MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las Fuerzas Armadas españolas han entregado este jueves al Ejército afgano el puesto avanzado de combate en Ludina, la primera de las tres bases que mantiene España en la provincia de Badghis y de las que prevé replegarse este año.

"Nos vamos de Ludina", así lo ha anunciado el Ministerio de Defensa en su cuenta oficial de 'Twitter', donde ha explicado que los militares españoles han transferido esta mañana la base 'Bernardo de Gálvez II' "con el honor y la satisfacción del deber cumplido".

Después de que se arriara la bandera española del puesto avanzado de combate, un convoy traslada hasta la base 'González Ruy de Clavijo' en Qala-i-Naw, donde está el grueso del contingente español, los últimos materiales que España conservará de esta base.

Desde este jueves, el Ejército Nacional Afgano es el responsable de este puesto, donde no permanecerá ningún militar español. Serán ahora los militares afganos los encargados de dar la seguridad en esa zona, que atraviesa la Ruta 'Lithium', una de las dos vías de comunicación que cruzan Badghis.

Esta ruta, financiada con fondos españoles, une Qala-i-Naw con la localidad de Bala Murghab, en el norte, la zona más conflictiva de la provincia, de donde ya se retiró el Ejército italiano el pasado verano.

Desde esta base, las tropas españolas han tratado de garantizar la libertad de movimientos en la Ruta Lithium, han formado y asesorado a los militares de un batallón del Ejército afgano y han hecho presencia en las poblaciones de la zona, para ayudar a las Fuerzas de Seguridad afganas a ganarse la confianza de sus habitantes.

MOQUR, LA PRÓXIMA

Tras salir de Ludina, las tropas españolas en Badghis continuarán en el puesto avanzado de combate de Moqur, que se prevé abandonar en las próximas semanas o meses, y en Qala-i-Naw, de donde los militares españoles saldrán el próximo otoño, si las condiciones de seguridad lo permiten.

De esta manera, se adelantará la retirada conforme a los plazos previstos inicialmente, cuando la OTAN marcó 2014 como fecha final de salida. El anterior Gobierno fijó que en 2012 saldría un 10% del contingente, en 2013 el 40% y en 2014 el resto, pero los porcentajes van a variar con toda probabilidad.

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ya anunció en 2012 que si las circunstancias de seguridad lo permitían se aceleraría la salida de Afganistán. En concreto, ha apuntado que España podría estar fuera de Badghis este mismo año, con lo que el porcentaje podría alcanzar hasta el 75%.

Así, en 2014 continuarán en Afganistán los militares desplegados en Herat, donde España gestiona el aeropuerto civil y militar y un hospital 'Role 2'. Precisamente, durante su visita a las tropas españolas la pasada Navidad, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció la disposición de España a continuar con estas tareas más allá de 2014, cuando finalizará la actual misión de la OTAN en Afganistán.

España pondrá fin entonces a la misión más costosa llevada a cabo por sus Fuerzas Armadas en el exterior, que ha supuesto unos 3.500 millones de euros y ha costado la vida de 100 militares y guardias civiles y dos intérpretes españoles.

MADRID, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno español está dispuesto a mandar militares a la fuerza de protección que deberá garantizar la seguridad de la misión de entrenamiento de la Unión Europea en Malí (EUTM Malí), pero se mantendrá "dentro del límite" de 50 efectivos autorizados por el Congreso de los Diputados.

Según han informado a Europa Press fuentes del Ministerio de Defensa, España finalmente ha accedido a "cooperar" en esta misión con sus socios europeos en "otras acciones más allá de la instrucción", para la que se había comprometido inicialmente y a la que hasta ahora había circunscrito su apoyo.

En concreto, durante la reunión celebrada este miércoles en Dublín, el secretario general de Política de Defensa, Alejandro Alvargonzález, ha ofrecido, en nombre del ministro, Pedro Morenés, la contribución de España a la fuerza de protección, una de las necesidades que permanecen pendientes de cerrar por completo para poder lanzar la misión.

Francia había anunciado ayer su disposición a hacerse cargo del grueso de la fuerza de protección, si ningún otro país estaba dispuesto a contribuir, pero este miércoles su ministro de Defensa, Jean Yves Le Drian, ha pedido de nuevo el apoyo de sus socios. Además de España, ha respondido positivamente la República Checa, que ayer ya trasladó la posibilidad de contribuir con unos 30 militares.

