21/07/2013 - Blogs ABC

Son las «ambulancias del aire» en Afganistán. Con base en Herat, el destacamento español Helisaf -formado por 42 militares- alcanzó este mes de julio un hito muy especial: haber evacuado a 1.000 pacientes.

«El acontecimiento tuvo lugar durante la realización de una misión de evacuación médica (Medevac) a Bala Boluk, en la zona sur del Mando Regional oeste (RC-WEST, en sus siglas en inglés), en el transcurso de la cual un helicóptero de Helisaf rescató a cinco soldados pertenecientes al Ejército afgano, heridos de diversa consideración», informaba el Ministerio de Defensa español en un comunicado.


Despegue de uno de los tres «Superpumas» del Ejército del Aire desplegados en Helisaf / MDEDespegue de uno de los tres «Superpumas» del Ejército del Aire desplegados en Helisaf / MDE

Esta no tan conocida unidad española desplegada en Afganistán -Helicópteros de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad, de aquí las siglas Helisaf- cuenta con tres helicópteros «Superpuma» del Ejército del Aire para realizar sus Medevac (en el argot militar, como se conoce a los traslados médicos). Estos «Superpuma» operan en Afganistán desde junio de 2005 y «sus tripulaciones de vuelo proceden de diversas unidades del Ejército del Aire, entre las que figuran el Ala 48, el Ala 49, el Ala 78 y el 802 Escuadrón SAR (de Busqueda y Rescate)».

«Por su parte, personal de la Unidad Médica de Aeroevacuación (Umaer) es el encargado de estabilizar a los heridos y proporcionar los primeros cuidados médicos durante el traslado de los mismos a un centro sanitario desde el punto de recogida. Asimismo, los componentes del Escuadrón de Zapadores Paracaidistas (Ezapac) proporcionan seguridad física a los medios aéreos durante el desarrollo de estas misiones», explican desde Defensa.

09/07/2013 - ABC.es

El contingente español Aspfor XXXIII, desplegado en la base “Ruy González de Clavijo” de Qala i Nao y liderado por la Brigada de Infantería Ligera «Canarias» XVI, ya ha realizado tres convoyes de repliegue con el objetivo de transportar material y vehículos hacia Herat, desde donde se trasladarán vía aérea, marítima y/o terrestre hacia España.

La duración de uno de estos convoyes, a través del paso de Sabzak, suele durar entre  12 y 16 horas, atravesando un puerto de montaña situado a 2.000 metros de altitud. En total se calcula que Aspfor XXXIII realice diez convoyes de repliegue antes de ceder definitivamente a las autoridades afganas el control de la base «Ruy González de Clavijo», lo que supondrá en noviembre la salida definitiva de las tropas españolas de la provincia de Badghis.

Uno de los convoyes realizados por el Ejército español en el mes de abril / JAIME GARCÍA

Uno de los convoyes realizados por el Ejército español en el mes de abril / JAIME GARCÍA

La base de apoyo avanzado de Herat se está convirtiendo así en el «gran almacén» de vehículos y material español a la espera de su envío hacia España. En total el Ejército debe repatriar 179 vehículos ligeros, 90 vehículos pesados, 52 camiones/máquinas de ingenieros, 18 aeronaves, 35 remolques, 200 contenedores con material diverso y 135 palets con material diverso. El operador logístico contratado para canalizar la fase final de la operación es SLI (UTI Ibérica). Pero, ¿cómo y por dónde se envía este material?.

He aquí las principales rutas empleadas:

1. VUELOS DIRECTOS DESDE HERAT A LA BASE AÉREA DE TORREJÓN
Empleada para los materiales sensibles y de mayor coste económico.

2. RUTA MULTIMODAL A TRAVÉS DE AZERBAIYÁN Y GEORGIA.
Empleada para material crítico, en su mayor parte vehículos blindados, transportado en contenedores de 20 pulgadas. Estos materiales realizan una parte del viaje por vía aérea, entre Herat y el aeropuerto de Bakú (Azerbaiyán). A continuación son transportados por carretera hasta el puerto de Poti (Georgia) y vía marítima hasta el puerto de Castellón. Este tramo terrestre tiene unos 1.000 km. La duración estimada de la ruta es de siete semanas, aproximadamente.

