NOSOTROS NO OLVIDAMOS.

 El anteproyecto de ley del Gobierno sobre la modificación de la Ley de la Carrera Militar  produce una honda desmotivación en los suboficiales, viendo como esperanzas que se vislumbraban desaparecen al adoptarse medidas muy lejos de la que se suponía iba a ser una política de soluciones y rupturas con situaciones discriminatorias.

La memoria del Grupo Parlamentario Popular es débil, pero no lo es la del suboficial que relee la palabra escrita en los Diarios de Sesiones y Boletines Oficiales de las Cortes Generales de 2009.  Rescatamos aquí una intervención memorable de la Sra. RODRIGUEZ-SALMONES CABEZA, diputada del Grupo Popular, en la Sesión de la Comisión de Defensa de 18 de noviembre de 2009 en la que se debatían varias proposiciones no de ley de modificación de la Ley de la carrera:

Yo le decía esta mañana a  la ministra [Sra. Chacón]: creo que ha cogido miedo a esta cuestión; en primer lugar, hay que enfrentarse con ella y, en segundo lugar, tiene unas soluciones y sencillas.” (…)

La Ley en su preámbulo describe la situación de los suboficiales, potenciar el papel de los suboficiales y los define como el eslabón fundamental para la organización. A lo largo de toda la ley se consagran situaciones de injusticia grave, que bien de tiempo atrás y que era el momento de solucionarlos y, por otro lado se abren nuevos frentes. Ahora citaré algún ejemplo, pero las situaciones son de una enorme injusticia y de la máxima gravedad, es decir, en el momento mejor de su vida se ven carreras truncadas, escasísimas expectativas, y sobre todo se desoyen. Y ahora diré las reformas que hemos hecho y el disgusto que tenemos con la manipulación a la que hemos sido sometidos en la interpretación de estas reformas. Toda la carrera de los suboficiales se devalúa absolutamente; su sistema de formación sencillamente no existe, ha quedado aparcado, en un momento donde estamos con la implantación de Bolonia, y es el momento de hacerlo. Creemos, lo repetiré una y otra vez, que se han vulnerado todos los derechos individuales, de las personas que se han vulnerado; y que se ha creado en todos una sensación de indefensión y de incertidumbre; y realmente muy grandes. Ahora enumeraré qué puntos están referidos precisamente a los suboficiales, tanto a las enseñanzas como a todo el sistema de ascensos como a los agravios que se están produciendo con aquellos que se incorporaron a la reserva, como especialmente a los suboficiales del Ejército del Aire, cuya situación está todavía agravada sobre los anteriores.”[1]

El Grupo Popular en la oposición exigió el cambio de los artículos 24, 31, 45, 58, 62 y 116, además de las disposiciones transitorias 1ª, 2ª, 4ª, 6ª y 7ª y la disposición adicional 10ª[2]. Hoy el Gobierno tan sólo pretende modificar muy levemente las disposiciones transitorias 7ª y 8ª, e introducir un nuevo artículo 24 bis y dos nuevas disposiciones. Las tres novedades se refieren a la vinculación honorífica con las Fuerzas Armadas, la concesión de empleo honorífico a personal del Cuerpo de Mutilados de Guerra por la Patria y a retirados por insuficiencia de condiciones psicofísicas producidas exclusivamente en acto de servicio. Y el resto de agravios detectados en 2009? La Sra. Diputada Rodríguez-Salmones dijo que las soluciones eran sencillas ¿habrán cogido miedo en el Ministerio? Volvemos a estar indefensos.

La Ley de la carrera militar, que no podemos olvidar, es obra del Partido Socialista Obrero Español - que, en boca de su diputada Sra. Villagrasa Pérez, tuvo la desfachatez de referirse a la carrera de las armas desarrollada hasta su entrada en vigor como el “simple transcurso de los años”- se aprobó por consenso con 293 votos a favor y tan sólo 6 en contra, pero esto no es óbice para modificar tanto su régimen transitorio como su articulado.

Cuando se quiere, se puede.



[1] Diario de sesiones del Congreso de los Diputados del año 2009, núm. 423, pág. 10.

[2] Boletines Oficiales de las Cortes Generales del año 2009, núms.  212 y 303.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Cómo configurar Aceptar