Según han indicado fuentes del Ministerio, todavía no se ha concretado el apoyo que prestará cada país y se ha emplazado esta conclusión a una próxima reunión, en la que también deberán cerrarse otros asuntos pendientes. De hecho, según estas fuentes, existen todavía otras tareas, de tipo logístico entre otras, por asignar en las que España también se ha ofrecido a participar.

En cualquier caso, fuentes de Defensa han precisado esta tarde que la contribución española a la misión de la Unión Europea se va a mover "dentro del límite" de los 50 militares fijados en el acuerdo que el Gobierno presentó al Congreso de los Diputados el pasado mes de enero.

En un principio, los ministros de Defensa y Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, aseguraron que todos los efectivos se dedicarían a labores de adiestramiento, y descartaron su implicación en las labores de protección a los instructores. Sin embargo, finalmente se ha accedido a aportar militares también a estas labores.

De hecho, fuentes militares han asegurado a Europa Press que el Ejército de Tierra está preparado para enviar "una unidad de protección", que podría situarse entre los 20 y los 30 efectivos, por si finalmente se confirma este envío. Además, se está seleccionando a "una veintena de instructores", que procederán de distintas unidades.

Se están preparando militares de diferentes procedencias para cubrir varias áreas de formación en las que va a trabajar la misión de entrenamiento. Entre ellos, habrá efectivos de Operaciones Especiales del Ejército de Tierra, en labores de instrucción a los militares malienses.

La EUTM Malí comenzó a prepararse en 2012, pero la 'operación Serval' lanzada el pasado 11 de enero por Francia contra los islamistas radicales del norte de Malí aceleró su planeamiento. España también participa en la operación francesa con un avión de transporte militar y medio centenar de militares, que tienen su base en Dakar.

RETRASOS POR FALTA DE MEDIOS

En un principio se había marcado la fecha de ayer martes para comenzar la misión de entrenamiento, pero las carencias en la fuerza de protección y en la logística sanitaria obligaron a posponer su lanzamiento. En concreto, después de que  Alemania, Austria, Hungría y Bulgaria se hayan comprometido a contribuir con los dos hospitales militares de campaña necesarios, falta por cubrir el transporte aéreo para evacuaciones médicas, que se espera que Bélgica aporte con dos helicópteros.

La misión que la UE va a poner en marcha en Malí contempla el envío de unos 200 instructores y una fuerza de protección de unos 150 efectivos para garantizar su seguridad.

También son necesarios otros 150 militares repartidos entre el Cuartel General de la misión en Bamako y el personal de apoyo administrativo, logístico, de comunicaciones y personal médico en Kulikoró, al noreste de Bamako, donde se llevará a cabo el entrenamiento, según han avanzado fuentes europeas.

La misión europea, que tiene un mandato de 15 meses, se propone entrenar a cuatro de los ocho batallones con los que cuenta el Ejército de Malí, unos 3.000 efectivos, y también contribuirá a su reestructuración asesorando al Estado Mayor de Malí en mando y control, cuestiones logísticas y en el respeto de los Derechos Humanos, incluido el tratamiento de presos.

Los efectivos europeos tendrán derecho a la autodefensa, pero en ningún caso participarán en operaciones de combate sobre el terreno contra grupos islamistas, según han insistido fuentes europeas.

 

26/01/2013 ABC.es

Tal día como hoy 26 de enero pero hace once años... "una avanzadilla de 26 soldados españoles" pisaba por primera vez Kabul. Era el inicio de una misión internacional en Afganistán que el pasado 11 de enero se cobró la muerte española número 100, con el fallecimiento del sargento David Fernández Ureña. He aquí la primera foto que se publicó de un soldado español en Afganistán.

Eran las 15.49 hora local (12.19 en la Península) cuando aterrizaba el primero de los dos aviones de transporte militar Hércules del Ejército del Aire. Precisamente hoy, otro avión Hércules del Ejército del Aire parte desde la base aérea de Zaragoza rumbo a Senegal con el objetivo de contribuir a la misión francesa para luchar contra Al Qaida en Malí. Coincidencias asombrosas.

Once años han transcurrido ya desde que ese primer contingente español en Afganistán -al frente se encontraba el entonces coronel del Ejército del Aire Manuel Mestre- tuviera encomendada la misión de preparar el terreno para el resto de los 450 militares que inicialmente se desplegaron en Afganistán. "El viaje ha transcurrido sin problemas. Es impresionante la vista de estas montañas desde el avión", declaró el coronel a su llegada.

