El pasado sábado, 11 de mayo se publicó en el BOE la oferta de empleo para las Fuerzas Armadas y Guardia Civil[1].

Para la promoción de los militares de carrera se ofertan 102 plazas, distribuidas entre todos los cuerpos y escalas de oficiales, de ellas gran parte se ofrecerán a los suboficiales. Hasta la publicación de la convocatoria correspondiente no es posible determinar su número exacto porque, a pesar de que la Ley de la carrera[2] es muy clara, la provisión sigue sin distinguir dentro del cupo de militares de carrera, las destinadas a los suboficiales.

Por tanto, de estas 102 plazas para 28.500 suboficiales, hay que descontar las reservadas a los oficiales enfermeros para el acceso al Cuerpo Militar de Sanidad (especialidad medicina) y las reservadas a los oficiales para el acceso a los Cuerpos de Ingenieros de los Ejércitos.

          Este año hay novedades importantes y varias de ellas acertadas.

En la sociedad civil, tanto a nivel nacional como internacional, las empresas prefieren la promoción interna a un reclutamiento externo, principalmente por factores relacionados con la motivación. Es evidente que hay que incorporar nuevos recursos humanos pero al mismo tiempo aprovechar la formación y la experiencia de los que ya forman parte de las mismas. No se trata de regalar nada sino de premiar el mérito, la capacidad y el esfuerzo personal para adquirir determinados conocimientos, normalmente sin coste alguno para la empresa. Este ahorro de costes se ve reforzado porque el trabajador promocionado aporta experiencia y un conocimiento mayor de las normas y procedimientos, por lo que no requiere un período transitorio de adaptación.

Si aplicásemos esta filosofía a los componentes de las Fuerzas Armadas, habría que valorar lo que aportan en el momento en el que desea efectuar la promoción para cambio de escala: formación militar previa; cursos de especialización; tiempo de servicio en las diferentes unidades; conocimiento y manejo del armamento y material; alto nivel de adiestramiento adquirido en ejercicios tácticos o en zona de operaciones; conocimiento de idiomas o titulaciones universitarias y de formación profesional, etc.

Sin embargo, para el Ministerio de Defensa el bagaje profesional de un suboficial deja de existir cuando éste trata de efectuar la promoción a la Escala de Oficiales, dejándolo equivalente al de cualquier civil que pone un pie por primera vez en una academia militar. Debido a ello, la oferta de promoción es poco atractiva por los numerosos límites impuestos: inexistencia de cursos preparatorios para las pruebas de acceso; no se reconocen muchas titulaciones de licenciado, diplomado o ingeniero técnico; límites de edad demasiado bajos e injustificados, en algunos casos; nulo reconocimiento de la experiencia, preparación técnica o trayectoria profesional y por tanto, tiempos de formación excesivamente largos y desconsideración en las respectivas academias; ausencia de un deflactor por edad en las pruebas físicas para superar los planes de estudios, etc. Todos estos factores hacen que nos enfrentemos a una verdadera carrera de obstáculos, que prácticamente anula las legítimas expectativas de promoción de los suboficiales.

ASFASPRO ha realizado un nuevo informe sobre la promocion a las escalas de oficiales en las convocatorias del año 2012. En él se recoge la problemática que los suboficiales tienen al ver frustradas sus legítimas expectativas de promoción por los numerosos límites impuestos. La promoción carece de un decidido apoyo tanto en la captación y preparación como en el acceso y en los planes de estudios. Tan sólo un testimonial 7,6% de las plazas totales convocadas (592) ha sido cubierto por suboficiales. El Ejército del Aire es el único que ha conseguido buenos resultados en las convocatorias al Cuerpo General.

Las consecuencias son la acumulación de plazas de promoción a ingreso directo disparan los costes en enseñanza y la falta de valoración del suboficial dentro de la institución contribuye a su desmotivación.

Con el fin de solucionar este problema y potenciar la promoción de los militares de carrera se proponen 14 medidas, entre ellas:
- Eliminar el límite de 3 convocatorias.
- Establecer un periodo transitorio sin límite de edad para la promoción sin titulación universitaria a los Cuerpos Generales e Infantería de Marina.
- Establecer un periodo transitorio en el que sea válida cualquier titulación universitaria para el acceso a los Cuerpos Generales e Infantería de Marina.
- En el caso del acceso por promoción de los militares de carrera con titulación universitaria a los Cuerpos Generales, que lógicamente ya tienen formación militar, establecer un plan de estudios de un solo curso escolar independiente de ingreso directo. Además, con objeto de reducir costes, hasta un 50% del mismo sería en la modalidad a distancia.
- Los aspirantes que no aporten el certificado del perfil lingüístico, en su lugar, realizarán una prueba de lengua inglesa de las mismas característica que se definen para el ingreso directo.
- Aplicación de coeficiente corrector o deflactor según la edad en las pruebas físicas de las convocatorias y de los planes de estudios.
- Cursos a distancia de preparación.
- Acumulación de las plazas de promoción entre cupos y en caso de no cubrirse se acumularían a la convocatoria del año siguiente.

Portada Informes

 Descargar informe

Informe realizado por ASFAS sobre la ‘Formación y promoción interna’ de la Escala de Suboficiales.

 

El objetivo del presente informe es el de mostrar, de forma explícita, la situación actual de la Enseñanza Superior en las Escalas de Suboficiales de las Fuerzas Armadas. Así mismo, se pretende reflejar las consecuencias que de dicha situación se derivan, en lo referente a la formación y promoción.

Portada Propuestas

 En primer lugar se hace un breve estudio de la situación de la Enseñanza Superior en España, así como del gasto público derivado. A continuación, se muestra la situación del colectivo de suboficiales en lo que a la Enseñanza Superior se refiere, acompañado de los resultados de las convocatorias de promoción interna de los dos primeros años del nuevo modelo de enseñanza.

 

Por último, teniendo en cuenta este estudio, se proponen una serie de cambios normativos destinados a la mejora del actual sistema de formación y promoción, aprovechando al máximo el potencial existente, con el objetivo de mejorar su eficacia y eficiencia sin desvirtuar el espíritu del actual modelo.

 

Las propuestas de cambios normativos las hemos agrupado en las siguientes áreas:

1) Propuestas de modificación del Real Decreto 35/2010 de Ingreso y Formación en las Fuerzas Armadas.
2) La promoción por cambio de cuerpo de los suboficiales.
3) Formación del Suboficial y trayectoria profesional

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.