Morenés trabajó para la empresa encargada del mantenimiento de los aviones que se averían

21/04/2014 - cuartopoder.es -

La empresa EADS y el Grupo Airbus, con el que el ministro de Defensa, Pedro Morenés, estuvo vinculado laboralmente antes de incorporarse al gobierno de Mariano Rajoy, tras las elecciones de 2011, es la encargada de los controles y revisiones de mantenimiento de los aviones de la flota aérea española que se destina al transporte y desplazamiento de autoridades. Casualmente, esa misma flota lleva ya encadenadas en pocos meses cinco averías que han obligado a los Reyes de España, al Príncipe Felipe  y al propio Rajoy a quedarse en tierra, cambiar de avión o esperar largas horas hasta reparar el aparato. Se da la paradoja, asimismo, de que, en el Consejo de Administración de Airbus, ocupa un puesto el ex ministro Josep Piqué y que, según fuentes del gobierno, Morenés está tratando de promover al también ex ministro de Defensa,Eduardo Serra, para que ocupe ese lugar, como representante del 4% de inversión del Estado Español en ese consorcio europeo. Parece que todo queda en casa, pero los aviones y la imagen del Estado Español está quedando en evidencia cada vez que nuestros mandatarios se ven obligados a bajarse del avión o pedir otro prestado.

Si bien la empresa Iberia se encargó tradicionalmente de esas revisiones de mantenimiento, ese servicio cambió de manos hace pocos años y, de este modo, se ha acabado dando la paradoja de que la responsable del mantenimiento de los aviones están en manos de una empresa para la que trabajó el responsable de la Defensa y quien debiera, por tanto, pedir o reclamar responsabilidades, en su caso, a su ex empresa, aunque el propio Morenés dijo en su día que se trataba de averías “normales”.

Estos continuos fallos en la flota que las Fuerzas Aéreas españolas utilizan para el transporte de autoridades han desatado la alarma en el gobierno de Rajoy, quien, si en primera instancia era reacio a renovar esa flota, ahora tiene ya en marcha un informe para una progresiva renovación e inversión.

Por su parte, el ministro de Defensa, Pedro Morenés, nunca ha ocultado su pasado, vinculado a la empresa armamentística. De hecho, en su currículum vitae oficial, figura su cargo, como presidente ejecutivo de la empresa fabricante de misiles MBDA. Precisamente por ello, desde la oposición se ve con recelo su procedencia y las posibles compras que nuestro Ejército pueda llevar a cabo cuando la recuperación económica alcance también al ministerio que más recortes presupuestarios ha sufrido durante la presente legislatura.

Hasta la fecha, el ministro Morenés no ha realizado en su departamento ninguna compra de material de Defensa significativa y se ha limitado, más bien, a pagar deudas contraídas por anteriores gobiernos, incluido el del propio Aznar, en el que él mismo fue secretario de Estado en el Ministerio de Defensa y responsable, por tanto, de compras y adquisiciones de material de Defensa. Pero el informe que ha encargado a su departamento Morenés sobre esa posible renovación de la flota aérea destinada al transporte de autoridades del Estado puede ser la clave para que nuestro país vuelva a empezar a invertir en Defensa, en lugar de recortar presupuesto, como lleva haciendo España desde los últimos años de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del gobierno.

Según fuentes del Ejército español, el Airbus 330, cuyo precio oscila alrededor de los 200 millones de euros es uno de los candidatos a sustituir a los aviones, también de la marca Airbus, para el transporte de autoridades. La cuestión no tendría mayor enjundia si Morenés no hubiese tenido en el pasado ningún vínculo comercial con el Grupo Airbus. Sin embargo, al haberlo tenido y al ser quien, en la actualidad, toma las decisiones sobre compra de armamento y efectos militares, ha levantado sospechas en algunos miembros de la oposición, que temen que Morenés engrose la lista de ministros que acaban ocupando altos cargos en empresas que, ya sea directa o indirectamente,  fueron beneficiadas por alguna de sus decisiones ministeriales.

La Ley le impediría, en la actualidad, incorporarse a alguna empresa con la que hubiese tenido relaciones contractuales durante su etapa como ministro. Pero esa restricción y esas incompatibilidades se circunscriben a las empresas con las que el gobierno trató en primera persona y no a sus filiales. Atendiendo a esta salvedad, por ejemplo, la ex vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, pudo incorporarse al Consejo de Administración de la empresa energética Chilectra, filial chilena de Endesa, sin esperar los dos años preceptivos.

El futuro de Morenés es todavía una incógnita, pero su pasado y sus responsabilidades al frente de empresas que han vendido material al Ejército español, no. Por eso, ahora que empieza a atisbarse en el horizonte la posibilidad de que nuestro país empiece a gastar y a invertir de nuevo, la oposición está mirando con lupa cualquier movimiento que pueda hacer, porque en palabras de un miembro de la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, “está atrapado por su pasado”.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Cómo configurar Aceptar