"Los dos aviones transportaron a los 26 soldados, once del Escuadrón de Apoyo al Despegue Aéreo (EADA) y el resto del Escalón Avanzado del Destacamento de Tierra, que se unieron a los efectivos de la fuerza multinacional. El grupo de soldados, que manda el capitán Casildo Martínez, cumplirá en el aeropuerto kabulí, donde se instalaron, funciones de apoyo al movimiento aéreo, cada vez mayor desde que el pasado 16 de enero fue reabierta la mayor pista de aterrizaje", relataba la agencia Efe en uno de los párrafos reproducidos en las páginas de ABC.

Aquellas primeras informaciones en la prensa española también daban cuenta de un manual de instrucciones para relacionarse con la población afgana, un "Manual de área", que recogía la agencia Europa Press: "El trato con las mujeres es totalmente distinto en Afganistán que en la sociedad occidental. Allí habrá que tener especial cuidado en no fotografiarlas, no mirarlas fíjamente, no darles la mano o evitar la cercanía física en exceso", advertía el Ministerio de Defensa a las tropas españolas.

Usos sociales -como lo mal visto que está ofrecer algo con la mano izquierda-, la comida con derivados del cerdo, consejos contra la poliomelitis o enfermedades endémicas, contaminación del agua, el Mal Agudo de Montaña y el riesgo de robos eran algunos de los consejos que se transmitía.

Once años ya de un conflicto en el que unos 26.000 militares españoles han dado lo mejor de sí mismo: Herat, Badghis, Ruta Lithium, Kabul, ISAF, ROLE-2, RG-31, IED... son algunos de los términos y localizaciones de esta larga guerra de la que España, como todas las potencias de la coalición de la OTAN, ya se repliega.

Sí. Hoy parte hacia Senegal un avión C-130 "Hércules" del Ejército del Aire. El objetivo es transportar tropas africanas hacia Malí para colaborar en la misión de Francia en Malí. Luego España aportará a la misión de la UE entre 40 y 50 militares instructores. El enemigo es el mismo: Al Qaida. ¿Cuánto tiempo durará la guerra en Malí?

Por cierto, esta es la última fotografía de que disponemos de la Guerra de Afganistán, en ella se observa a un militar español asesorando a los militares del Ejército Afgano (ANA) que combaten a la insurgencia en el valle de Garmak (provincia de Badghis):

Afganistan 11 años 2

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, acudirá al Congreso el próximo miércoles, día 30, para pedir la autorización del Parlamento a la participación de efectivos españoles en la operación lanzada por Francia contra los islamistas radicales del norte de Malí tendrá su base en Dakar (Senegal), para una misión prevista de tres meses.

Según ha explicado la diputada Beatriz Rodríguez Salmones, miembro de la dirección del Grupo Popular, ese día Morenés comparecerá tanto en el Pleno del Congreso, donde se votará la autorización que requiere la Ley de Defensa Nacional, como ante la Comisión de Defensa, donde el ministro había pedido comparecer para este asunto y para informar de la situación de la misión en Afganistán.  

Eso sí, la autorización será a posteriori pues fue el pasado viernes cuando el Consejo de Ministros aprobó la contribución española a la misión en Malí. Este mismo miércoles está previsto que viaje a Dakar un equipo de reconocimiento español a la base francesa donde se desplegará un avión 'Hércules' C-130 del Ejército del Aire que, según Defensa, no pondrá rumbo a África antes del viernes.

En concreto, el 'Hércules' permanecerá en una base del Ejército francés en la capital de Senegal, lo que permitirá "optimizar" los recursos que se necesitan para su despliegue. Entre otras cosas, la seguridad la aportarán los militares franceses desplegados en dicha base, por lo que no será necesario enviar un equipo propio. En total, el contingente español podría estar formado por "en torno a 30 militares".

NO HABRÁ VUELOS DENTRO DE MALI

Su misión será la de trasladar hasta Malí a las tropas de la misión que la Comunidad Económica de Estados de Africa Occidental (CEDEAO) está poniendo en marcha para ayudar al Ejército maliense a enfrentarse a los yihadistas y recuperar el control sobre todo su territorio. El 'Hércules' español no hará vuelos 'intrateatro', es decir, dentro del propio Malí.  

Con esta contribución, España avala la operación lanzada por Francia el pasado 11 de enero, a la que el Gobierno ha expresado todo su apoyo político y diplomático. El ministro de Defensa ha descartado que tropas españolas vayan a participar en acciones de combate.

