YIBUTI, 6 Abr. (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Laura Caldito) -

España ha cedido este sábado a Portugal el mando operativo de la Operación Atalanta en el Océano Indico, con la que la Unión Europea lucha contra la piratería en las aguas frente a las costas de Somalia. Tras cuatro meses al frente de las operaciones en un gran 'mar fallido', la fragata 'Méndez Núñez' está ya rumbo a casa, con la satisfacción de dejar la misión en su mejor momento desde que comenzó en 2008: en los cuatro meses en que ha estado desplegado no ha habido ningún secuestro, se han abortado nueve ataques y detenido a 29 piratas, de los que 21 están en manos de la justicia.

En la cubierta de vuelo de la fragata española, la más moderna que España ha aportado a la primera misión naval europea, el contralmirante Pedro García de Paredes ha entregado el mando al contralmirante portugués Jorge Novo, que desde la fragata 'Alvares Cabral' dirigirá ahora las operaciones de la Fuerza Naval en el Indico. "Estoy preparado", ha asegurado el contralmirante Novo, después de que su colega español hiciera balance de su mandato con un "misión cumplida".

El contralmirante García de Paredes ha explicado con orgullo que la situación en la actualidad es "un poco mejor" que la que encontraron el pasado 6 de diciembre, cuando en estas aguas había cinco barcos secuestrados y 136 personas en cautiverio. A día de hoy, tan sólo hay dos buques en manos de los piratas, que mantienen privados de libertad a 60 marineros del sureste asiático.

Estas cifras están lejos de las que había en 2009, cuando llegaron a contarse 52 buques secuestrados de forma simultánea, un número que desde entonces ha ido disminuyendo gracias a la misión naval europea y a otras operaciones multilaterales, el compromiso de los pesqueros en reforzar su seguridad y la coordinación entre todos. España conoció muy de cerca este problema durante los secuestros de los pesqueros 'Playa de Bakio', en 2008, y el 'Alakrana', en 2009.

Sin embargo, pese a estos buenos datos, el contralmirante García de Paredes ha insistido en que "la mala noticia" es que "los piratas siguen todavía preparados para capturar una nueva presa para pedir un nuevo rescate y alimentar su negocio criminal". Por ello, ha urgido a evitar "cualquier signo de complacencia o debilidad en el compromiso" de la comunidad internacional, que puede dar la vuelta a la situación "si no se sigue con la actual determinación".

Del mismo modo se ha expresado el número dos de la Fuerza Naval Europea, el contralmirante Eric Dupont, que ha presidido la ceremonia de relevo: "Sí, los datos son buenos. Sí, nuestra acción ha sido efectiva. Pero la piratería continúa, hay un número de piratas que siguen activos. Son una amenaza real y actual", ha recalcado.

"SI CERRAMOS EN 2014, EN SEIS MESES TENDRÍAMOS QUE VOLVER"

De hecho, preguntado por los periodistas acerca de si considera que la misión debería prorrogarse más allá de 2014, cuando finaliza el actual mandato de la UE, el contralmirante ha sido tajante en defender una ampliación. Aunque ha recalcado que se trata de una "decisión política" que no le corresponde al mando militar, ha explicado su visión: "Si cerramos en 2014, apuesto a que seis meses después tendríamos que volver, porque el problema no se ha resuelto".

Y para que el Océano Indico deje de ser un mar en el que campen los piratas hay que ir a sus "raíces", que están tierra adentro, en Somalia, lo que necesita una "estrategia global" y los esfuerzos de toda la comunidad internacional.

También ha apuntado a que las fragatas europeas seguirán por estas latitudes el comandante del Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa, el almirante Teodoro López Calderón, quien ha señalado que "probablemente" la Operación Atalanta seguirá más allá de 2014, aunque con "cambios para adaptarla a la situación".

Mientras tanto, los buques de las Armadas europeas siguen en la zona para garantizar la seguridad de los barcos del Programa Mundial de Alimentos que entregan ayuda humanitaria a Somalia, del tráfico marítimo en la zona y de los pesqueros nacionales, entre los que se encuentran una treintena de barcos españoles que faenan. En total, la 'Operación Atalanta' cuenta ahora con siete buques, que se espera que alcancen la decena.

