Soldados para la eternidad.

Una exposición recrea con uniformes, armas, maquetas y fotos el Ejército de Tierra durante el reinado de Alfonso XIII

Lo cuenta así una reseña histórica: «El Protectorado español de Marruecos fue instaurado en 1912. Sin embargo, desde una fecha anterior, 1909, hasta 1927, su viabilidad estuvo seriamente comprometida por la resistencia de los marroquíes a aceptar el dominio español en la zona, lo que se tradujo en violentos enfrentamientos que produjeron innumerables bajas para la población civil. Para doblegarlos no se tuvo contemplaciones». Visto así, no deja de ser una página lejana y su protagonista fundamental, el Ejército español, un personaje de papel al que se asoman los curiosos que quieren esclarecer los sucesos cuyos efectos llevan hasta el presente.

En el Oratorio de San Felipe Neri, el Ejército de España en la época de Alfonso XIII y sus miembros, aunque no sea en carne y hueso, vuelven a la vida y se reconstruyen ante el espectador en pequeños o grandes fragmentos que ponen colores, escudos y galones y latido a los participantes en los acontecimientos que se estudian en los libros. La exposición se titula «El ejército de tierra en el reinado de Alfonso XIII» y la organizan la Brigada de Infantería Mecanizada Guzmán el Bueno X y el Círculo de Amigos de esta unidad militar.

El Protectorado español en Marruecos y la difícil actividad del Ejército español en esta zona toman un fuerte protagonismo, aunque no sean los africanistas los únicos que se asoman a una muestra donde las descripciones literarias dejan el sitio a toda una recreación. Así, el visitante puede asomarse enseguida a un parapeto de una posición militar defensiva en el Rif. Sacos y toldos para protegerse, armas y un maniquí vestido de uniforme meten al espectador en la difícil guerra marroquí, ahora de actualidad después de que el Gobierno haya decidido condecorar al regimiento de Alcántara, que cubrió la retirada en el llamado «desastre de Annual» en 1921.

A la derecha de la entrada, en lo que fue una capilla lateral cuando el oratorio tuvo uso religioso, está la maqueta del cuartel de artillería de San Rafael, en la avenida de Medina Azahara, hoy en parte desaparecido y en la supervivente destinado a sede de Sadeco y de la Gerencia de Urbanismo.

En el crucero, el ejército de Alfonso XIII toma cuerpo en los uniformes originales que llevan los soldados de la época. Aunque estén sobre maniquíes, no cuesta imaginar a los hombres que estuvieron bajo las guerreras azules de los años 20 o el vistoso uniforme de gala de la Guardia Civil. ¿El desembarco de Alhucemas, en 1925? En los libros de historia se da cuenta como todos los detalles militares, pero la muestra recoge el uniforme pardo y la casaca de los 13.000 soldados españoles que participaron en la acción militar que pacificó Marruecos. A su lado, la memoria va todavía un poco más atrás hacia los últimos años del siglo XX y la Guerra de Cuba, y a la participación cordobesa.

Una maqueta cuenta cómo el Regimiento Córdoba 10 defendió la posición de Barbacoa, con el inequívoco paisaje caribeño. Al lado, el uniforme de uno de aquellos soldados cordobeses y una colección de imágenes y objetos de los ejércitos que vivieron la pérdida de las últimas colonias españolas de ultramar.

Trabajo y recreo

En las hornacinas y las vitrinas la vida y el trabajo de aquellos soldados se reconstruye gracias a las bayonetas, medallas, dragonas, correajes, botonaduras, golas insignas y publicaciones commemorativas, todos originales, además de objetos que tenían más relación con el recreo que con el trabajo. Las miniaturas, tan asociadas a la recreación del ejército están presentes con una importante colección en la que el visitante podrá asomarse a unidades y batallones, entre ellos los característicos trajes de mil rayas del ejército colonial o la Legión, que también nació en el reinado de Alfonso XIII.

Los soldados de que habla la historia son tan de carne y hueso como los miembros del cordobés Regimiento de la Reina, del cuartel de Lepanto, que en la nutrida muestra gráfica posan para la eternidad poniendo cara a la historia. Hasta el 21 de junio se podrá abrir esta ventana a un fragmento de la historia de España en el oratorio de San Felipe Neri.

 

Fuente: ABC.es

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.