Además, el Gobierno dio luz verde al futuro envío de hasta 50 instructores para la formación del Ejército maliense y de las tropas africanas, en el marco de la misión de entrenamiento que prepara la Unión Europea desde hace meses y que ahora está agilizando para desplegarla en las próximas semanas.

Morenés explicó entonces que, con esta decisión, España "hace lo que tiene que hacer frente a su responsabilidad en el ámbito internacional". El ministro insistió en que Malí "está muy cerca de España" y el auge del yihadismo en esta región "afecta de manera muy importante a los países limítrofes", entre los que están Argelia, Mauritania y Marruecos.

13/01/2013 - LaRazón.es

El Príncipe de Asturias ha impuesto a título póstumo la Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo al sargento David Fernández Ureña, fallecido el viernes en Afganistán al explosionarle un artefacto. Este domingo ha tenido lugar una emotiva ceremonia en el acuartelamiento «Sangenis», sede del Regimiento de Pontoneros y Especialidades de Ingenieros número 12 de Zaragoza, donde estaba destinado el militar.

Al acto han asistido el ministro de Defensa, Pedro Morenés, y la presidenta del Gobierno de Aragón, Luisa Fernanda Rudi; el delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde; el subdelegado del Gobierno en Zaragoza, Angel Val; el Justicia de Aragón, Fernando García Vicente; la vicepresidenta de las Cortes de Aragón, Rosa Plantegenet-White; el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Aragón, Fernando Zubiri.

Asimismo se han desplazado hasta el acuartelamiento los portavoces de Defensa de los grupos parlamentarios del PP y PSOE en el Congreso, Beatriz Rodríguez-Salmones y Diego López Garrido, respectivamente, además de otras autoridades civiles.

Asimismo, han asistido al funeral el jefe de Estado Mayor de la Defensa, almirante general Fernando García Sánchez, el jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra, general de Ejército Jaime Domínguez Buj

y el comandante del Mando de Operaciones, almirante Teodoro López Calderón.

El Príncipe, al inicio de las honras fúnebres, se ha acercado a dar el pésame a la madre, los hermanos y la novia de David Hernández Ureña, que estaban acompañados por otros familiares, amigos y compañeros del militar.

El arzobispo castrense, monseñor Juan del Río, ha definido al sargento como "una persona valiente", al tiempo que ha destacado la importante labor que realizan las fuerzas armadas españolas en beneficio de la paz. "Los que trabajan por la paz, nunca mueren", ha asegurado, tratando de dar consuelo a la familia.

MERITO MILITAR

Tras la misa, Don Felipe de Borbón se ha acercado al féretro, que estaba cubierto por la bandera de España, y ha impuesto a título póstumo a Fernández Ureña la Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo.

Este distintivo se concede a aquellas personas que, con valor, hayan realizado acciones, hechos o servicios eficaces en el transcurso de un conflicto armado o de operaciones militares que impliquen o puedan implicar el uso de fuerza armada, y que conlleven unas dotes militares o de mando significativas.

La muerte de Fernández Ureña, de 35 años, y natural de Bilbao, se produjo cuando trataba de neutralizar un artefacto explosivo improvisado cuando realizaba labores de reconocimiento en la ruta OPAL, entre las localidades de Qala-i-Naw y Darra-i-Bun, en Afganistán.

Era especialista en NBQ (defensa nuclear, biológica y química), operador de desactivación de artefactos explosivos. Ingresó en el Ejército en el año 2000 y desde 2008 estaba destinado en el Regimiento de Pontoneros y Especialidades de Ingenieros de Zaragoza. En el año 2009 participó en la misión de Afganistán, por lo que fue condecorado con la medalla de la OTAN-ISAF.

Durante la ceremonia, los compañeros de David Fernández han cantado 'La muerte no es el final'. La madre y su novia han recibido con emoción, de manos del coronel del Regimiento, Antonio Navarro, la bandera que ha arropado el féretro y la boina del uniforme del sargento.

Las honras fúnebres han finalizado con un homenaje a los miembros de la fuerzas armadas que han dado su vida por la patria.

ASFASPRO acompaña en el sentimiento a familiares, amigos y compañeros del Sargento David Fernández Ureña.

 

El sargento del Ejército español David Fernández Ureña ha muerto en Afganistán mientras trabajaba en la desactivación de un explosivo. El fallecido tenía 35 años, era natural de Bilbao aunque vivía en Zaragoza, y estaba soltero pero tenía pareja.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha informado de la muerte del sargento y ha trasladado su "reconocimiento a todos los miembros del Ejército y de las Fuerzas Armadas por su labor en servicio de la paz y la estabilidad en todo el mundo".