LA 'NUMANCIA' SE SUMA A LA MISIÓN

España lo hará en los próximos meses con la fragata 'Numancia', que llegó hace dos días al puerto de Yibuti, donde tiene su base la operación, y que hoy ha recibido el relevo de la 'Méndez Núñez'. A bordo, se encuentra su dotación, de 182 militares, una unidad aérea embarcada, con dos helicópteros SH-60 y la unidad de Guerra Naval Especial que en las últimas semanas ha permanecido en la fragata que deja la misión. Más adelante será relevada por un equipo de seguridad operativa de Infantería de Marina.

Además, en estos momentos la Armada participa en la misión con un segundo barco, el Buque de Acción Marítima (BAM)  'Rayo', que salió el pasado 15 de Cartagena y que este sábado se encontraba patrullando, ajeno a la ceremonia celebrada en el puerto de Yibuti. Según han explicado fuentes militares, será la última vez que España refuerce su presencia en los periodos intermonzónicos con un segundo barco.

Durante las épocas del año entre los periodos de Monzones, los países europeos elevan su participación porque la actividad pirata es mayor. Muy gráficamente, el contralmirante García de Paredes explicaba esta mañana que el Indico se convierte en estos meses en una "gran piscina" en la que los esquifes de los piratas operan con facilidad.

"VAN A SER MUY ACTIVOS EN LOS PRÓXIMOS DOS MESES".

Además, ha avisado de que las últimas operaciones, en las que se han desarticulado cuatro grupos de acción pirata y otros dos se han disuelto al fracasar en sus ataques, hacen pensar que los piratas volverán pronto a ser una amenaza más seria. "Realmente, después de las últimas liberaciones necesitan volver a atrapar otros buques para mantener el negocio, creemos que van a ser muy activos en los próximos dos meses", ha insistido el contralmirante.

A esta tarea se deberán dedicar los marinos de la fragata 'Numancia', de los que hoy se ha despedido con gran alegría la 'Méndez Núñez', que estos meses ha tenido a bordo 237 efectivos. Sus dotaciones han compartido formación durante la ceremonia de traspaso de mando. Por el tono de su piel era fácil identificar a qué buque pertenecían, hoy les separaban muchas horas de sol.

Marineros, suboficiales y oficiales de la 'Méndez Núñez' no ocultaban su alegría por iniciar el regreso a casa. Aunque todos coincidían en que no dejan atrás "malos recuerdos" y se mostraban satisfechos por el trabajo realizado, aseguraban no poder esperar a llegar a sus hogares. Así lo explicaba el marinero Iván Rodríguez, que resumía estos meses en "mucho trabajo y mucho calor", pero también como una "buena experiencia" para la que estaban "muy bien preparados".

No obstante, antes deberán hacer una breve escala de tres días en Arabia Saudí, en la que tendrán una misión diferente a la de estos meses: mostrar a las autoridades saudíes las capacidades de una de las fragatas más modernas de la Armada, para las que Navantia busca interesados en el mercado exterior.

 

Madrid, 31 mar .- LA INFORMACIÓN 

Las misiones en el exterior afrontan un mes de abril movido, con el envío de militares a Mali, y los relevos de los contingentes desplegados en Afganistán y Líbano -en pleno proceso de repliegue-, así como la cesión del mando en la operación "Atalanta" de lucha contra la piratería en el Índico.

La primera misión afectada será la desplegada en los mares del Índico, ya que el próximo sábado la fragata "Numancia" relevará a la "Méndez Núñez", que dejará de ejercer como buque insignia de la operación "Atalanta" de la UE.

Esta fragata de combate ejerce desde el pasado diciembre como buque de mando de "Atalanta", con el vicealmirante Pedro García de Paredes al frente de la fuerza naval europea.

La "Numancia" se unirá al buque de acción marítima "Rayo", que desde el pasado 1 de marzo se encuentra en la operación "Atalanta".

Además España tiene desplegado en Yibuti, un avión P3-Orion, con un destacamento aéreo de unos 50 militares

Desde que se puso en marcha "Atalanta", en diciembre de 2008, han participado cerca de 20 buques de superficie, equipos operativos de Infantería de Marina, unidades de Guerra Naval Especial y el Centro de Vigilancia Marítima de Cartagena.

La segunda misión que sufrirá cambios a lo largo de este mes de abril será la de El Líbano, que desde hace un año está siendo reducida de forma progresiva y paulatina.

A mediados de abril está previsto que comience la rotación del contingente, que ya en el último relevo del pasado noviembre se quedó reducida en un 31 por ciento.

El repliegue ya se inició en mayo del pasado año de forma simbólica, con el regreso de unos 60 efectivos.

