06/11/2018 -

Presidido por el Subsecretario de Defensa, el ministerio presentó 14 disposiciones normativas, de las que se debatieron 6 además de 33 propuestas de las asociaciones profesionales y otras 3 de las asociaciones de retirados y discapacitados. La Ministra de Defensa estuvo unos minutos presente en el pleno para agradecer el trabajo que realizan las asociaciones, anunciar que estaban estudiando la racionalización de los horarios del Órgano Central y Organismos Autónomos, y trabajando en las medidas acordadas en el pleno anterior sobre conciliación.

ASFASPRO volvió a preguntar por el estado en el que se encuentra la modificación del Reglamento de retribuciones en lo concerniente al personal en reserva a partir de los 63 años. DIGENPER explicó que se ha elevado en 5 ocasiones al Ministerio de Hacienda -la última el 7 de mayo de 2018-, además el 19 de julio se reiteró el interés de seguir con la tramitación del proyecto de real decreto.

28/10/2018 - 

“¿Cuándo se come aquí?”, disco del grupo Siniestro Total publicado en el año 1982 y cuyo título y letras surrealistas pueden definir palmariamente la incoherencia de la profesionalización de las Fuerzas Armadas, iniciada a finales de la década de los ochenta del siglo pasado. Una reforma, como casi toda la normativa que propició su desarrollo, realizada con una fuerte carga de complejos y, además, con un enorme grado de desconsideración hacia una buena parte de los militares, especialmente los suboficiales; sustentada en leyes y reglamentos manifiestamente mejorables que, además, sembraron de arbitrariedad e inseguridad jurídica las supuestamente renovadas Fuerzas Armadas. Aunque si nos atenemos a lo dicho en los prólogos de esas nuevas leyes de personal o a las arengas que precedieron a sus respectivas entradas en vigor, los militares deberíamos tener hoy, treinta años después de la derogación de la normativa que regulaba separadamente el régimen del personal de los Ejércitos y la Armada, una carrera, un reconocimiento profesional y unas retribuciones que tendrían que ser la envidia de todos los empleados públicos. Sin embargo, la cruda realidad relatada en los informes1 y artículos2 que hemos venido publicando durante estos últimos años y en los propios boletines oficiales del Estado, refleja un panorama muy distinto y desalentador, por la injusta aplicación de una doble vara para medir nuestro valor humano y profesional en relación con el de otros servidores públicos.

12/10/2018 - Un nuevo 12 de Octubre en que España celebra su Fiesta Nacional con un desfile militar. Para cualquier espectador o asistente, que el principal acto popular de la Fiesta Nacional sea protagonizado por las Fuerzas Armadas debería significar el aprecio de España por los hombres y mujeres que dedican su vida a la milicia. Literalmente. Hace apenas dos días falleció un comandante en acto de servicio por heridas ocasionadas en un ejercicio con fuego real –a cuya familia expresamos nuestras condolencias-. Unos profesionales a quienes se acude en la desgracia, en ocasiones cuando no hay nadie más a quien acudir, y que dedican sus esfuerzos a combatir los efectos de las catástrofes de cualquier tipo: el pasado invierno socorriendo conductores atrapados por la nieve en las autopistas, combatiendo incendios o quitando el barro o los escombros tras terremotos o inundaciones, sea en Lorca o en Mallorca. Todo ello cuando no se encuentran cumpliendo con una arriesgada tarea en lejanas y ásperas Zonas de Operaciones, para garantizar la paz y la seguridad.

Llega el 12 de octubre y todo son parabienes, buenas palabras que se quedan en eso, en palabras: “Sois los mejores”, “Lo mejor de los ejércitos es la calidad de su personal”, “Siempre estáis ahí”… El problema de las palabras que se quedan en palabras es que se convierten en palabras huecas, en palabrería fácil y engañosa.

26/09/2018 - 

La Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas ve un agravio humillante en que el Ministerio de Hacienda distribuya sin problemas cada día partidas presupuestarias a colectivos que ya cuentan con buenas condiciones de trabajo, la última esos 150 millones de euros dirigidos a los Mossos d’Esquadra, mientras que las condiciones de los cuarteles sufren importantes deficiencias -contrastadas por la propia Ministra de Defensa- y se ignora la grave situación de las retribuciones de los militares, denunciadas por el propio Congreso de los Diputados que ha instado al gobierno a poner solución.

Para esta asociación no es creíble que la ministra Montero, como primer paso, ni siquiera encuentre 13,8 millones de euros para evitar la segunda pérdida retributiva que sufre el personal en reserva por el mero hecho de cumplir 63 años. Problema que hace ya varios años se resolvió con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

31/07/2018 -

Recientemente se ha publicado el Real Decreto 956/2018, de 27 de julio, por el que se aprueba y publica el Acuerdo adoptado por la Mesa General de Negociación de la Administración General del Estado el 23 de julio de 2018, en relación al régimen retributivo de la situación de incapacidad temporal del personal al servicio de la Administración General del Estado y Organismos o Entidades Públicas dependientes.

Tras la negociación colectiva en la Mesa General de Negociación de la Administración General del Estado se ha alcanzado el Acuerdo por el que se establece la plenitud retributiva para el personal funcionario, estatutario o laboral al servicio de la Administración General del Estado, de sus Organismos o de sus Entidades Públicas dependientes, que se encuentre en la situación legal de incapacidad temporal, garantizando durante esta situación la percepción del cien por cien de las retribuciones ordinarias correspondientes al mes de inicio de la incapacidad temporal.