La vicepresidenta reconoció la "tarea impagable" que realizan los militares "al servicio de la democracia y de quienes vivimos en ella", con una "entrega generosa" en situaciones "peligrosas e imprevisibles".

Según ha informado el Ministerio de Defensa, la muerte se ha producido durante una operación de reconocimiento en la llamada 'Ruta Opal', que une las localidades afganas de Qala-e-Now y Darra-i-Bun, en la provincia de Badghis.

La Unidad de Ingenieros de la ASPFOR XXXII, a la que pertenecía el sargento fallecido, encontró un IED (artefacto explosivo improvisado) en la citada ruta y al proceder a manipularlo estalló provocando la muerte de Fernández Ureña.

No consta que la explosión haya provocado heridos, pero Defensa no ha confirmado aún este extremo debido a que las condiciones meteorológicas son muy adversas y las comunicaciones con la zona muy difíciles.

El sargento Fernández Ureña era especialista en NBQ, operador de desactivación de artefactos explosivos y contaba con el curso básico de paracaidismo. Ingresó en el Ejército en el año 2000 y desde 2008 estaba destinado en el Regimiento de Pontoneros y Especialidades de Ingenieros de Zaragoza. En el año 2009 participó en la misión de Afganistán, por lo que fue condecorado con la medalla de la OTAN- ISAF.

Un año sin bajas

Hacía más de un año que España no sufría una baja mortal en Afganistán por un ataque de los talibán. La última víctima era el sargento Joaquín Moya Espejo, que falleció el 6 de noviembre de 2011 tras recibir un disparo en un tiroteo en la 'Ruta Lithium', la vía de comunicación que protegen los españoles junto a la 'Ruta Opal' en la que ha fallecido hoy el artificiero.

En junio de 2012 murió otro militar español en Afganistán, el suboficial mayor Juan Manuel Medina Álvarez, pero por causas naturales.

Aunque la mayor parte de las víctimas españolas por ataque de los talibán se han producido por artefactos explosivos, que los talibán colocan en las rutas por las que transitan las tropas, es la primera vez que fallece un artificiero mientras realizaba su trabajo.

La muerte del sargento Fernández Ureña se ha producido cuando España está organizando el repliegue de Afganistán a gran escala. La 'Ruta Opal', en la que se ha producido el ataque, une Qala-e-Now, capital de la provincia de Badghis y sede del grueso del contingente, con la base avanzada Ricketts, en la localidad de Muqur. En primavera está previsto que las tropas abandonen esta base avanzada, al igual que la que ocupan en Ludina, en la 'Ruta Lithium', y se replieguen hacia Qala-e-Now, con lo que el número de patrullas por estas peligrosas vías de comunicación se reducirá al mínimo.

Posteriormente, se dejará la propia Qala-e-Now, en un gran repliegue que llevará a todas las tropas hasta Herat y que se prevé que esté concluido antes de que termine este año. Ya en 2014, las Fuerzas Armadas dejarán Herat en dirección a España, aunque se está estudiando una nueva misión posterior que podría dejar algunas unidades en la ciudad.

Fuente: ElMundo.es

Están destacados 661 militares en el Líbano; 295 en el Índico; 17 en Uganda; 11 en Bosnia; y otros 3 en la operación civil Nestor de la UE en Yibuti

Madrid.(EFE).- Un total de 2.393 militares celebrarán la nochevieja fuera de España, en alguna de las seis misiones que desarrollan las Fuerzas Armadas en el exterior -Líbano, Afganistán, Bosnia, Somalia, Uganda y Yibuti-, según datos del Ministerio de Defensa.

La mayoría de ellos, un total de 1.406 efectivos, se encuentran desplegados en la misión de Afganistán, que el pasado 22 recibió la visita del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el ministro de Defensa, Pedro Morenés, y la cúpula militar, encabezada por el jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), Fernando García Sánchez.

Además actualmente están destacados 661 militares en el Líbano; 295 en la operación Atalanta en el Índico; 17 en Uganda en misión europea de adiestramiento del ejército somalí; 11 en Bosnia; y otros 3 en la operación civil Nestor de la UE en Yibuti.

Los militares españoles han recibido estos días unas 3.000 tarjetas de felicitación de alumnos de centros educativos, de diferentes asociaciones y de sus propios compañeros de profesión, que desde España les han deseado unas felices fiestas y mucha suerte en la misión, según ha informado el Estado Mayor de la Defensa.