El nuevo contingente que se desplace a la base española en Marjayún acudirá con unos 600 efectivos, cifra inferior a los anteriores, según fuentes militares.

El compromiso del Gobierno, según explicó el ministro de Defensa, Pedro Morenés, es que España retiraría antes de final de año hasta el 50 por ciento del contingente militar en el Líbano.

En Líbano, España se encarga de garantizar la vigilancia del cese de las hostilidades, el apoyo y asistencia a las Fuerzas Armadas libanesas para que extiendan su control entre el río Litani y la Línea Azul pactada con Líbano, como línea de separación entre ambos países pero sin constituir, hasta ahora, una frontera reconocida a nivel internacional.

Por otra parte, también está previsto para finales de abril el relevo de personal en Afganistán, según han confirmado a Efe fuentes militares.

En Afganistán ya ha comenzado el repliegue desde la base de Qala i Naw a la de Herat, con el traslado de material, vehículos y personal.

Dentro de ese proceso de repliegue, medio centenar de militares han regresado a España la pasada semana, principalmente personal que trabajaba en las bases de combate de Ludina y Moqur, cerradas recientemente.

Se prevé que España deje Qala i Naw el próximo otoño, con lo que dejará la provincia de Badghis y su presencia en Afganistán se limitará a Herat, desde donde se culminará el repliegue completo en 2014.

A todo ello hay que sumar que la UE espera poner en marcha en abril su misión de adiestramiento en Mali, denominada EUTM-Mali, que cuenta con un mandato inicial de quince meses y prevé proporcionar asesoramiento y adiestramiento militar a las fuerzas armadas del país.

España aportará medio centenar de militares a esta misión, por lo que está previsto que el envío de los primeros militares españoles se realice a mediados de abril, según fuentes militares.

Ángel Apezteguia

(Agencia EFE)

 

 


Medio centenar de militares españoles del Ejército de Tierra llegarán el próximo 13 de abril a Malí para sumarse a la misión de la UE para entrenar y asesorar al Ejército maliense y ayudar a Bamako a garantizar el control de su propio país y su integridad territorial frente a grupos yihadistas como Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y el Movimiento de Unidad para la Yihad en África Occidental (MUYAO) y el grupo islamista tuareg Ansar Dine.

En concreto, el próximo 13 de abril llegará a la base de entrenamiento de la misión de la UE en Koulikoro, ubicada a unos 60 kilómetros al noreste de Bamako, la sección de 32 militares españoles comprometida para contribuir a la fuerza de protección de los instructores europeos de la misión y el Cuartel General Avanzado en Koulikoro, según han avanzado a Europa Press varias fuentes europeas.

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRSES) -

El Consejo de Ministros ha autorizado la aplicación del Fondo de Contingencia por un importe de algo más de 514 millones de euros para gastos ocasionados por la participación de las Fuerzas Armadas en "operaciones de mantenimiento de la paz" este año.

El pasado 28 de diciembre el Consejo de Ministros prorrogó hasta el 31 de diciembre de 2013 la participación de los militares españoles en un total de cinco misiones en el exterior: Afganistán (1.300 militares y 40 guardias civiles), Líbano (660 militares), Bosnia i Herzegovina (25), el Océano Indico (395) y Uganda (20).

Irene Rincón   lunes, 25 de marzo de 2013 - ATENEA DIGITAL

En las últimas semanas los militares españoles en el Líbano han aumentado su grado de alerta por niveles de tensión "desconocidos desde hacía tiempo". Esta situación, unida a los peligros habituales de la misión UNIFIL, hace fundamental el uso de vehículos preparados para proteger a los soldados de los posibles contratiempos que puedan suceder.

Los LMV "Lince" de Iveco, adquiridos por el Ministerio de Defensa para sustituir a los BMR destinados en el Líbano, llegaron a su destino en diciembre del año pasado. Los conductores que se encargarán de ellos en la rotación de mayo están terminando su periodo de adaptación al vehículo, que concluirá con el ejercicio final de integración y evaluación de todo el contingente, en abril.

MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las Fuerzas Armadas españolas han abandonado este sábado el puesto de combate avanzado de Moqur siguiendo con el plan de repliegue previsto en Afganistán y ya sólo mantienen en la provincia la base de Badghis, donde está desplegado el grueso del contingente español.