19/07/2018 -

Para que atraquen bien, se ha elevado en 1772 millones de euros el techo de gasto de los submarinos S-80 Plus, llegando a los 3907 millones de euros1. Casi el doble de lo presupuestado inicialmente. Y además son necesarios otros 16 millones para adaptar los muelles asignados porque resulta que no caben en ellos.

No pasa nada, para el S-80 Plus no hay problema, se tira de chequera y ya está. Todo por el nuevo submarino. ¿Qué son 2000 millones para el nuevo Nautilus? Nada, no son nada.

02/05/2018 -

Asistimos un año más a la conmemoración de un levantamiento que ha sido pintado con los tintes de David contra Goliat. El protagonismo casi absoluto es del pueblo, aunque los nombres de los héroes son de tres oficiales, los capitanes de Artillería Daoíz y Velarde y el teniente de Infantería Ruíz. Oficiales en sus primeros empleos, que no tienen unidades a sus órdenes. En palabras del Teniente General Cassinello1 a propósito de la situación militar en los albores de la Guerra de la Independencia, “Al Ejército regular le corresponde el papel más deslucido del conjunto. Mal armado, escasamente instruido y encuadrado, con mandos que se suceden apresuradamente en su dirección, apenas disciplinado, carente de vestuario, comida y pagas…”. Aunque a continuación el general habla de la permanencia de la voluntad de vencer, lo cierto es que nos describe un ejército del que los gobernantes de 1808 se preocupaban poco. Muy poco.

Pese a tratarse de un momento muy heroico, nadie en sus cabales quisiera pasar por una situación así. Desde el punto de los profesionales de la milicia se considera que para cumplir con su misión un ejército debe contar con armamento y material funcional y con personal bien instruido y con la moral alta. Es decir, con personal que note la preocupación de la sociedad a la que sirve y por la que llegado el caso tiene que entregar la vida. Y esto no se reduce solamente a buenas palabras y a esporádicas palmadas en la espalda. Este personal necesita ver que, tanto durante el servicio activo como en el momento en que pase a la situación de reserva, la sociedad muestra su respeto y su preocupación por ellos y por sus familias.

02/02/2018 - En relación con la propuesta de ASFASPRO1, presentada en el pleno del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas del 7 de octubre de 2014, relativa a la pérdida retributiva que padece el personal militar cuando cumple 63 años de edad estando en situación de reserva, la Directora General de Personal del Ministerio de Defensa se comprometió a elaborar una propuesta para que el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas pudiera considerar la correspondiente modificación que, con rango de ley, habilitara la solicitud. El citado proyecto de real decreto fue tratado en el pleno del Consejo de Personal celebrado el día 23 de julio de 2015 y el 8 de septiembre de 2015 se remitió al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas para que continuase su tramitación por ese departamento. Desde esa fecha hasta el día de hoy, nada hemos vuelto a saber e incluso hemos tenido que soportar los comentarios desinformados de quienes piensan que nuestras demandas se deben a la reciente propuesta de equiparación del sueldo de policías y guardias civiles, con mucho tirón mediático, pero que nada tiene que ver con lo que venimos reclamando desde hace años.

Sin embargo, lamentablemente, están volviendo a circular por las redes sociales dos noticias publicadas en el año 2015 en dos medios digitales: El Confidencial Digital y Público.es, a todas luces sensacionalistas y distorsionadas, en la que se afirmaba que se iba a producir una subida de sueldo generalizada para todos los militares en situación de reserva.

28/12/2017 -

Tras la celebración del último pleno del Consejo de Personal, en el que se nos informó de la persistente negativa del ministro de Hacienda a desbloquear la modificación del reglamento de retribuciones de las Fuerzas Armadas, paralizado desde hace ya dos años, aumenta todavía más nuestra perplejidad e indignación al conocer el compromiso efectivo del ministro del Interior para comenzar la equiparación salarial de policías y guardias civiles con el visto bueno del mismo ministro de Hacienda que niega desde hace años el pan y la sal a los militares profesionales. Nos sentimos engañados y estafados.

Esta injustificable doble vara de medir, que puede derivar en el riesgo de exclusión social de una buena parte de los miembros de las Fuerzas Armadas, puede dificultar en el muy corto plazo el óptimo ratio de reclutamiento en todas las escalas, como ya sucedió antes de la crisis económica que hemos vivido estos últimos años.

07/12/2017 -

La limitación de derechos del personal militar es un tema muy recurrente, justificado por la relación con las armas y el uso de la fuerza, por lo que la Constitución permite que el ejercicio de determinados derechos por parte de los militares se module de forma específica. Lo que no limita en absoluto la Constitución son las retribuciones que perciben. Es más, la Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio, de derechos y deberes de las Fuerzas Armadas señala en su art. 25 que el sistema retributivo de los militares es el de los funcionarios civiles de la Administración General del Estado, adaptado a las circunstancias de la vida militar. Esa es la teoría.

La justicia, la equidad, la lógica incluso, indican que los militares deben ser tratados quid pro quo, en legítima compensación a la generosidad que muestran al poner literalmente su vida subordinada al bien común. Nadie ofrece más, nadie recibe menos a cambio. Está claro que la vida no tiene precio, pero de ahí a no retribuir a nuestros militares como se merecen va un largo trecho. Porque no se merecen estar a la cola de las retribuciones públicas, lo ha expuesto a sus señorías el Observatorio de la Vida Militar en ambas cámaras, Congreso y Senado. Esto son los hechos.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.