Las felicitaciones se han enviado gracias a la iniciativa del Círculo de amigos de las Fuerzas Armadas' que ha impulsado la campaña "No estáis solos".

En todas las operaciones en el exterior, ningún militar se ha quedado sin recibir una postal, destaca el Estado Mayor.

Las Fuerzas Armadas mantienen las misiones de operación en las bases de Kabul, Herat y Qala-i-Naw en Afganistán; operación Libre Hidalgo en las bases de Naquora y Marjayún, en el Líbano; operación Atalanta, con la fragata "Méndez Núñez" y el Destacamento "Orión" en Yibuti; operación EUTM Somalia, con equipos de formación en Somalia; y operación Althea de asesoramiento al Ejército de Bosnia.



Recalca que tienen ante sí la "difícil" tarea de "cimentar" las condiciones que permitan la transferencia de la seguridad mientras llevan a cabo el repliegue de la misión

QALA-I-NAW, 22 Dic. (EUROPAPRESS) -

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha pedido este sábado a los militares españoles desplegados en Afganistán que no bajen la guardia hasta el final de la misión, que en unas semanas se enfrentará a la "difícil" tarea del repliegue, y les ha felicitado por el trabajo que están haciendo por la estabilidad de este país y para mejorar las condiciones de vida de sus ciudadanos.

Así se ha pronunciado el jefe del Ejecutivo en la base española 'Ruy González de Clavijo', en Qala-i-Naw, capital de la provincia de Badghis, la zona "más dura, donde más riesgo existe y donde se realiza el esfuerzo principal que ocasiona un gran desgaste, especialmente en los puestos avanzados de combate".

"Quiero hacer hincapié y llamar vuestra atención para que no bajéis la guardia y mantengáis la concentración hasta el final de la misión", ha insistido Rajoy, en la última parada de su primera visita a las tropas españolas en el exterior, que también le ha llevado a Kabul y Herat.

En Qala-i-Naw, donde con 965 militares está el grueso del contingente español, el presidente del Gobierno ha explicado que ha querido visitarles "en este entrañable periodo navideño" para conocer también "de primera mano" un trabajo que le ha dejado "gratamente impresionado".

Tras darles la enhorabuena por este trabajo, les ha transmitido su "aliento" para que continúen desarrollando así su labor en los próximos meses. El actual contingente, formado principalmente por efectivos de la Brigada Ligera Aerotransportable (BRILAT) 'Galicia VI', llegó el pasado mes de noviembre y es el primero que va a permanecer en zona durante un periodo de seis meses.

"Espero que mantengáis el ánimo en esta recta final y que podáis tener una feliz vuelta a casa con vuestras familias, con la máxima aspiración que tiene todo soldado: la íntima satisfacción del deber cumplido", les ha dicho, antes de pedirles que levantaran sus copas para brindar por España y por el Rey.

Previamente, Rajoy, que ha viajado acompañado por el ministro de Defensa, Pedro Morenés, por el jefe del Estado Mayor de la Defensa, almirante Fernando García Sánchez, y por los jefes del Ejército de Tierra, general Jaime Domínguz Buj, y del Aire, Francisco Javier García Arnaiz, ha conocido la base, y ha compartido un almuerzo con los militares.

A su llegada a la base de Qala-i-Naw, la última parada de su primera visita a las tropas exteriores en Afganistán, Rajoy ha sido recibido por el gobernador de Badghis y por el general jefe de la Brigada del Ejército afgano que los militares españoles han entrenado en los últimos años y todavía siguen asesorando.

En este momento, el ministro de Defensa ha tenido una sorpresa, porque en la pista le esperaba la niña afgana que conoció en su primera visita a Afganistán, cuando estaba siendo atendida en el hospital militar español de Qala-i-Naw por heridas en una pierna. Morenés gestionó su traslado a Barcelona, donde permaneció meses ingresada tras ser intervenida quirúrgicamente. El ministro ha saludado a la pequeña y abrazado afectuosamente a su padre, que es jefe de la Comisaría de la localidad.

RAJOY, CON EL BASTÓN DE MANDO

Después, Rajoy ha recibido el bastón de mando de Qala-i-Naw de manos del jefe del contingente en Badghis, el coronel Fernando García González-Valerio. Con el bastón, el presidente ha pasado revista a la formación, antes de reunirse con los mandos militares y, después, compartir almuerzo con el contingente español en el comedor de la base.