Según ha anunciado el Ministerio de Defensa, las Fuerzas Armadas españolas han dejado a primera hora de este sábado la base 'Ricketts', situada en la localidad de Moqur, y las tropas allí localizadas se han replegado a la base situada en la localidad de Qala-i-Naw, hasta donde han llegado sin sufrir ningún incidente.

La salida se ha producido 16 días después de la entrega de la base de Ludina, con la que España comenzó su repliegue de Afganistán. A partir de ahora serán las unidades del Ejército Nacional Afgano, adiestradas por las tropas españolas, quienes asuman plenamente la responsabilidad de garantizar la seguridad en la zona, para lo que contarán con su asesoramiento y apoyo desde Qala-i-Naw.

Antes de abandonar la base, el último contingente español destacado en Muqur ha realizado un acto de homenaje a los caídos, para posteriormente proceder al arriado de la bandera por última vez. La ceremonia ha estado presidida por el general de Brigada Carlos Aparicio Azcárraga, destacado en el Cuartel General de ISAF en Kabul, acompañado por el Ejército de Tierra Fernando García González-Valerio, jefe de las fuerzas españolas en Qala-i-Naw; además de representantes de las autoridades afganas.

BASE TRANSFERIDA A UNA EMPRESA TURCO-AMERICANA

La base ha sido transferida a la empresa turco-americana EMJV, responsable de las obras de construcción de la denominada 'Ring Road' en la provincia de Badghis, que la utilizará como base logística.

La presencia española en la base 'Ricketts' se remonta al 30 de junio de 2010, cuando en el marco de la operación 'Closing the Back Door' el Batallón de Maniobra español estableció un puesto de combate avanzado en las proximidades de Moqur aprovechando las instalaciones y material con que contaba el puesto avanzado ocupado por tropas norteamericanas.

La finalidad era expandir la zona segura alrededor de Moqur y Darreh-i-Bum para apoyar la construcción de la 'Highway 1' en la provincia de Badghis y controlar las rutas 'Sulphure' y 'Opal'. Las tropas españolas convivieron con las fuerzas norteamericanas hasta el 20 de febrero de 2012, cuando el contingente español asumió el mando.

El último soldado español en caer en Afganistán estaba destacado en esta base de Moqur. El sargento David Fernández Ureña, perteneciente a la Unidad de Ingenieros de la ASPFOR XXXII, falleció el 11 de enero de 2012 al explotar un artefacto cuando realizaba labores de reconocimiento en la ruta 'Opal', entre las localidades de Moqur y Darreh-i-Bum.

REINTEGRACIÓN DE INSURGENTES Y DISTRIBUCIÓN DE MATERIAL SANITARIO

Durante estos casi tres años en Moqur las tropas españolas han trabajado también para mejorar la seguridad y gobernabilidad en la región, así como para fomentar el desarrollo de sus poblaciones. Entre las actividades que han desarrollado las Fuerzas Armadas españolas, han tenido especial relevancia el programa de reintegración de insurgentes, la realización de obras civiles y la distribución de material sanitario y humanitario en la provincia.

Esta base fue levantada por el Ejército norteamericano sobre las ruinas de un fuerte colonial que data de las guerras anglo-afganas del siglo XIX, cuando los imperios ruso y británico chocaron en este país frontera entre Asia Central y el subcontinente indio.

En su puerta aún se pueden ver los restos de un carro de combate ruso T-62, prueba del paso de los soviéticos por Moqur durante la posterior guerra ruso-afgana. La base recibe su nombre en honor del sargento del US Army William S. Ricketts, fallecido al ser atacada su unidad por la insurgencia en febrero de 2010.

Boletín EJÉRCITO DE TIERRA


El Batallón de Helicópteros de Ataque (BHELA) I -con sede en la base "Coronel Sánchez Bilbao" de Almagro (Ciudad Real)- celebró, el 1 de marzo, el acto de despedida de la primera rotación del contingente de la Unidad de Helicópteros Tigre, que se integrará en la ASPUHEL XXII en su despliegue en Afganistán.

El evento, presidido por el jefe de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET), general Javier Sancho Sifre, contó con la presencia de numerosas autoridades militares y civiles de la provincia, como el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Jesús Labrador; el subdelegado del Gobierno en Ciudad Real, Fernando Rodrigo; el delegado provincial de la Junta de Comunidades, Antonio Lucas-Torres; diputados y senadores por la provincia castellanomanchega; el subdelegado de Defensa en Ciudad Real, así como la mayoría de los alcaldes de la mancomunidad del Campo de Calatrava y numerosos familiares y amigos del personal que despliega.

