Caso Zaida Cantera

10/03/2015 - ASFASPRO

Dijeron que iba a sorprender y, desde luego, no dejó indiferente a nadie.

 

Este domingo Jordi Évole emitió en su programa “Salvados” la historia de Zaida Cantera, la Capitán del Ejército de Tierra que sufrió y denunció abusos por parte de un superior, y consiguió algo sin precedentes en España, una de las pocas sentencias por acoso sexual dictada por un Tribunal Militar.

Los hechos quedaron claramente probados.

 

«En la tarde del día 7 y a la salida de una de las reuniones, el Teniente Coronel detuvo a la Oficial agarrándola por un brazo, y comenzando a acariciarla le decía “que tenía que llevarse bien con él”, “que era muy amigo del Teniente Coronel…”, y “que los IPECS eran muy importantes”, y mientras le decía esto le acariciaba el brazo y el hombro llegando casi hasta la cara.» (Hecho probado Primero número 3º, Sentencia de fecha 8 de marzo de 2012 dictada por el Tribunal Militar Central en la Causa 02/02/2011)[1]

 

Pero, esto no supuso el final del calvario vivido por la Oficial. En el reportaje de Évole, Zaida Cantera cuenta abusos laborales posteriores por parte de compañeros de promoción del condenado que le llevaron a una baja psicológica y a comenzar los trámites para abandonar el ejército.

 

En resumen, el reportaje nos deja una profunda reflexión sobre la desprotección de los militares que se atreven a hacer frente al acoso de sus superiores.

 

¿Existen elites extractivas en las Fuerzas Armadas?[2]

 

La Diputada de UPyD, Irene Lozano -una de las pocas políticas que mostró, desde un inicio, su apoyo a Zaida-, tiene claro que sí y no duda en lanzar el dedo acusatorio a través de su cuenta de Twitter. 
 
irene lozano
 
 

Pero qué ocurrió con los que tenían la capacidad de decisión sobre el asunto en las fechas en la que ocurrieron los hechos, 2008-2009. Recordemos que en 2008 tuvo lugar un hecho histórico en nuestro país, Carme Chacón se convertía en la primera Ministra de Defensa de España. ¿Qué ocurrió en ese momento? ¿Se abrió alguna investigación? ¿Se dieron órdenes al servicio militar de información para que realizase un informe de lo sucedido? ¿Se protegió a la posible víctima de alguna manera?

 

En plena efervescencia del reportaje, el Ministerio de Defensa publicaba este pasado sábado en su web el artículo, “La incorporación de la mujer, motor de transformación de las FAS[3]En él desarrolla los puntos más importantes tratados en la reunión mantenida por el Observatorio Militar para la Igualdad entre Mujeres y Hombres en las Fuerzas Armadas (OMI), con motivo del Día de la Mujer trabajadora. Sobre la mesa se expusieron temas como “regulación de permisos, la reducción de jornada, la flexibilidad de horarios o la exoneración de guardias vinculadas a la conciliación de la vida familiar, personal y profesional”. Además también se destacó la gran evolución de la presencia de mujeres en las FAS entre 2005 a 2015, que es actualmente del 12,4%. Muchos temas, salvo uno, el posible abuso sexual, de autoridad o laboral que pueden vivir las mujeres en las Fuerzas Armadas, y que describe la Capitana Zaida Cantero en “Salvados”.

 

Con todo, ¿es útil el Observatorio militar para la igualdad de las Fuerzas Armadas?

 

Lo que está claro es que la gran lección que se puede sacar de este reportaje es que hace falta un cambio en el Modus Operandi en las Fuerzas Armadas españolas a la hora de denunciar este tipo de hechos y un cambio en los protocolos que se ponen en marcha para apoyar y proteger al militar que lo hace.

 

En Enero de 2015, el Jefe del Estado Mayor del Ejército lanzaba el siguiente mensaje institucional en la Revista Ejército: «A todos os pido que confiéis en vuestros jefes para intentar resolver, si está en sus manos, vuestros problemas profesionales. No hay mejor vía que la cadena de mando para apoyaros en vuestras vicisitudes.»[4]

 

¿Pero qué ocurre, como dice la Capitana Zaida Cantera en “Salvados”, cuando el que comete el abuso es tu superior?

 

Demasiadas preguntas en el aire.

 

La única respuesta que responde a todas, nos la deja Zaida al final del reportaje: su lucha estará justificada si, a raíz de su caso, se crea "un protocolo que proteja a las víctimas, que garantice que dentro del ejército un soldado, un suboficial, un oficial, un general, pueda denunciar con las mismas garantías de un testigo protegido"[5]

 

 
 
 

 

[2]http://elblogdepitarch.blogspot.com.es/2014/07/el-columpio-de-su-senoria.html y http://www.ame1.org/miscelanea.asp?idReg=583

[3]Observatorio Militar para la Igualdad:  http://www.defensa.gob.es/gabinete/notasPrensa/2015/03/DGC-150307-reunion-omi.html

[4] Revista Ejército enero 2015:  http://www.ejercito.mde.es/publicaciones/revistaejercito/revista/2015/886.html

[5]https://www.youtube.com/watch?v=_ctwK8Wf-ok

 

 

 

 

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.