El suboficial mayor Valero cumple 40 años de servicio a España y a la Legión

13/11/2014 - Elalmeria.es -

"Ejemplo de trabajo, dedicación y abnegación para el resto de suboficiales y tropa que ha tenido que formar, mandar o aconsejar y ayudar en algún momento de su dilatada carrera militar". Son declaraciones del brigada Juan Nieto que recogen el sentir de todos los miembros del Grupo de Artillería de La Legión, de la Brileg y de cuantos han conocido al suboficial mayor Francisco Javier Valero Rueda a lo largo de 40 años de servicio a España, 20 de ellos vistiendo el sarga de La Legión con un uniforme que ya ha guardado en el armario tras su pase a la situación de reserva y un espíritu que permanecerá vivo e inalterable a lo largo de su vida. 

Javier Valero nació en Melilla el 7 de noviembre de 1958, hijo de militar y hermano de militar, e ingresó a los 16 años como voluntario en el Regimiento Mixto de Artillería nº 6 de Cartagena, en Murcia, ciudad en la que finalizó el sexto y último curso de bachiller. Cabo de Artillería, ingresó en la Academia General Básica de Suboficiales el uno de septiembre de 1976, finalizando su etapa académica con los cursos de artificiero preferente, jefe de pieza autopropulsada y un curso atómico, biológico y químico del Ejército. Con el despacho de sargento es destinado en 1979 al Grupo de Artillería de Campaña XXXII de Cartagena, ciudad en la que conocería a su mujer Adela Cervantes Alesina, "compañera leal, abnegada y encantadora que le seguiría fielmente a lo largo de su azarosa vida militar". Un nuevo destino con motivo de la reorganización de la 3ª Región Militar le llevaría al Regimiento de Artillería Antiaérea nº 73 de Cartagena, en el que ascendería a sargento primero. 

Si en 1984 Valero contrajo matrimonio con Adela, tres años más tarde llenaría de felicidad al matrimonio el nacimiento de Adela, Bárbara y María, tres encantadoras hijas que forman parte de una trilogía de fechas que marcan la vida de Javier, puesto que las tres nacieron el dos de diciembre, siendo el día tres de diciembre su santo y el día cuatro la festividad de Santa Bárbara, Patrona de Artillería. 

Con el ascenso al empleo de brigada llegaría un nuevo destino en el Grupo de Artillería Antiaérea Ligero nº 1 en Madrid, Unidad en la que durante sus tres años de estancia -1993, 94 y 95- fue designado tutor de los sargentos alumnos de la XVII, XVIII y XIX promociones de la escala de suboficiales. 

Y por fin llega una fecha histórica no sólo para el entonces brigada Javier Valero sino para todos los que han tenido el honor y el privilegio de conocerle, tratarle y admirarle, un sentimiento común entre compañeros y amigos. En agosto de 1995 es destinado al recién creado Grupo de Artillería de Campaña II de La Legión, perteneciente a la Brigada de La Legión 'Rey Alfonso XIII'. Observador del tiro de artillería y auxiliar de la 3ª y 2ª Sección de la Plana Mayor de Mando, su enorme potencial de trabajo, lealtad y eficacia no pasarían desapercibidas para el primer jefe del Grupo, el teniente coronel Francisco Nieto Villegas, querido y recordado por todos los artilleros, que le nombró jefe de la Secretaría del Grupo el 15 de abril de 1997, un puesto en el que adquiere y destaca por su eficiencia, dedicación y maestría en las relaciones humanas. 

Tras su ascenso a subteniente en 2004 participó en la Operación I.F. en Irak y fue designado para realizar el curso de suboficial mayor, siendo ascendido en julio de 2005 con destino en su querido GACALEG. La brillante labor que desarrolla en él es reconocida y apreciada tanto por sus jefes como por sus compañeros y subordinados. Atestiguan tales virtudes jefes que ha tenido como el general de División Ramón Pardo de Santayana, los generales de Brigada Pontijas y García-Vaquero, el coronel Osuna-Sard, su penúltimo jefe, el teniente coronel Enrique Campo Loarte y el actual jefe del Grupo, teniente coronel Antonio Mongío Bergua. También hay que destacar la doble designación para impartir sendas conferencias a los alumnos de la Academia del Arma de Artillería en Segovia, en quienes dejó su impronta personal y de quienes recibió una sincera y merecida felicitación. 

Entre quienes son y se sienten cofrades es bien conocido el cariño y la dedicación del suboficial mayor Valero a la Semana Santa, para la que ha trabajado y procesionado bajo los estandartes de diversas cofradías como la del Prendimiento -de la que el Grupo de Artillería es hermano de honor-, Santo Cristo de los Artilleros, de la cofradía de la Vera Cruz de Valladolid; Paso Negro de Huércal Overa o Ntro. Padre Jesús Nazareno de Vera. Y desde 2006, al convertirse en el suboficial mayor más antiguo de La Legión, acompañando en Málaga al titular de la cofradía de Mena, el Cristo de la Buena Muerte, que todo legionario lleva en su corazón. 

Entre otras condecoraciones ha sido reconocido con tres medallas al Mérito Militar con Distintivo Blanco, y con Cruz, Encomienda y Placa de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo. Uno de sus últimos logros, en el que también puso todo su empeño y dedicación, ha sido la creación de la Asociación de Artilleros de Honor del Grupo de Artillería de La Legión junto al brigada Juan Nieto "para ser referente y unión de todos aquellos que se han distinguido por y para la artillería legionaria".

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.