IPEC: Historia repetida

En la página web de la intranet del Ministerio se ha difundido una nota informativa del Mando de Personal del Ejército del Aire sobre el IPEC del año 2011.

El MAPER esperaba en general un descenso de las notas medias, pero esta disminución no se ha producido porque calificadores y superiores jerárquicos no han seguido con precisión el patrón establecido en la IG 60-04 del JEMA y, al menos en el 95% de los casos, han puntuado en exceso. El Mando considera que el número de calificaciones “B” (8,5) es exageradamente elevado.

Pero sin duda, confundir calificaciones justas con el seguimiento del patrón de referencia o percentiles de la IG 60-04 lleva al absurdo al propio sistema, pues supone la depreciación de la valoración objetiva proclamada por el art. 81 de la LCM.

Tratar de culpabilizar del fracaso del sistema de evaluaciones y ascensos a los propios calificadores y superiores jerárquicos no es la solución más adecuada. Debería profundizarse en los verdaderos motivos de estos resultados y si valores esenciales de comportamiento del militar como el liderazgo, la lealtad y el compañerismo pueden verse o se están viendo afectados.

No podemos olvidar que el liderazgo necesita del apoyo y cooperación del subordinado y que la lealtad y el compañerismo son expresión de la voluntad de asumir solidariamente el cumplimiento de las misiones de las Fuerzas Armadas, contribuyendo a la unidad de las mismas.

Es posible que estas calificaciones “desviadas” sean el reflejo de la unidad que debe caracterizar las Fuerzas Armadas, de arriba abajo y de abajo arriba, y que el modelo impuesto puede resquebrajar con resultados inciertos.

Quizás, lo que ven calificadores y superiores jerárquicos: militares que, como norma general, buscan alcanzar el más alto nivel de competencia profesional, no se refleja en las tablas EXCEL que maneja el Mando de Personal y la Secretaría Permanente para la evaluación y clasificación.

Aprovechando la modificación del régimen transitorio de la Ley de la carrera militar, debe abordarse un nuevo modelo de ascensos, que vuelva a centrar al militar en su genuina misión al servicio de la Nación y al mismo tiempo ofrezca opciones de ascenso basadas objetivamente en el mérito y capacidad.

Desde ASFASPRO apostamos por un sistema combinado de antigüedad y concurso-oposición, similar al establecido para la Carrera Judicial en el ascenso de juez a magistrado, o en el Cuerpo Nacional de Policía. Así, para el ascenso por clasificación, de cada cinco vacantes para el ascenso que se produzcan, cuatro se podrían efectuar según el orden de escalafón y la quinta vacante se podría proveer, entre el empleo inferior, mediante el sistema de concurso-oposición.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Cómo configurar Aceptar