Han pasado ya tres lustros desde que se revisaran los salarios del militar, tras la llamada de socorro del entonces ministro José Bono pidiendo ayuda al legislativo para sacar al militar de una situación escandalosa. Ese término, lustro, junto con el salario, define como nada al militar. El salario, como ya es bien conocido, es un término que deriva del latín salarium, y que significa 'pago de sal' o 'por sal'. El término proviene del antiguo Imperio Romano, donde muchas veces se hacían pagos a los soldados con sal, como es el caso de los soldados que recibían pago por la protección de ésta en el trayecto de Ostia a Roma, en la conocida así como vía salaria. La sal en la antigüedad poseía un gran valor pues era una de las pocas maneras que se tenía para conservar la carne, es decir, poniéndola en salazón. No obstante, este era un pago a la desesperada, pues el pago de un servicio prestado para los romanos era el estipendio (stipendium). Tan denigrante era este pago en sal que incluso Cicerón consideraba indigno que un hombre libre viviera de un salario, pues era una forma arcaica de pagar a los esclavos o domésticos liberados por su trabajo. Los soldados profesionales recibían un pago diferente, que era el conocido como solidata, y que constituía un pago en solidus, o moneda de oro del que provienen los términos de soldado y soldada, siendo la segunda el oro que se pagaba al primero. En pocas palabras, dinero de verdad contante y sonante.

30/03/2014 - elmundo.es -

Un militar español ha desaparecido cuando descendía por la cara norte del Pico de Midi d'Ossau, en los Pirineos franceses, junto con dos compañeros, informó a Efe el Pelotón de Gendarmería de Alta Montaña (PGHM).

El alpinista desaparecido, cuya identidad no ha sido facilitada, tiene 32 años y había ascendido a esa cumbre francesa situada a unos 30 kilómetros de la localidad española de Jaca con otros dos uniformados, de 23 y 26 años y todos ellos de Pamplona, agregó la Gendarmería.

PONTEVEDRA, 13 May. (EUROPA PRESS) -

Un cabo 1º de la Brilat de Pontevedra, Pablo Ucha Montero, de 40 años, destinado en el batallón del Cuartel General como Policía Militar, ha fallecido este lunes después de realizar, junto con otros compañeros, los ejercicios de entrenamiento deportivo con los que comienzan la jornada los efectivos militares de este acuartelamiento.

El fallecido se sintió indispuesto y se desmayó, por lo que fue trasladado a la enfermería, donde los servicios médicos de la Brilat le practicaron las primeras maniobras de reanimación. Desde la base militar se requirió la asistencia de una ambulancia del 061, pero los sanitarios tampoco fueron capaces de reanimarle y certificaron su fallecimiento.

El general de la Brilat, José Antonio Alonso, se encontraba en el acuartelamiento y fue informado del deceso. Pablo Ucha Montero estaba casado y tenía un hijo. Su esposa fue la primera en ser informada del percance, a la que siguieron los servicios jurídicos para el levantamiento del cuerpo y su traslado al tanatorio para practicarle la autopsia que determine las causas del fallecimiento.

Tras las exequias fúnebres, no se descarta celebrar un acto institucional en la base militar de la Brilat en memoria del cabo 1º fallecido.

Foto: Faro de Vigo.es

Hoy.es 14/04/2012

Un hombre ha fallecido esta mañana al intentar rescatar a dos piragüistas, un hombre y una mujer, que habían caído al agua cuando practicaban este deporte cerca del Club de Piragüismo en el azud del río Guadiana en Badajoz.

El accidente deportivo se ha producido sobre las 10:21 horas de este domingo, cuando el Centro de Emergencias 112 de Extremadura ha recibido una llamada en la que se alertaba de que dos personas habían caído al agua al volcar su embarcación en el río Guadiana.

En ese momento, un hombre, Ángel García Vázquez, también miembro del Club de Piragüismo y militar de la Base de Bótoa, se ha tirado al río para intentar salvar la vida de los palistas, especialmente la de la mujer que había quedado atrapada en el "torbellino" del azud, según ha explicado el presidente del club deportivo, Adrián Ribera Solís.

Desgraciadamente, precisa, ha quedado también atrapado en el mismo. La Policía Nacional y la Policía Local, con la ayuda de pescadores, lograron rescatarles del agua en estado de parada cardio-respiratoria por lo que agentes de ambos cuerpos policiales y voluntarios de Cruz Roja iniciaron maniobras de reanimación básicas, que se completaron con la intervención de los equipos médicos del SES.

Finalmente fueron trasladados al Hospital Infanta Cristina de Badajoz, donde se ha certificado la muerte por parada cardiorespiratoria del varón que había saltado al agua para salvar a sus compañeros.

Respecto a los dos ocupantes de la piragua, el hombre se halla en buenas condiciones; mientras que la mujer, I.L.C., se encuentra ingresada en la UCI en estado grave aunque estable, según han confirmado fuentes del Servicio Extremeño de Salud.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.