ASFASPRO denuncia la situación del personal militar, recurso eficaz del Estado para afrontar cualquier problema, a la vez que se le niega el pan y la sal, con unas retribuciones paupérrimas.

Aún están coleando los ecos por la reciente intervención en Afganistán cuando ya tenemos a las Fuerzas Armadas en primera fila de los actores intervinientes por la erupción volcánica en la isla de La Palma. Como siempre que se producen unas circunstancias de crisis con riesgo para las personas, los militares estamos ahí trabajando para solucionarlas y para paliar las consecuencias. Y vamos a seguir estando, en un suma y sigue: incendios, nevadas, terremotos, crisis migratorias en nuestras fronteras, piratería que afecta a nuestros barcos en el cuerno de África, pandemia… y ahora, actividad volcánica. Lo que sea, si es malo, ahí estaremos los militares. Personal formado y barato, muy barato.

Hartos del ninguneo retributivo al que son sometidos los miembros de las Fuerzas Armadas, las principales asociaciones profesionales militares llaman a salir a la calle

Madrid, 09 de septiembre de 2021.

Los militares llevan mucho tiempo protagonizando en los medios las noticias sobre todo tipo de crisis, especialmente en los últimos dos años (pandemia, incendios, nevadas, fronteras de Ceuta y Melilla, evacuación de Afganistán…). En todas ellas han demostrado con creces su profesionalidad y su buena formación. Por penosa, dura, peligrosa o tensa que haya sido la situación.

Para el próximo pleno del Consejo de Personal, ASFASPRO ha elaborado y presentado las siguientes 6 propuestas:
 

Ante el inicio de los trabajos de los próximos Presupuestos Generales del Estado, las tres asociaciones más representativas de las Fuerzas Armadas solicitan que incluyan partidas para mejorar las paupérrimas nóminas militares

 

Madrid, 10 de agosto de 2021.

Tras el reconocimiento retributivo y dignificación de policías y guardias civiles, el gobierno ignora la denigrante situación retributiva de los militares que resulta dramática para miles de ellos, siendo el Ministerio de Defensa el principal responsable de no defender a su personal. Los últimos incrementos recibidos han sido tan irrisorios que todavía han puesto más de manifiesto la grave situación de las nóminas militares.

El día 25 de marzo, tuvo lugar el cuarto Pleno extraordinario de lo que llevamos de 2021.

En esta ocasión, el Pleno se realizó de manera telemática y fue presidido por la Subsecretaria de defensa y asistiendo al mismo la Directora General de Personal Militar (DIGENPER), el Director General de Reclutamiento y Enseñanza Militar (DIGEREM), los Mandos de Personal de los Ejércitos y la Armada, y cinco representantes de las asociaciones profesionales.

APROFAS no asistió al Pleno, declinando su presencia al no estar de acuerdo con la manera en que se iba a desarrollar el mismo.

La presidencia del Consejo indicó que el Pleno se realizaba de forma telemática dada la urgencia de las normas a aprobar y a la situación generada por la crisis sanitaria.

ASFASPRO lleva ya muchos años exponiendo la precaria situación de las retribuciones del personal de las Fuerzas Armadas. Hay consenso sobre este hecho: tanto el legislativo, Congreso y Senado, como el ejecutivo, las dos últimas ministras de Defensa –de partidos diferentes-, han manifestado la necesidad de aumentar los sueldos militares. Pero la realidad es que los pasos dados son claramente insuficientes.

El BOE publica este miércoles un Real Decreto aprobado el martes, 23 de marzo, que modifica las cuantías del Componente General del Complemento Específico (CGCE) en unas cuantías que oscilan entre 17’12€ y 59’92€ mensuales. Ni son grandes cantidades ni solucionan en absoluto el grave desfase retributivo sufrido por el personal militar. Con maquillaje no se curan las heridas.

El día 2 de marzo tuvo lugar el segundo Pleno extraordinario sobre retribuciones de este año. Al igual que el anterior y debido a la situación sanitaria originada por el COVID-19, se celebró en formato reducido, presidido por la Ministra de Defensa y asistiendo al mismo la Subsecretaria de defensa, la Directora General de Personal Militar (DIGENPER), el Director General de Reclutamiento y Enseñanza Militar (DIGEREM), los Mandos de Personal de los Ejércitos y la Armada, y cinco representantes de las asociaciones profesionales.

El Pleno comenzó a instancias de la Ministra de Defensa, haciendo un breve relato de las últimas medidas retributivas tomadas y los esfuerzos que ello había significado para su ministerio, que tanto el Presidente del Gobierno como el resto de Ministros estaban de acuerdo en la necesidad de esas actualizaciones retributivas y que el gran trabajo realizado por todos los miembros de las FAS sin pedir nada a cambio era merecedor de ese esfuerzo económico.

El día 2 de marzo, tuvo lugar el primer Pleno ordinario de 2021. Como en anteriores ocasiones y debido a la situación sanitaria originada por el COVID-19, se celebró en formato reducido, presidido por la Subsecretaria de defensa y asistiendo al mismo la Directora General de Personal Militar (DIGENPER), el Director General de Reclutamiento y Enseñanza Militar (DIGEREM), los Mandos de Personal de los Ejércitos y la Armada, y cinco representantes de las asociaciones profesionales.

El ministerio retiró del orden del día la Instrucción de la Subsecretaria de Defensa que desarrolla la ORDEN DEF/650/2020 que regula los centros docentes militares.

Se procedió a aprobar las actas de los tres plenos anteriores, los ordinarios de 4 de diciembre y 29 de enero y el extraordinario sobre retribuciones también de 29 de enero. ASFASPRO presentó alegaciones a este último por considerar que la creación de la comisión de trabajo se aprobó con infracción de ley.

 

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.