El acto militar comenzó con un encuentro informal con la prensa delante de un helicóptero HA-28 Tigre y, a continuación, el general Sancho revistó la fuerza en formación y se despidió, uno por uno, de todos los componentes de la primera rotación. Éstos se incorporarán a lo largo del mes de marzo a la base de Herat en Afganistán. Después, el jefe del BHELA I, teniente coronel Javier García Romera, agradeció en su alocución el apoyo del Cuartel General de las FAMET y pidió a los militares que mantengan la moral siempre alta.

Posteriormente, los miembros del contingente y los familiares que lo desearon se desplazaron a Almagro, donde pidieron la protección de la patrona de la localidad, Nuestra Señora de las Nieves, junto al alcalde almagreño, Luís Maldonado.

BOLETÍN EJÉRCITO DE TIERRA - 27 de febrero de 2013

 

La base "Gabriel de Castilla" se ha cerrado el 25 de febrero. Por eso, mientras el contingente que ha integrado la XXVI Campaña Antártica del Ejército viaja de vuelta a casa, es el momento de hacer balance del trabajo que los militares han desarrollado en el continente blanco.

En estos meses se ha prestado apoyo -logístico, en telecomunicaciones y seguridad en desplazamientos- a cerca de 50 investigadores, en su mayor parte españoles, pero también alemanes, argentinos, brasileños, chilenos, italianos, mexicanos, neozelandeses, portugueses y suizos. Se han llevado a cabo proyectos de lo más variado, como la investigación de la actividad ecológica de productos naturales del fondo marino antártico, el estado térmico del permafrost (capa de suelo permanentemente congelada), la evolución del relieve o la respuesta inmune en pingüinos antárticos...

Por su parte, los militares también han desarrollado proyectos de interés para el propio Ejército. Uno de ellos, sobre estrés del sueño en situaciones de aislamiento. También se ha concluido con éxito el proyecto de transmisiones iniciado hace dos campañas, que perseguía la emisión, a un servidor en España y durante el invierno antártico, de datos de interés para el seguimiento y monitorización de la base, la isla y el volcán.

Además, se han realizado trabajos en la base para la mejora de  sus condiciones de vida y capacidades. Por eso se ha modificado el mobiliario de los iglús dormitorio para que resulten más confortables; se ha instalado un nuevo sistema de filtrado de combustible y una caseta de protección del depósito; se han reforzado los merlones de tierra sobre los que se asienta la base; y se ha actualizado parte de su instalación eléctrica.

También se ha recibido la visita de numerosas dotaciones de buques antárticos de armadas amigas, tales como la argentina, brasileña, británica y chilena.

Entre las incidencias más significativas se cuenta la evacuación urgente de un investigador por problemas de salud. Ésta se realizó en tan solo seis horas desde que el jefe de la Campaña, comandante Álvaro Kromer, tomara la decisión con asesoramiento de la oficial médico. Para ello se contó con la colaboración de la Fuerza Aérea chilena, que trasladó al enfermo hasta su base en la isla Rey Jorge, desde donde se le evacuó en avión a un hospital en Punta Arenas.

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha anunciado este miércoles que las tropas españolas dejarán Moqur, el segundo puesto avanzado de combate de Badghis, en los próximos días, de manera que sólo mantendrá en esta provincia la base de Badghis, donde está desplegado el grueso del contingente español.

En un encuentro informativo con periodistas, Morenés ha asegurado que las labores de los militares españoles están siendo un "éxito" y ha asegurado que la situacón va "muy bien". Esto permitirá que en la primera quincena de marzo se replieguen del puesto de Moqur, conocido como 'COP Ricket' con la "misión cumplida", poco después de que ya lo hicieran en el de Ludina, en el que se arrió la bandera española el pasado 21 de este mes.

Aunque España ya comenzó a reducir su contingente desplegado en Afganistán con el último gran relevo, el pasado mes de noviembre, la entrega de la base de Ludina fue el primer paso del repliegue en el terreno. Los próximos días le seguirá la de Moqur y, ya en el otoño, se prevé que pueda hacerse en la base de Qala-i-Naw.

La situación es tan favorable que el ministro ha asegurado que cada vez tiene "más certeza" de que España efectivamente podrá "adelantar" la operación de repliegue, disminuyendo el contingente español más allá de lo inicialmente previsto. Cuando se anunció el repliegue aliado en Afganistán, el anterior Gobierno fijó que en 2012 se retiraría el 10% del contingente, en 2013 el 40% y en 2014 el resto.

