Joaquín Calderón - jueves, 18 de abril de 2013 -  ATENEA DIGITAL

El proyecto del Ministerio de Defensa para ofrecer salidas profesionales para el personal militar en activo, SAPROMIL, estará en marcha en octubre y ofrecerá la posibilidad de que el personal que voluntariamente salga de las Fuerzas Armadas pueda ocupar un puesto en una empresa civil.

"SAPROMIL no es el ERE de Defensa", insiste el responsable del proyecto, de la Subdirección General de Reclutamiento del Ministerio. El programa, en el que se presentarán ofertas para todas las escalas de las Fuerzas Armadas, se concibe como una herramienta de apoyo a una gestión de los recursos humanos más eficiente. El actual programa de recursos humanos es "incompleto" porque no contempla la fase final de la carrera del militar. "Se busca -dice- el retorno a la sociedad del valor que Defensa se ha gastado en la formación".

El programa SAPROMIL se basa en cuatro elementos: el Ministerio de Defensa, como "gestor de la herramienta" ; las empresas y las Administraciones, tanto la central como las autonómicas y locales, como demandantes, y los militares que busquen una salida profesional en el mundo civil. El objetivo es que el proyecto esté en marcha después del verano, para que la plataforma desde la que se gestionará, en versión inicial, empiece a publicar en octubre ofertas de empleo y pueda recibir candidatos interesados.

Más de un centenar de empresas acudieron a la presentación del proyecto, celebrada a finales de febrero en el CESEDEN, y ya hay varias que han hecho llegar a Defensa los perfiles que están buscando. Para responder a estas peticiones, Defensa está elaborando un "catálogo" de las capacidades que tienen los militares y que pueden encajar en las demandas de las empresas, entre otras, la capacidad de liderazgo, la gestión de recursos, la organización de misiones logísticas y valores como la disciplina y la ejemplaridad.

La experiencia en el exterior es, probablemente, la capacidad que más valorarán las empresas, sobre todo por la alta valoración que tienen los militares españoles entre las Fuerzas Armadas de otros países por su trabajo en misiones internacionales, en las que España participa desde hace más de veinte años. Hay varias empresas que se han interesado en profesionales con este perfil y que han trasladado a Defensa las preferencias de algunos países, por negociar con profesionales que cuenten en su curriculum con experiencia internacional.

El responsable del proyecto reconoce que esta iniciativa conlleva el riesgo de descapitalizar las Fuerzas Armadas de su mayor capacidad: el personal. Sin embargo, su adecuado funcionamiento aumentaría la capacidad de gestionar la pirámide de empleos y edades de los militares, en un momento en el que empiezan a aumentar las cifras de personal sin posibilidades de ascenso, por lo que existe el riesgo de que esta pirámide se invierta.

El envejecimiento del personal de tropa y marinería es uno de los problemas a los que se enfrentan las Fuerzas Armadas en la gestión de sus recursos humanos. El modelo de tropa profesional, destacan los responsables de SAPROMIL, ha funcionado hasta ahora porque había posibilidad de convocar un gran número de plazas para tropa y marinería cada año y porque la situación socioeconómica favorecía la movilidad. Sin embargo, la importante reducción de estas convocatorias -hay que recordar que en 2012 no se convocaron plazas y en 2013 aún no se han convocado, a pesar de que se espera que este año sí se convoquen plazas en la oferta de empleo público-, sumado a que también se han reducido las opciones de promoción interna a la escala de suboficiales conlleva irremediablemente el incremento de la edad del soldado.

La buena acogida del programa depende, fundamentalmente, del cambio de mentalidad del militar de carrera, un colectivo en el que está arraigada la idea, reforzada porque así lo define la Ley de la Carrera Militar, de que es "personal permanente". En el personal de tropa y marinería, será más fácil que se produzcan las salidas hacia el mundo civil. Para esta escala, Defensa prevé lanzar ofertas formativas con certificación de cursos con las características que pidan las empresas, con el objetivo de que, una vez finalizados estos cursos, el personal comience a trabajar en dichas empresas.

A sus 52 años, la de Afganistán está siendo la primera misión internacional de Jesús Castro Castro (natural de Vilagarcía, aunque reside en Pontevedra): «Veía que mi vida militar se iba terminando y tenía ganas de tener una experiencia así. Es mi primera misión y posiblemente la última». Este subteniente de la Brilat es el responsable del Cecom o centro de transmisiones y comunicaciones para el contingente desplegado en Afganistán.

-Falta un mes para regresar a casa, ¿cómo ha sido la experiencia?

-Muy buena. Se me ha hecho corta. Ha sido maravillosa y repetiría. Estoy en una base internacional, en la que están toda clase de nacionalidades, lo que refleja la diferente forma en la que enfocan la vida militar. Está siendo algo gratificante y enriquecedor.

-¿Se arrepiente de no haber participado en una misión internacional con anterioridad?

-Quizás, sí. Me está gustando.

-¿A pesar de que los movimientos fuera de la base están muy restringidos?

-Es como estamos y es para lo que hemos entrado en la milicia. No me importaría repetir.

-¿Qué trabajo realiza en Kabul?

-Somos el enlace con España de los militares españoles que están en Herat, Qala-i-Naw y Kabul. Somos el medio que tienen para comunicarse con España. Nos ocupamos ya no solo de las comunicaciones de los soldados con sus familias, sino también de las oficiales.

ASFAS 10/04/2013

Nuestros compañeros de ASFAS han publicado en su página web un artículo acerca de la trayectoria y formación previa de los suboficiales que, por considerarlo de interés, publicamos en nuestra web.


La trayectoria y formación previa de un suboficial, equivale a la nada más absoluta cuando quiere promocionar.

El Real Decreto 35/2010 no incluye un reconocimiento explícito de la formación académica de los suboficiales. Las 2.200 horas vigentes en la actualidad (Planes de estudios escala de suboficiales) no son suficientes para la convalidación de créditos a la hora de realizar la promoción a la escala de oficiales; y aunque, por ejemplo, un sargento de infantería llega al nivel II de topografía y NBQ no se lo reconocen. No obstante, la formación de los oficiales de complemento, de 1.140 horas de duración (CASI MIL MENOS), sí tiene reconocidos 80 créditos (Planes de estudios escala de complemento ET).

Los nuevos planes de estudios de la enseñanza de formación de oficiales para la integración en los Cuerpos Generales e Infantería de Marina publicados durante el mes de agosto 2010, sólo reconocen a los suboficiales entre 3 y 8 créditos por su formación militar  (¡¡INCREÍBLE!!). Esto supone que la formación y trayectoria de un piloto de helicópteros, un diplomado en operaciones especiales o un especialista en administración, tiene prácticamente el mismo reconocimiento que la de un soldado o marinero con 520 horas de formación militar (Plan de estudios tropa y marinería), e incluso la de cualquier civil que pisa por vez primera un centro de formación.

La mayoría de las asignaturas se podrían estudiar a distancia y solo el capricho de alguien hace que se igualen a cero la formación y la trayectoria previas…. DE LOS SUBOFICIALES, CLARO.

Y luego dicen que no existe una mano negra con nuestra Escala. ¡¡Así nos va !!

Documentos publicados en ASFAS:

Formación de los Suboficiales

La nueva enseñanza militar

Formación y promoción interna

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.