Pasar a la siguiente fase del proceso de selección de tropa y marinería "será cuestión de décimas"

04/09/2013 - Atenea Digital -

El próximo 9 de septiembre comenzará la segunda fase del proceso de selección que el Ministerio de Defensa está llevando a cabo para elegir a los 1.500 nuevos soldados y marineros que se incorporarán en 2014 a las Fuerzas Armadas.

Los resultados de la primera fase, que finalizó el pasado 30 de agosto, todavía se desconocen, aunque la lista definitiva de admitidos se sabrá el próximo viernes, según han confirmado a ATENEA fuentes de la Dirección General de Reclutamiento y Enseñanza Militar (DIGEREM) del Ministerio de Defensa.

En la primera fase se han valorado los méritos y las aptitudes psicotécnicas de los aspirantes, y una de las personas 'clave' en ese proceso ha sido el teniente psicólogo Tomás Almazán, quien, en el Centro de Selección de Madrid (hay 22 en toda España), ha entrevistado a los más de 5.000 candidatos que han pasado por él.

Aspirantes "con motivación muy alta"

Según Almazán, "todos los aspirantes han venido con una motivación muy alta". Para el teniente psicólogo, cuya misión ha consistido en orientar a los candidatos sobre las unidades que podían elegir (hasta un total de 10) en función de sus resultados en el test psicotécnico, el

"Como en anteriores convocatorias solía haber más plazas que número de aspirantes, muchos elegían una únicaperfil del candidato ha cambiado con respecto a otros años.

plaza; pero ahora, como se ha incrementado la demanda en relación con la oferta, incluyen más opciones y son menos exigentes a la hora de considerar la cercanía al domicilio como la principal ventaja para elegir una u otra unidad".

Además del teniente, también hay personal de tropa que asesora a los aspirantes "sobre los aspectos específicos de cada unidad, para que sepan lo que se van a encontrar en caso de que finalmente sean admitidos", explica. "La calidad de los candidatos -añade- ha sido, por lo general, muy elevada". Por tanto, y así lo resalta, "los elementos diferenciadores serán los que posibiliten que unos pasen a la siguiente fase y otros no; será cuestión de décimas".

"Más complicado que en convocatorias anteriores"

David Díaz Pascual y Carlos Vergara Rubio son dos de los más de 40.000 aspirantes que se han presentado a las pruebas para ingresar, como soldados, en las Fuerzas Armadas. Saben que está complicado, porque sólo se han ofertado 1.500 plazas, pero ambos aseguran que están "muy ilusionados".

A sus 23 años, David Díaz, de Cáceres, explica que se ha estado preparando para esta oposición en una academia "y realizando test psicotécnicos en casa", porque el test es la prueba principal en la primera fase del proceso de selección. "En esta ocasión lo han puesto más complicado que en convocatorias anteriores", asegura. Él ya se había presentado anteriormente pero se quedó "a las puertas" y ahora lo ha vuelto a intentar.

Actualmente David trabaja como encargado en una importante firma de supermercados, pero quiere formar parte de las Fuerzas Armadas "porque siempre ha sido un sueño", afirma. Aunque su especialidad "preferida" son las Transmisiones, como en esta convocatoria no han salido plazas "he optado para otras".

Carlos Vergara tiene 24 años y ya se había presentado a anteriores convocatorias. Siempre se quedó "a las puertas", al igual que David. De hecho, una lesión le obligó a renunciar en una de ellas, antes de hacer las pruebas físicas. "Llevaba mucho tiempo esperando esta convocatoria", comenta (la última fue en 2011).

Carlos se ha preparado por su cuenta para esta oposición y opina que en el test psicotécnico, aunque a priori es la prueba más difícil, "si te la preparas bien tienes más posibilidades". En su caso, le gustaría entrar en el Ejército del Aire para, en el futuro, intentar ser piloto.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.