Fuente: MDE. Imagen de archivo Comisión de Defensa - Congreso (27/04/2020) Fuente: MDE. Imagen de archivo Comisión de Defensa - Congreso (27/04/2020)

Resumen del pleno extraordinario del Consejo de Personal del día 27 de Abril del 2020

Las tres asociaciones proponentes del pleno extraordinario -ASFASPRO, AUME y ATME- expusieron claramente en su solicitud el objeto de la reunión y así figuraba en la convocatoria: la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19: condiciones de trabajo del personal militar, conciliación personal, familiar y laboral, atención sanitaria del colectivo militar y sus familias. Sin embargo, tras escuchar las intervenciones de la ministra de Defensa, había otros objetivos que no figuraban en el orden del día.

La ministra de Defensa habló de algunos detalles públicos de la Operación Balmis y agradeció varias veces la labor de las Fuerzas Armadas, sin embargo, no contestó a ninguno de los problemas planteados por las asociaciones profesionales.

ASFASPRO, AUME y ATME coincidieron en varias de las cuestiones que se expusieron y las otras dos asociaciones (UMT y APROFAS) criticaron la celebración del pleno y algunos de los problemas planteados por las tres primeras, e incluso aprovecharon la ocasión para reivindicar otros asuntos sin relación alguna con la crisis sanitaria.

ASFASPRO, a finales de marzo y en el propio pleno, solicitó datos sobre la incidencia de la enfermedad en los militares -fallecidos, contagiados, aislados por posible contagio, test realizados- sin recibir respuesta alguna. Sin embargo, unas horas más tarde en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, la ministra de Defensa trasladó la mayoría de estos datos. Una vez más la lealtad brilla por su ausencia.

Lo acontecido en el Consejo de Personal pone de manifiesto que el agradecimiento y las felicitaciones no se sustentan sin soluciones a los problemas de personal.

Desde ASFASPRO seguiremos trabajando en defensa de nuestros asociados en todos los ámbitos posibles.

DESARROLLO DEL PLENO

Presidido por la ministra de Defensa, asistieron el subsecretario de Defensa, la directora general de personal militar, los Mandos de Personal de los Ejércitos y la Armada, y -por videoconferencia- cinco representantes de las asociaciones profesionales.

En primer lugar, la presidenta propuso guardar un minuto de silencio por los miles de muertos, particularmente por las tres personas de las Fuerzas Armadas, un subteniente, un cabo y un civil. Desconocemos la razón para no incluir al recientemente fallecido comandante Cáliz del Ejército del Aire.

La ministra dijo que le parecía importante esta reunión para hacer una valoración de la Operación Balmis. Expuso las estadísticas de las actuaciones y efectivos participantes, anunciando que continuaría durante todo el estado de alarma, que va entrando en su fase final. Expresó su profundo orgullo y satisfacción por la labor realizada por las Fuerzas Armadas, calificando de impagable el trabajo de la Sanidad Militar. También explicó que la actuación del Ejército era muy desconocida, y que los porcentajes de aceptación de los ciudadanos estén entre el 95% y 97% nos tiene que llenar de profunda satisfacción. Añadió que en la operación no hay ningún componente político.

A continuación, cada una de las asociaciones presentó lo que estimó oportuno, ASFASPRO expuso las siguientes cuestiones:

La falta de contestación a diferentes solicitudes de información sobre la incidencia del COVID-19 en las Fuerzas Armadas como el número de fallecidos, contagiados, aislados y test realizados. En otros colectivos la Administración los ha facilitado e incluso se han publicado en medios de comunicación. El ministerio no ha facilitado los datos de incidencia en la UME, pero el diario El País los ha publicado y la propia unidad los ha admitido como auténticos. Falta de transparencia.

En relación a los test PCR, teniendo en cuenta que ya hay una Instrucción del subsecretario de Defensa del día 24 para realizarlos al personal de la Red Hospitalaria de la Defensa, se solicitó que también se realizaran de forma generalizada y lo antes posible a todos aquellos que han participado en el traslado de fallecidos y desinfección de instalaciones, al menos a todos -tengan o no síntomas- los que han participado en la Operación Séneca.

También se trasladaron problemas con la asistencia telefónica sanitaria recibida por algunos afiliados al ISFAS de Madrid y Galicia. Tras llamar a los teléfonos de atención que las Comunidades Autónomas han establecido y tras un “no se preocupe, ya le llamaremos”, no volvían a contactar, acabando unos días después en urgencias hospitalarias e incluso ingresados en la UCI. Tras indagar lo ocurrido reciben respuesta de que no constaban en la base de datos del sistema por lo que no era posible registrar la llamada y no se les podía llamar al no figurar. ¿Se ha realizado alguna gestión para mejorar la asistencia telefónica?

Se denunció la falta de medios como guantes y mascarillas en algunas unidades, en algunas deben durar 15 días o no se permite su uso si no hay contacto directo con la población civil. La distancia de seguridad no es posible mantenerla en determinados medios como cámaras de combate de piezas autopropulsadas, por lo que requieren material de protección específico. Hay unidades que están retomando tareas no esenciales como labores de jardinería. Por todo ello se solicitó que se dotaran de medios suficientes y adecuados a las unidades, y que se dieran instrucciones y directivas coordinadas sobre las actividades que se pueden retomar y en qué condiciones. En definitiva, se trata de volver al trabajo de forma segura. En este mismo sentido se solicitó que se atendieran los requerimientos de los servicios de prevención de riesgos laborales.

Se preguntó si el Ministerio de Defensa tenía previsto implementar alguna medida para facilitar el reconocimiento como acto de servicio o como consecuencia del mismo en caso de fallecimiento o secuelas por COVID-19 para todos aquellos que han participado en todo tipo de actividades de contención y lucha contra el mismo.

Finalmente, se expuso el problema de la conciliación familiar de aquellos que, por la movilidad geográfica intrínseca a la profesión militar, tienen su residencia habitual lejos de su domicilio familiar y no están autorizados a realizar este desplazamiento (Oficio del Segundo Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra de 24/4/20), con especial incidencia desde el 16 de marzo en las plazas de Ceuta y Melilla. Además, se indicó que muchos alojamientos logísticos reúnen unas condiciones de habitabilidad muy mejorables para un confinamiento prolongado. Se solicitó que en la medida de lo posible se flexibilizara la autorización para realizar estos desplazamientos, especialmente si en las familias hay menores o mayores a cargo.

Tras acabar todas las intervenciones de las asociaciones, la ministra no contestó a nada de lo planteado y dijo que este pleno extraordinario tenía un único objetivo, que era agradecer infinitamente el esfuerzo a las Fuerzas Armadas.

La ministra cerró el pleno pidiendo que transmitiéramos que se siente profundamente orgullosa de todos y de haber vivido este momento histórico con los hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas.

 

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.