3. RUTA MULTIMODAL POR EMIRATOS ÁRABES UNIDOS (EAU).
Empleada para el repliegue de vehículos en general, sobre todo pensado en aquellos de gran volumen que no pueden ser transportados en contenedores. Realizan la primera parte del itinerario por vía aérea entre Herat y el Aeropuerto de Al Maktoum (EAU). Desde allí son transportados en por carretera hasta el puerto de Jebel Ali (EAU) donde son embarcados vía marítima con rumbo al puerto de Valencia.
La duración estimada de la ruta es de ocho semanas, aproximadamente.

4. RUTA MULTIMODAL POR PAKISTÁN
Esta ruta será empleado para transporte del material menos sensible, en contenedores, y realiza la primera parte de su recorrido vía terrestre, cruzando la frontera de Pakistán hasta el puerto de Karachi. Allí son embarcado vía marítima hasta el puerto de Valencia. La duración estimada de la ruta es de ocho semanas, aproximadamente.

Rutas para replegar el material hacia España Rutas para replegar el material hacia España

09/07/2013 LaRazón.es

El calor es asfixiante y el aire quema. Y eso que apenas acaba de amanecer en Yibuti. Son poco más de las 7:00 y en un pequeño campamento se preparan los efectivos del «Destacamento Orión» español. La tripulación escucha atenta las palabras del teniente coronel Cuesta, jefe del Destacamento, y del brigada Ponce, quienes les explican qué van a tener que hacer durante las 8 horas que pasarán sobrevolando la costa de Somalia a bordo del «P-3 Orión». Su tarea: vigilar los campamentos piratas y controlar los cientos de buques y barcazas que atraviesan esa inmensa carretera marítima que surca el Índico. Su área de trabajo: una zona tan grande como Europa. Desde el aire graban vídeos y hacen fotografías, vitales para no perder detalle de cómo se mueven los piratas .

En esta jornada tendrán que «espiar» una quincena de campamentos y no perder de vista los dos únicos buques que permanecen secuestrados con 54 tripulantes y que están a unas 2 millas de la costa: el «Albedo» y el «Naham 3». Los piratas los mantienen unidos por un cable, pero el «Albedo» amenaza con hundirse y no se sabe cuántas personas hay en su interior ni cuántas han sido trasladadas a tierra, lo que dificulta cualquier rescate.

El «briefing» acaba y vuelta a la realidad: el ambiente quema aún más. Los 13 tripulantes suben a su oficina en el aire, dan los últimos retoques y comprueban el material, como el subteniente De León, encargado de tomar fotos a 3.000 pies de altitud. Se preparan antes de otra reunión, en la que, además de otro repaso, el comandante Delgado les recuerda aspectos como no olvidar el dinero. Dinero, sí, por si tuviesen que aterrizar en otro país.

Y a las 8:15, despegan. En tierra queda el resto del destacamento, que irá recibiendo la información que le envían desde el aire para analizarla. En total, en esta minúscula ciudad, que tiene, eso sí, calle Real, viven 56 militares.

16/06/2013 - Europa Press

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, pedirá este martes el apoyo del Congreso de los Diputados a la ampliación de la participación en la misión de entrenamiento de la Unión Europea en Malí, por la que España duplicará el número de sus militares hasta los 110 efectivos.

Cuando la ampliación se aprobó en el Consejo de Ministros del 7 de junio, Morenés explicó que se hacía respondiendo a la petición de la Unión Europea para hacer "un esfuerzo mayor" en la misión de formación del Ejército maliense, en la que hasta ahora España podía participar con un límite de 50 efectivos.

El acuerdo en vigor, que aprobó el Gobierno en enero, recibió el respaldo del Pleno del Congreso con el voto favorable de 302 diputados y el único rechazo de la Izquierda Plural, ERC y BNG y la abstención de Coalición Canaria y Nueva Canarias.

Entonces, los portavoces parlamentarios de PSOE, CiU y UPyD garantizaron su apoyo a la participación española en la misión en Malí, pero criticaron que la implicación de nuestro país no fuera mayor en una crisis que amenaza directamente la seguridad de España.

La misión, que la Unión Europea preparaba desde el año pasado, se aceleró después de que la situación se deteriorase en el norte de Malí, donde grupos rebeldes declararon la independencia, una situación aprovechada por movimientos yihadistas para hacerse con el control de la zona.

06/06/2013 - El Mundo.es

El Ministerio de Defensa ha pisado definitivamente a fondo el acelerador de la salida de las tropas españolas de Afganistán y va a finalizar este mismo año el repliegue previsto, dejando en el país el número de soldados que participará en las misiones posteriores.