El presidente del Gobierno también ha conocido la base de Herat, donde además ha visitado el hospital 'Role 2' y la unidad de helicópteros encargados de evacuaciones médicas. En el hospital, Rajoy se ha interesado por las actividades que lleva a cabo todo el personal médico y les ha preguntado a qué dedican el tiempo libre. "A hacer deporte", le ha respondido una oficial española, que ha tenido una pequeña charla con el presidente, quien le ha explicado que él también hace deporte todas las mañanas.

Después, en la explanada de la base conocida como 'Plaza España', y con un árbol de Navidad y un Belén con figuras de madera de fondo, el presidente ha dirigido unas palabras al contingente español desplegado en Herat, al que ha felicitado por la "brillantez" con que lleva a cabo su trabajo y para trasladarle su "aliento" para los meses que quedan por delante.

"TAREA DIFÍCIL" POR DELANTE

Así, ha hecho hincapié en que aún tienen por delante "una tarea difícil: cimentar las condiciones para completar la transición antes del fin de 2014, llevar a cabo el repliegue de nuestras unidades y apoyar el de nuestros aliados, garantizando en todo momento la eficiencia y la seguridad del proceso".

Antes de marcharse a tomar el Hércules que les llevaría a Qala-i-Naw, el presidente del Gobierno y el ministro de Defensa han recibido como regalo del contingente sendos llaveros con su nombre escrito un dari, un recuerdo típico que se llevan muchos militares para familiares y amigos.

En la actualidad, España mantiene desplegados en Afganistán 1.369 militares, después de que el pasado noviembre se redujera el contingente en aproximadamente un 10%. Los planes del Ministerio de Defensa contemplan que, si no cambia de manera radical la situación, este año los militares españoles podrían dejar la provincia de Badghis, con la disminución del número de efectivos podría alcanzar hasta el 75%, de manera que el próximo año sólo permanecerían en Afganistán los militares desplegados en Herat.

Precisamente, el presidente del Gobierno ha anunciado hoy su intención de continuar en esta base cuando acabe la misión de la ISAF, en 2014. En concreto, ha trasladado al presidente afgano, Hamid Karzai, su voluntad de seguir gestionando el aeropuerto de Herat y continuar al frente del hospital Role 2.

Tras pasar unas diez horas en Afganistán, la delegación española ha puesto rumbo a España, a bordo del Airbus 310 de la Fuerza Aérea española. Antes de llegar a Madrid, de donde salió, el avión se dirigirá a Vigo, donde dejará al presidente del Gobierno, que pasará en su tierra las fiestas navideñas.

El próximo lunes, día de Nochebuena, visitará la base de la BRILAT en Pontevedra para mantener una videconferencia con todas las misiones en el exterior, en Afganistán, Líbano y el Oceáno Indico, para felicitar las fiestas a todos los militares que las pasarán a muchos kilómetros de sus familias.

Cinco buques de guerra europeos (cuatro fragatas y un buque de asalto) conforman la fuerza naval de Eunavfor en el Índico

El contralmirante Pedro Ángel García de Paredes asume este jueves el mando de la fuerza europea Eunavfor destacada en aguas del Índico para combatir a la piratería somalí, lo hará a bordo de la fragata «Méndez Núñez» (F-104) -primera de la serie F-100 que interviene en la operación Atalanta»- y sustituirá al contralmirante italiano Enrico Credendino.

Esta es la decimotercera rotación en la operación «Atalanta», siendo España la que más veces ha ejercido la jefatura. Concretamente, esta será la cuarta vez que España asume el mando de la Fuerza que está compuesta por: el buque de asalto anfibio italiano «San Giusto», la fragata alemana «Karlsruhe», la fragata belga «Louis Marie», la fragata francesa «Surcouf», y el buque español «Méndez Núñez».

«Hasta este relevo, España mantenía en la misión el buque de asalto anfibio "Castilla" y el buque de acción marítima "Relámpago"», informa el Ministerio de Defensa cuyo titular, Pedro Morenés, mantuvo ayer desde el Mando de Operaciones del Estado Mayor una videoconferencia con los jefes de los contingentes españoles desplegados en el exterior, entre ellos el contraalmirante García de Paredes.

A esta fuerza naval, países de la UE (España, Alemania, Suecia y Luxemburgo) mantienen en la base aérea de Yibuti destacamentos aéreos para la vigilancia de las costas y el Índico.

