibió para la equiparación mas de 800 millones de euros, las FAS 0,0 millones de euros

Conviene recordar que los militares no cobran ni las guardias, ni las extensiones de jornada, ni la nocturnidad, ni la turnicidad, ni la disposición permanente. Parece que siempre hay dinero para todos los colectivos menos para los militares.

Las Fuerzas Armadas contribuyen militarmente a la seguridad de España y deben preservar la seguridad y bienestar de los ciudadanos en los supuestos de grave riesgo, catástrofe, calamidad u otras necesidades públicas. Sin embargo, se las trata de excluir del debate comparativo con las FCSE con la manida excusa de que sus funciones son diametralmente diferentes. Argumento perverso que se traduce en que su formación, preparación, responsabilidad, compromiso, peligrosidad es inferior al de las FCSE. Sin aportar nada más que eso, un argumento vacuo y falaz

Los militares forman parte de las Fuerzas de Seguridad del Estado, en su vertiente militar, eso es incontestable, lo pinten como lo pinten, y su modelo de carrera y retribuciones han de ser similares a las del conjunto de las FCSE. ¿Por qué para la negación de sus mejoras económicas y profesionales se acomodan siempre en las diferencias hacia sus homólogos?

No es comprensible que se egrese de las distintas Academias Militares, Guardia Civil y Policías con diferencias retributivas y profesionales tan importantes.

Y nos surgen otra serie de preguntas sobre la inconsistencia de las retribuciones del Militar, atendiendo a su preparación, responsabilidades, compromiso, formación y peligrosidad de su trabajo:

¿Un piloto de helicópteros es diferentes en las FAS a los de los FCSE? ¿Un piloto de combate tiene menos responsabilidad o preparación que un oficial o inspector de las FCSE? ¿Y suboficial controlador aéreo Militar que ejerce sus funciones en aeropuertos como el de Zaragoza, esta menos preparado que uno que pertenezca a AENA y trabaje en el aeropuerto de Madrid? El sueldo sí es diferente y mucho.

¿Es más fácil el trabajo de un oficial controlador de interceptación que tiene que juntar aeronaves a un controlador civil de área que las separa? Evidentemente no, pero su sueldo sí y mucho.

¿La movilidad geográfica de un militar es menor a la de las FCSE? ¿Los servicios de rescate del Ejército del Aire (SAR) son distintos a otros de las FCSE?

¿Los pilotos de aviones apagafuegos del E.A. han de cobrar menos que sus homólogos pilotos, no es acaso tan peligroso su vuelo? ¿El trabajo de un paracaidista, de un boina verde de operaciones especiales, o de un infante de marina es menos peligroso que el de un agente de tráfico, o que una patrulla de la Policía Nacional, de la Policía Autonómica o de la Policía Local?

Participar en misiones internacionales en los conflictos y guerras en Bosnia, Kosovo, Afganistán, Irak, Mali, Líbano, Océano Indico; durante meses y o incluso años apartados de sus familias y seres queridos ¿no son elementos de sacrificio valorables en un Militar?

¿Los componentes de la Unidad de Emergencias del Ejército (UME) no han demostrado su valía en múltiples escenarios de riesgo? ¿Los aviones de nuestras Fuerzas Aéreas que transportan a las autoridades, realizan aeroevacuaciones médicas, transportes de ayuda humanitaria…, tampoco lo han demostrado?

¿Las unidades y medios NBQ implicados en la desinfección dentro de la Operación Balmis no han demostrado su utilidad? ¿Los medios aéreos utilizados en la logística de la Operación Balmis tampoco?

¿No contribuyen a la seguridad aérea las labores de control aéreo de los controladores militares de interceptación y todos los emplazamientos de datos primarios de sus radares? ¿Las misiones de vigilancia de la Armada no lo hacen también?

¿Un Soldado que conduce un carro de combate Leopard de 12 millones de Euros no tiene ninguna responsabilidad?

Los informáticos del Mando de Ciberdefensa ¿están peor preparados que los especialistas en delitos informáticos de la Guardia Civil o de las Policías?

En conclusión, la sociedad debe materializar el reconocimiento que merecen sus militares en similitud a los componentes de las FCSE, abandonando y persiguiendo los argumentos falaces e interesados que los siguen anclando a regímenes que los actuales miembros no han conocido, ni compartido, no son herederos de ellos, ni han tenido responsabilidad alguna sobre sus acciones.

Los responsables políticos han de plasmar ese reconocimiento en una mejora de las condiciones profesionales y retributivas de todos los miembros de las Fuerzas Armadas.

 

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.