Según ha explicado el ministro Pedro Morenés en rueda de prensa en Bruselas, este número de efectivos que España va a dejar en Afganistán a partir de 2014 no superará los 300, y estarán todos en Herat, en el oeste del país. Nada que ver, por tanto, con los más de 1.500 soldados que Defensa ha tenido desplegados de forma permanente en Afganistán en los últimos años, la mayoría de ellos en la provincia de Badghis.

El acelerón al repliegue será de esta manera muy importante. España se había comprometido con la OTAN a sacar un 10% del contingente en 2012, otro 40% en 2013 y el último 50% en 2014. Porcentajes que suponían una salida ordenada de 150 soldados el año pasado, otros 600 este año y 760 más el que viene. Sin embargo, España, como el resto del medio centenar de países que forman la misión en Afganistán, ha terminado por ir mucho más rápido de lo planeado.

Realmente, sólo se ha cumplido el porcentaje de 2012. En 2013, las cosas están siendo muy diferentes. Argumentando que la misión "va muy bien", como ha asegurado este miércoles Morenés, Defensa abandonará en otoño la provincia de Badghis, donde ha realizado sus principales tareas en Afganistán en el último lustro: entrenamiento de militares y policías locales, lucha contra los talibán y protección para el desarrollo de infraestructuras, principalmente carreteras. Y ello supone que, en consecuencia, la mayoría de los soldados volverá a casa.

En la actualidad, el contingente lo forman 860 soldados, que se reducirán a unos 300 antes de que finalice el año. Este remanente mantendrá las funciones que se realizan en Herat, que son principalmente la gestión y la seguridad del aeropuerto y el hospital Role 2 ubicado dentro de la base.

A partir de 2014, la OTAN está organizando una nueva misión, que será ya de mero apoyo a las autoridades afganas, sin unidades de combate, y que tendrá un número de efectivos de entre 8.000 y 12.000, frente a los más de 100.000 militares que la comunidad internacional ha tenido hasta ahora desplegados en el país. La misión consistirá fundamentalmente en asesoramiento y entrenamiento de unidades de élite y cuadros de mando.

España no tiene previsto por ahora contribuir con entrenadores a esta nueva misión. El ofrecimiento que realizará Defensa se limitará a lo que ya hay: los tres centenares de soldados que permanecerán en Herat para gestionar el aeropuerto y el hospital.

La Razon - Miguel Temprano - 02/06/2013

Muchos de ustedes creen estar al tanto de la razón de ser de nuestras Fuerzas Armadas. Y no es que estén en un error, sino que su misión se ha visto ampliada en los más de veinte últimos años. Siempre hemos entendido y conocido su labor de disuasión frente a una posible agresión desde el exterior de nuestro país. Incluso sabemos que son garantes de nuestro sistema democrático, de nuestras libertades y derechos fundamentales, acatando sus miembros, los primeros, nuestra ya madura Constitución de 1978.

Somos muchos los que aún recordamos nuestro paso por la Milicia, y unos pocos los que tuvimos el privilegio de servir como oficiales y suboficiales de las extinguidas Milicia Universitaria o la I.M.E.C. Los jóvenes de hoy no han tenido un contacto directo con el estamento militar al no tener que pasar por las filas de los tres Ejércitos. Muchos incluso no saben que en las encuestas de los últimos cinco años salen triunfantes como ganadores absolutos al ser la Institución española mejor valorada por los españoles... ¿Cómo puede ser si los jóvenes no han compartido con la Milicia un interesante período de su juventud? Debe de ser porque son los únicos que no se han visto envueltos casos de corrupción, trafico de influencias, malversación de fondos públicos, etc. Estar «limpio» en la España actual es la verdadera diferencia.

13/05/2013 - Nota de Prensa del Ministerio de Defensa

Releva a la Brigada Aerotransportable al frente de la misión que el Ejército español mantiene en la provincia de de Badghis, donde ya se ha transferido el liderazgo en la seguridad a las Fuerzas de Seguridad Nacional afganas (ANSF) y con la vista puesta en el final del repliegue

Con la entrega del Guión de la agrupación española en Afganistán, por parte del coronel Fernando García González-Valerio al coronel José Luis Murga Martínez, se ha materializado la transferencia de autoridad entre el contingente español en Afganistán, ASPFOR XXXII al ASPFOR XXXIII.

El acto fue presidido por el jefe del Mando Regional Occidental (RC-West), general Ignazio Gamba, acompañado por el jefe de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra, general de brigada Javier Sancho Sifre.