Aunque no ha querido poner fecha a la salida de Qala-i-Naw, que llevaría a reducir el número de militares de manera muy significativa, Morenés si ha avanzado que casi con toda seguridad ya este año el repliegue superará el 40%.

Como ocurrió con Ludina, los alrededor de 200 militares que se encuentran en Moqur regresarán en los próximos días con todo el material posible hacia Qala-I-Naw, transitando la 'Ring Road'. Un recorrido de unos 30 kilómetros que tardan en recorrerse unas tres horas.

Desde esta base, las tropas españolas han tratado de garantizar la libertad de movimientos en el tramo de Ring Road que transita por la provincia de Badghis. Esta ruta es la única que recorre todo el país.

Desde la 'COP Rickett' los militares españoles han formado y asesorado a un batallón del Ejército afgano, han hecho presencia en las poblaciones de la zona, para ayudar a las Fuerzas de Seguridad afganas a ganarse la confianza de sus habitantes y han llevado a cabo proyectos de desarrollo de pequeño impacto, como la construcción de pozos y farolas solares.

"En general la cosa va bien, pero no me muevo de los tres principios: cumplimiento de la misión, cumplimiento del compromiso con los aliados y seguridad de las tropas", ha dicho. Además, ha reclacado que esta última fase de Fuerza Internacional de Asistencia

a la Seguridad en Afganistán (ISAF) es "la más peligrosa", desde el punto de vista militar y también desde el político.

En relación con la misión en Líbano, para la que se baraja la fecha de 2014 como máximo para el repliegue total, Morenés ha reconocido que le preocupa una posible contaminación hacia este país de la crisis en Siria.

Además, el ministro también ha confirmado que España participará en la nueva fase de la misión de entrenamiento de tropas somalíes cuando se traslade desde Uganda hasta la capital de Somalia, Mogasdicio, pero ha precisado que lo hará siempre y cuanto esté "garantizada" la seguridad de las tropas en su nuevo emplazamiento.

Esteban Villarejo - Blogs ABC: Por Tierra, Mar y Aire - 25 de febrero de 2013


Las tropas desplegadas en Afganistán ya cuentan sobre el terreno con una de las principales armas "anti-IED" ("Improvised Explosive Device") que se han dispuesto, por parte del Ministerio de Defensa, para efectuar en mayores condiciones de seguridad el grueso del repliegue. Se trata de cuatro vehículos "Husky" (uno de ellos en la imagen), que comenzarán a ser operativos a partir de la primera semana de marzo.

Estos cuatro vehículos operarán por parejas -en dos sistemas defensivos- liderando los convoys terrestres, de un repliegue que tendrá como punto más sensible el traslado de las tropas desde la base de Qala i Nao a Herat (unos 140 kilómetros), para desde ahí salir de Afganistán. El punto crucial es el denominado paso de Sabzak, situado a dos mil metros de altura y con actividad insurgente.

Enviadas por avión las piezas de los cuatro vehículos desde Madrid a la base de Herat a finales de diciembre, los "Husky" fueron ensamblados por los ingenieros militares y de la empresa proveedora en la misma base de Herat. Una vez montadas, este fin de semana pasado recorrieron vía terrestre la distancia que les separaba de la Base "Ruy González de Clavijo", en Qala i Nao (Badghis).

Los "Husky" están equipados con un radar de penetración terrestre que detecta minas (panel frontal Visor) y ofrece las imágenes en un escáner de alta resolución sobre posibles anomalías en el terreno. El panel detecta cambios en las propiedades electromagnéticas de los materiales del subsuelo. Estos vehículos tienen espacio para conductor y tirador, siendo capaz de resistir detonaciones de minas sin que la estructura sufra daño.

Los vehículos están fabricados por la empresa CSI, mientras que los radares son suministrados por NIITEK. Las Fuerzas Armadas adquirieron a finales del pasado año seis de estos vehículos por un importe de 12,76 millones de euros, que incluye cursos de instrucción y mantenimientos incluidos.

Los otros dos vehículos adquiridos por el Ejército se encuentran en territorio español para el adiestramiento de las tropas. Los artefactos explosivos improvisados son la mayor amenaza a la que tendrán que enfrentarse las tropas españolas en el repliegue de Afganistán.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.