Además de la dotación del buque, la fragata española «Méndez Núñez» aporta al Estado Mayor multinacional del comandante de la Fuerza, una unidad aérea y un equipo operativo de seguridad de Infantería de Marina.

«En total, 236 hombres y mujeres cuya misión es contribuir a la protección de los buques del Programa Mundial de Alimentos, de la misión de la Unión Africana en Somalia, junto a la protección de los pesqueros españoles que faenan en la zona», explican desde Defensa.

Fuente: ABC.es

ElMundo.es (01/12/2012)

Dos oficiales consultan internet a través de su teléfono móvil en el puesto de mando del campamento militar de Moqur, en el noroeste de Afganistán. Otro, el comandante David Cuesta, se pasea por todas partes con su tableta informática, y no para de cantar las maravillas de ese artilugio. "Es que aquí puedes meter de todo: mapas militares, fotos satélites, datos cartográficos... Hasta los lugares donde la insurgencia ha puesto artefactos explosivos en el pasado", justifica. "Sirve para ganar en seguridad. ¡Es fantástico!", insiste.

La Brigada de Infantería Ligera Aeorotransportable (Brilat), que ahora se encuentra destinada en la provincia afgana de Badghis, ha hecho una fuerte apuesta por las nuevas tecnologías, que llaman la atención aún más en un país como Afganistán, donde el Ejército nacional a duras penas tiene radios para comunicarse y lo hace con teléfono móvil. Eso cuando hay cobertura, que no es siempre. Y la población local difícilmente dispone de electricidad. En la provincia de Badghis sólo hay suministro eléctrico en la capital, Qala-e-now, y sólo durante cuatro horas al día.

"Nuestro General quería que cada jefe de sección tuviera una tableta", comenta el comandante Cuesta. Aunque al final, según parece, no pudo ser así. El presupuesto no daba para tanto. A pesar de ello, las nuevas tecnologías saltan a la vista en la Brilat. "Nosotros fuimos la primera unidad que tuvo una aplicación específica en el Apple Store", presume Cuesta, mientras la muestra con orgullo. La aplicación incluye el historial, las distinciones, el himno y el decálogo de la Brilat, entre otros apartados.

En el puesto avanzado de combate de Moqur, es fácil ver a militares con una maquinita dándole a la pantalla con los dedos. Hay conexión inalámbrica a internet en algunos puntos de la base. E incluso el páter de la brigada, David Sevilla, también se ha subido al carro de las nuevas tecnologías y hace la misa con una tableta. "La empecé a utilizar después de que en unas maniobras en Zaragoza lloviera tanto que mis libros quedaron destrozaditos. Entonces me metí en internet para al menos buscar el misal, y empecé a encontrar todo tipo de aplicaciones", explica.

"El Señor esté con vosotros...", recita el páter mientras da con los dedos a la pantalla de su tableta, que apoya en un banco durante el servicio religioso en el campamento de Moqur. La misa se celebra en una simple tienda de campaña, y asisten pocos: una quincena de personas. "Al principio la gente se extrañaba cuando me veía con la tableta en misa", reconoce Sevilla, "pero ahora ya se han acostumbrado". De hecho, el páter incluso la utiliza para hacer sonar las campanadas, a falta de unas de verdad. "Yo soy hijo de mi tiempo y, por lo tanto, es normal que aplique las nuevas tecnologías a mi trabajo diario", comenta, como si fuera la cosa más normal del mundo. Sevilla forma parte de la nueva hornada de capellanes castrenses, que acaban de salir del seminario. Se ordenó hace tan sólo dieciocho meses, y tiene 29 años.

Aún así el páter afirma que las nuevas tecnologías no lo son todo. Por ejemplo, explica que los soldados se vuelven locos por tener un "detente bala", una estampita pequeña en forma de huevo con la imagen de la Santa Inmaculada, patrona de la Brilat, y una inscripción que dice: "Detente, el Corazón de Jesús está conmigo". Los militares siempre llevan la estampita encima, con la fe de que eso les servirá para regresar a casa sanos y salvos.

"Ya he repartido mil doscientas estampitas, y el otro día el teniente que resultó herido, lo primero que me dijo cuando me vio fue: 'Pater, ¡el detente ha funcionado!'", explica Sevilla, en referencia al oficial que sufrió una herida en un brazo en Moqur, después de que un soldado afgano abriera fuego a quemarropa contra diversos militares españoles. Y eso que la estampita es un simple trozo de cartulina plastificada.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.