Tambíen asistieron el nuevo gobernador de la provincia de Badghis, Ahmadollah Alizai y el alcalde de Qala-i-Now, Aliza Abu Baker, así como diversas personalidades de la provincia.

El jefe de ASPFOR XXXIII agradeció la presencia de las autoridades y mostró públicamente el compromiso de las fuerzas españolas en su misión de apoyo al gobierno afgano y al desarrollo y mejora de las condiciones de vida en la provincia de Badghis.

ASPFOR XXXII inicio su misión el día 11 de noviembre de 2012.

Esteban Villarejo, el abr 25, 2013 - Blogs ABC: Por Tierra, Mar y Aire

Día 7 en Afganistán: Qala i Nao. Siete de la mañana en pie y las fuerzas comienzan a flaquear en el grupo de cuatro periodistas empotrados con las tropas en Afganistán -”uy, uy, uy… cómo tengo las pilas ya”, dice alguno-; sin embargo, a lo largo de ese mismo día todo atisbo de flaqueza se volverá en ahínco. ¿El porqué? Sin más, observen la imagen de arriba. Así es. Sí, es una niña huérfana del orfanato “Sargento Juan Antonio Abril Sánchez” de Qala i Nao. Y hoy es un día festivo, los niños recibirán los premios de un concurso de dibujo.

¿Y quién era el sargento Abril?, se preguntará el lector. El sargento de Infantería Juan Antonio Abril Sánchez falleció en Afganistán un 26 de mayo de 2007. En marzo de 2008 se inauguró, con todo el apoyo de su familia desde España, este orfanato del centro de Qala i Nao que cobija en estos momentos a 76 niñas y niños huérfanos de padre, madre o ambos; otros 30  conviven con algunos de sus familiares lejanos pero también acuden a sus clases diarias.

Una de esas niñas es Semia, cinco años. Juega en una de las aulas con sus compañeros. Ante la presencia del periodista y fotógrafo su reacción es inmediata. Engancha una tiza y comienza a escribir el alfabeto. “A-B-C-D-E-F”… y así hasta el final. Tan solo algún problema con la Z, que la invierte. Dibujamos un barco, un mar y un sol en la pizarra… Pregunta qué es. Reclama que escribamos la palabra España… ella calca cada letra. Al asentir cualquier comentario del periodista -que habla con ella con signos y español-, le sale el espontáneo “yessss”. Una pronunciación perfecta.

Publicado por Esteban Villarejo el abr 19, 2013 - Blogs ABC - Por Tierra, Mar y Aire

La relación militar-periodista, periodista-militar no siempre es fácil. Y en una zona de operaciones como es Afganistán más aún (¿GUERRA?, ¿operación?, ¿misión?… cada matiz puede contar). La materia informativa es sensible (punto 1). En aras de la seguridad debe privarse al informador de muchos detalles (punto 2). Y más de un militar puede ver arruinada su carrera si mete la pata ante la cámara de televisión o periodista (punto 3). Estos tres puntos los suelen tener en cuenta los militares cuando se enfrentan al periodista que quiere saber… dice la teoría militar-informativa.

Justamente para tratar con los periodistas, tanto en suelo nacional como en las misiones en el exterior, las Fuerzas Armadas cuentan con oficiales de comunicación pública, encargados de lidiar y gestionar (y por qué no decirlo: ¡facilitar!) la curiosidad del entrevistador.

“En los últimos años la misión en Afganistán sufrió una política pasiva de comunicación, ahora es proactiva”, explica uno de los oficiales destacados en el país afgano, sintetizando de este modo el cambio comunicativo que se produjo con la llegada del presidente Mariano Rajoy y su ministro de Defensa, Pedro Morenés, en cuanto a misiones internacionales se trata. Hasta el Estado Mayor de la Defensa tiene una página web para ello. Ahora se informa, se pueden visitar con mayor facilidad las misiones y se puede preguntar… Entre otras cosas, por eso estamos en este mismo momento en Afganistán como empotrados.

Pero… ¿es esto positivo para los militares? En teoría sí. Es necesaria su transparencia y que la sociedad conozca qué hacen y en qué gastan el dinero de que disponen (máxime en tiempos como los de hoy). No obstante, poniéndonos en el pellejo del militar de turno, esta exposición ante los medios de comunicación puede entrañar riesgos “personales”, a veces mayores que los de la propia misión.

