El CNI ya sí recuerda a todos sus caídos

02/08/2015 - Estrella Digital -

Nunca ha sido más ajustado decir que son todos los que están, pero no están todos los que son. O estaban. El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) acaba de cumplir un acto de justicia histórica, al colocar una placa en la que se rinde homenaje a todos los caídos en acto de servicio, teniendo en cuenta que la línea del acto de servicio es permeable, fina e irregular cuando de servicios secretos hablamos. Hasta ahora había un instalación en el interior de la sede de la carretera de A Coruña en la que se rendía homenaje a los siete caídos en la emboscada de 2003 en Irak, así como el sargento primero José Antonio Bernal, asesinado a tiros en una trampa tendida en la puerta de su casa de Bagdad. Pero esos no eran todos.

Fuentes del Centro aseguran que era una vieja aspiración del director y secretario de Estado, el general de Ejército Félix Sanz Roldán, rendir homenaje a los caídos anónimos, los que nunca salieron en un telediario, en un artículo de prensa, pero que sí murieron cumpliendo con su deber al servicio del espionaje español. Accidentes de tráfico, otros casi de perfil laboral, otras situaciones inconfesables, algún infarto, el caso es que la lista de caídos es muy superior a la oficial de ocho agentes. Desde el CNI nadie se aventura –ni quiere, ni puede– dar una cifra siquiera aproximada de cuántos miembros del CNI han fallecido en estas circunstancias.

El CNI no solo lo componen los agentes de campo, los llamados operativos. Además de una importante plantilla de analistas y especialistas en los más variados campos, que son los que dan soporte operativo a los agentes de campo. Especialistas en colocar balizas en coches, en situar micrófonos o cámaras en lugares insospechados, conductores, el largo etcétera de oficios más o menos clandestinos que son fundamentales en las operaciones es casi interminable.

Aunque “la Casa”, “La Compañía”, o el CNi está hoy desparramado con edificios, sedes y centros por muchos sitios de Madrid y del resto de la geografía nacional, casi todos enormemente discretos, la gran sede de la madrileña Cuesta de las Perdices, con su edificio administrativo y su sala de situación de crisis es el lugar más emblemático. Allí, discretamente, casi clandestinos, los héroes caídos sin ruido público, ya tienen su homenaje.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.