Pool Moncloa / Fernando Calvo Pool Moncloa / Fernando Calvo

¿Para cuándo una soldada digna?

Hace pocos días el presidente del gobierno se refirió en una rueda de prensa a las soldadas y a los soldados. Podría haber sido una buena noticia si hubiera sido una manifestación de preocupación por la soldada que reciben los soldados, pero no era así. Lamentablemente, el lenguaje políticamente correcto le ha jugado una mala pasada al presidente del gobierno: hablaba de soldados y soldadas como si se refiera a personal militar del mismo empleo pero de distinto sexo. Resulta que la realidad no es esa y que se había colado en el discurso una ultracorrección. Un error, vamos. No había caído en la cuenta de que “en los ejércitos no hay hombres ni mujeres, hay estrellas y galones”.

No es lo mismo un o una general (sea hombre o mujer) que una generala (toque de alarma), un o una coronel que una coronela (bandera de un regimiento), un o una capitán que una capitana (la nave desde la que se comanda una flota), un o una sargento que una sargenta (alabarda que llevaba el sargento1) ni mucho menos el o la soldado que la soldada (el sueldo que percibe un militar). Y llegamos al punto que nos duele, porque el adjetivo que acompaña actualmente a la soldada es paupérrima (de pobre): los y las soldados recibimos una soldada paupérrima. Esa es la triste realidad. Y lo que debería preocupar al presidente del gobierno y a todos los ministros.

No se trata de una cuestión lingüística, lo que preocupa a nuestras mujeres y a nuestros hombres de uniforme es llevar cada mes una nómina digna con la que atender a su familia. Y la soldada que recibimos hace que estemos, con diferencia, en el furgón de cola del personal de la Administración; las comparaciones con quienes desempeñan ocupaciones similares en el ámbito de la seguridad son, sencillamente, insultantes. Eso sí, los militares recibimos día sí día también elogios y buenas palabras, lástima que no nos las admitan como medio de pago al comprar el pan.

En la misma conferencia de prensa, realizada estando el presidente del gobierno en la base aérea lituana de Siaulai, tuvo que ser interrumpida la comparecencia2 presidencial hispano-lituana porque los dos Eurofighter de alerta españoles allí desplegados tuvieron que despegar de repente para interceptar dos aviones rusos que habían entrado sin autorización en el espacio aéreo de las repúblicas bálticas. ¿Es consciente el presidente del gobierno de que un teniente piloto de un Eurofighter cobra menos que un guardia civil raso? Un personal altamente cualificado que lleva los mandos de uno de los aviones más modernos de la OTAN y a quien se exige un tiempo de reacción mínimo. ¿Es consciente el presidente del gobierno de la paupérrima soldada que perciben los militares españoles, que resulta escandalosamente escasa en comparación con el altísimo coste de la tecnología que tienen que manejar?

Recientemente el Batallón de Zapadores de la Brigada Canarias XVI con apoyo de la Agrupación de Apoyo Logístico 81 ha construido en Anaga (Tenerife)3 un puente provisional en muy poco tiempo, trabajando su personal en dos turnos de 12 horas hasta finalizar la obra, que evita un rodeo de hora y media. Como si fuera la guerra, sin parar. Y sin comodidad alguna, porque la asociación de vecinos local ha ofrecido sus instalaciones a las tropas tras ver que las y los soldados “estaban comiendo en la calle”. No hace falta mucha imaginación para llegar a la conclusión de que ningún otro profesional civil, de cualquier empresa española, hubiera aceptado esas condiciones de trabajo, pero como son militares… En resumen, como siempre, los militares somos el último recurso a disposición de la Administración ante problemas de todo tipo, trabajamos en las condiciones que haya, sin preguntar ni excusar, pero para nosotros no hay medios ni derecho a una paga digna. Personal altamente cualificado a precio de ganga, un auténtico chollo para el Estado. A morir en la guerra o a trabajar donde y en lo que sea, pero prácticamente gratis.

En ASFASPRO llevamos años denunciando los problemas retributivos del personal militar, reconocidos por el Congreso, por el Senado y por las titulares del propio Ministerio de Defensa… sin que se haya abordado seriamente el problema. Tan solo a finales del año pasado se aprobaron pequeñas medidas sin calado presupuestario que han sido simples parches o retoques de maquillaje. El chocolate del loro.

El presidente del gobierno tiene en sus manos iniciar la justa dignificación de las retribuciones militares incluyendo partidas para ello en los Presupuestos Generales del Estado para 2022, en los que ya se ha empezado a trabajar, como pedíamos claramente en las concentraciones en la calle de once ciudades el pasado 19 de junio. Porque ya no hay excusas para empezar a configurar una soldada digna.


1 Entre otras acepciones.

2 https://elpais.com/espana/2021-07-08/interrumpida-la-rueda-de-prensa-de-sanchez-en-una-base-militar-de-lituania-por-la-salida-de-un-eurofighter.html

3 https://diariodeavisos.elespanol.com/2021/07/el-ejercito-empieza-a-construir-un-puente-alternativo-para-los-vecinos-de-anaga/

https://diariodeavisos.elespanol.com/2021/07/un-puente-para-darle-la-mano-a-los-pueblos-de-anaga/

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.