Defensa no se plantea sustituir los Airbus A-310 militares aunque abrirá una investigación

27/01/2014 - Infodefensa.com

El Ministerio de Defensa afirmó que no tiene intención de buscar sustitutos a los Airbus A-310 que utiliza el Ejército del Aire para el transporte de autoridades después de que uno de ellos, que debía transportar al Príncipe de Asturias a Honduras, sufriera una nueva avería que retraso su viaje por América.

Se trata de la segunda sufrida por el mismo aparato en cerca de 60 días después de que el 25 de noviembre dejara en tierra al príncipe Felipe y su comitiva por no realizar el vuelo que debería llevarlos a Brasil en visita oficial.

En este caso, la avería se registró en el filtro de aceite mientras que en el caso anterior se trató de un incidente en un sensor que, al provocar un cortocircuito, impedía el normal funcionamiento de uno de los flaps –dispositivo de hipersustentación- del ala izquierda.

“Apenas han dado problemas”, declararon fuentes de Defensa que señalaron que la situación económica impide un desembolso de tan magnitud y porque, al igual que coinciden los expertos, los aparatos están en perfectas condiciones.

Las fuentes, citadas por el diario La Razón, calificaron las averías sufridas por los aviones de transporte VIP del 45 Grupo del Ejército del Aire español de “anecdóticas” aunque reconocieron que iniciarán una investigación para conocer los detalles.

Investigación

El Ministerio de Defensa confirmó que abrirán una investigación “de procedimiento” para aclarar el suceso, en colaboración con el Ejército del Aire y técnicos de la empresa fabricante del avión Airbus Group (anteriormente EADS).

Según algunas fuentes, citadas en este caso por el diario El PaísDefensa quiere analizar también si los recientes incidentes tienen algo que ver con el cambio de la empresa encargada del mantenimiento de los dos Airbus. Hasta marzo de 2013 eraIberia quien hacia ese trabajo y desde entonces se encarga Airbus.

Sin embargo, las fuentes de Defensa quitaron importancia al incidente y estimaron que su hubiera tratado de un vuelo comercial, un fallo similar no habría supuesto tener que aterrizar en el aeropuerto más cercano.

Segundo mano

El A-310 es un avión con capacidad para unos 65 pasajeros y es capaz de recorrer hasta 10.000 kilómetros sin escalas. Fueron adquiridos de segunda mano a la compañía aérea francesa Air France en septiembre de 2003 por el gobierno que presidía entonces José María Aznar.

Esto quiere decir que aunque los dos A-310 llevan escasamente diez años en servicio de España, próximamente los 32 años pues empezaron a volar en abril de 1982.

Cuando comenzaron a volar para al Ejército del Aire se estimó que su vida operativa sería de otros 25 años. Fueron los reyes quienes estrenaron el primer Airbus 310 —de las dos unidades de las que se dispone— el 17 de septiembre de 2003, con un viaje a Granada, y cuatro días más tarde, el entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, utilizó esta aeronave para un viaje oficial a Estados Unidos. Estos dos aparatos sustituyeron a los vetustos Boeing 707, fabricados a finales de los años 50 y que acumulaban un largo historial de averías e incidentes.

En diciembre de 2000, el Consejo de Ministros autorizó la compra de esos dos A-310, para los que destinó una partida máxima de 172 millones de euros tanto para su adquisición como para su puesta al día, la instalación de un moderno sistema de comunicaciones y su reforma interior para acoger a unos 60 pasajeros.

El Ministerio de Defensa explicó entonces que la elección de dos aviones de segunda mano se debía a que iban a realizar una media anual de 600 horas de vuelo, mientras que la correcta amortización de un aparato nuevo supone que tenga que volar más de 3.000 horas anuales, como ocurre en el caso de las líneas aéreas.

El Airbus A-310

El Gobierno escogió también los A-310, y no modelos más pequeños como el A-319, por la necesidad de que fueran capaces de realizar un vuelo sin escalas de 5.500 millas náuticas, más de 10.100 kilómetros, lo que les permite hacer holgadamente vuelos transoceánicos. Además de España, también operan este modelo los gobiernos de Francia, Alemania Bélgica.

Los dos Airbus A-310 de la Fuerza Aérea Española tienen su base en Torrejón de Ardoz (Madrid), y se dedican fundamentalmente a los desplazamientos de miembros del Gobierno y de la familia real, aunque también han transportado a un gran número de personalidades, como el papa Juan Pablo II durante su visita a España, en 1982. Los Falcon 900 —que el Gobierno también compró en 2003—, más pequeños y con menor autonomía de vuelo, son utilizados en evacuaciones aéreas urgentes de heridos que necesitan un vuelo estable y rápido, en misiones de paz, cooperación internacional y de apoyo a la población.

Incidentes

Las dos averías de este Airbus 310 no han sido las únicas protagonizadas por éste y otros modelos de la Fuerza Aérea Española a la hora de transportar personalidades. En marzo de 2005, un fallo en el sistema eléctrico también impidió despegar de la Guayana Francesa el Airbus A-310 en el que viajaba el entonces ministro de Asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos.

En 2005, un fallo en el sistema eléctrico también impidió despegar de la Guayana Francesa el Airbus en el que viajabaMoratinos

En junio de 2009, un Falcon en el que se iba a desplazar José Luis Rodríguez Zapatero al término de su visita a Togo tuvo que abortar el despegue después de que el piloto comprobara que el indicador de velocidad no se encendía. El calor excesivo que provocó en las ruedas ese despegue abortado hizo que se desinflaran y obligaron al jefe del Gobierno a regresar en otro avión que había utilizado para trasladarse a Togo el entonces ministro de Justicia, Francisco Caamaño.

Poco después fue un Hércules en el que viajaba parte de la delegación que acompañó a Zapatero, así como los representantes de los medios de comunicación, el que tuvo que regresar a Togo una hora después de despegar debido a un fallo en un indicador de aceite de una hélice. Precisamente, Zapatero tuvo que desplazarse a África en un Falcon y el resto de la delegación en un Hércules por una avería de uno de los dos Airbus, ya que el otro estaba siendo utilizado por los reyes en su viaje a Nueva Zelanda y Australia.

El 13 de diciembre de 2008, un Boeing 707 tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia en Nápoles cuando viajaba aAfganistán el jefe del Estado Mayor del Aire, el general José Jiménez Ruiz, para entregar un cargamento de ayuda humanitaria. Una fisura en el cristal del copiloto provocó una despresurización del avión que hizo saltar las máscaras de oxígeno y obligó al piloto a descender rápidamente de los 35.000 a los 7.000 pies de altura.

En diciembre de 2005, un Hércules C-130 en el que se trasladaba a Bosnia el entonces ministro de Defensa, José Bono, se salió de la pista, sin que se produjera ningún daño, al aterrizar en Mostar.

En la etapa del Gobierno de Aznar también hubo algunos incidentes con los aviones oficiales, entre ellos el sufrido en noviembre de 2002 por un Boeing en el que se desplazaba José María Aznar Punta Cana, en la República Dominicana, para participar en una cumbre iberoamericana. Hubo una avería en el sistema hidráulico del tren de aterrizaje y los tripulantes tuvieron que accionarlo de forma manual. Los problemas que se iban detectando en los dos Boeing 707 que entonces utilizaban las principales autoridades del Estado fueron determinantes para que el Ejecutivo de Aznar adquiriera los dos Airbus que actualmente se utilizan para ese cometido.

La flota actual del 45 Grupo, dedicado en exclusiva a misiones de transporte de autoridades, está compuesta por dos Airbus A310 y cinco Falcon 900B.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.