Con este motivo, en Afganistán a los militares recién llegados también se les advierte sobre el protocolo a seguir en caso de que sean entrevistados por uno de los periodistas empotrados con las tropas. Y en la primera reunión de toma de contacto se les entrega una “chuleta” (plastificada como las que pueden observar en las fotografías) con los consejos más notables a tener en cuenta, uno de los principales y más reconocidos: “Nunca valore decisiones políticas”.

Estos son los consejos para salir airoso del periodista de turno:

- “Los periodistas son profesionales que ejercen su derecho”.

- “Asesórese siempre que sea posible”.

- “Procure hablar de lo que hace, no de lo que no hace”.

- “No piense en el periodista, sino en los que van a leer lo que publique”.

- “Hable de lo que sabe y evite las especulaciones”.

- “Piense las respuestas: la rapidez no se refleja en la prensa escrita”.

- “Evite el uso de abreviaturas”.

- “No proporcione información clasificada”.

- “No dé información que pueda afectar a la seguridad de las operaciones”.

- “Si no puede dar información veraz es mejor que no conteste”.

- “No diga lo que no le gustaría ver publicado”.

- “No haga diferencia entre medios o se queje del tratamiento que recibe de los mismos”.

- “Nunca valore decisiones políticas”.

....

Fotografía: Jaime García

Ver artículo completo.



"Aquí en la base estamos en una burbuja, pero ahí fuera pegan tiros todos los días". El teniente coronel Galdón se atusa el pelo y levanta la voz para advertirle al último remplazo que llega a Afganistán que la situación no es ni mucho menos apacible. Cae la canícula en el cuartel de la Fuerza de Apoyo Avanzado en Herat, al oeste del país, y una treintena de oficiales españoles recién aterrizados escuchan atento el parte de guerra de Galdón.

Ahora justo hace un año que cayeron los últimos morteros en esta “ciudad burbuja” de 3.000 habitantes uniformados. Una suerte de ONU con italianos, españoles, albaneses, eslovenos, búlgaros, lituanos y estadounidenses. Desde en abril de 2012 el sonido estridente de las alarmas que rodean la base permanece como un volcán dormido, salvo algún simulacro nocturno. Pero no hay que bajar la guardia.

A diferencia de la vecina provincia de Qala-i-Now, donde permanece el grueso de las tropas españolas en Afganistán, unos mil efectivos, en Herat los 300 militares viven de puertas hacia adentro. El riesgo es inferior, ni patrullan ni realizan labores de seguridad del perímetro, que ocupa el acuartelamiento y el aeropuerto internacional. Una servicio que da buena muestra de la pujanza de esta ciudad de 400.000 habitantes dominada por las ruinas de Alejandro Magno.

"Somos un conjunto"

Con una temperatura superior a los 30 grados a las 12:00 de la mañana, y un polvo en el ambiente que penetra como agujas directas a los bronquios, se encontraron este miércoles el medio centenar de militares recién aterrizados. Parte vienen a auscultar los equipos aéreos. Un peritaje de seguridad durante las próximas semanas. Y otro grupo menor pusp rumbo en helicóptero a Qala-i-Now, a 150 kilómetros, para preparar el despliegue en mayo del último destacamento de la misión de Afganistán, el procedente de Canarias. Y es que la operación ISAF de la OTAN comienza a llegar a su final después de 12 años.

Así, mientras muchos preparan su salida bastantes menos llegan al polvoriento país asiático. Y entre los que se van en días está el coronel José Andrés Cuadra, jefe de la Fuerza de Apoyo Avanzado de Herat. En una reunión de bienvenida alecciona a los nuevos. Les invita a convivir con los soldados de otras nacionalidades y entre ellos mismos. “Somos todos conjunto, pero sobre todo españoles”, les recuerda.

En la cara del coronel se vislumbra el cansancio tras seis meses de misión. Lejos de su casa de Canarias y de su familia. Porque aquí, en Herat, las horas se pueden hacer largas y los días eternos si no fuera por ese tiempo libre en el gimnasio, el campo de fútbol, la sala de cine o los partidos de la Liga de Campeones. Una forma de desconectar de la rutina y de olvidar el miedo a un ataque de la insurgencia, que ahora en primavera sale de su letargo invernal para incrementar sus acciones.

“Esto es como una carrera de maratón. Hay que dosificar los esfuerzos ya que esto se puede hacer muy largo. Así que no salgan como caballos desbocados. Piensen antes”, advierte el teniente coronel Márquez a los nuevos.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.