Imprimir esta página
Fuente: MDE (Imagen de archivo) Fuente: MDE (Imagen de archivo)

Resumen del pleno extraordinario del Consejo de Personal sobre retribuciones del día 29 de enero de 2021

Valora este artículo
(49 votos)

El día 29 de enero se celebró el Pleno extraordinario del Consejo de Personal en el Ministerio de Defensa monográfico sobre retribuciones. Como en anteriores plenos y debido a la situación sanitaria originada por el COVID-19, se celebró en formato reducido, cinco representantes ministeriales y cinco representantes de las asociaciones con representación en el Consejo. Presidido por la Subsecretaria de Defensa, asistieron la Directora General de Personal Militar (DIGENPER), el Director General de Reclutamiento y Enseñanza Militar (DIGEREM), los Mandos de Personal de los Ejércitos y la Armada, y cinco representantes de las asociaciones profesionales (ASFASPRO, AUME, ATME, UMT y APROFAS).

El Pleno comenzó a instancias de la presidencia, guardando un minuto de silencio por los miembros de las Fuerzas Armadas recientemente fallecidos por covid-19, especialmente el Arzobispo Castrense Diaz del Rio y nueve militares más.

A continuación, se procedió a la apertura de la sesión y la lectura del orden del día por parte del Secretario Permanente del Consejo y, a la finalización de la misma y antes de comenzar el primer punto el representante de ASFASPRO solicitó la palabra a la presidencia que le fue concedida.

Nuestro representante manifestó, de una parte, la disconformidad de la asociación con el orden del día propuesto, ya que, a pesar de haberlo solicitado todas las asociaciones presentes, no se había incluido la creación de una comisión de trabajo para abordar, de forma eficaz, una reforma del reglamento de retribuciones de los militares.

Por otro lado, mostró el enfado de la Asociación por el documento que había presentado el Ministerio bajo el nombre de “estudio de las retribuciones militares”. Un documento de 220 páginas, donde únicamente se explica el funcionamiento del actual reglamento de retribuciones, el significado de cada complemento y sus cuantías actuales y los avances logrados y acciones para el futuro. Estas últimas, explicadas más abajo, se pueden resumir en un párrafo.

Respondió a la intervención del representante de ASFASPRO la Subsecretaria, exponiendo que, si el problema era la creación de una comisión de trabajo, por su parte no había ningún problema en incluirla en el orden del día y procedió a ordenar al Secretario Permanente que la incluyese en dicho orden del día. A continuación, trató de seguir con el primer punto de la convocatoria (Informe de retribuciones) pero el resto de asociaciones presentes la interrumpieron y pidieron la palabra.

Por parte de AUME manifestó estar muy satisfechos por la decisión tomada de crear la comisión de trabajo y creían que el documento presentado era un buen comienzo para empezar a trabajar.

ATME mostró su descontento con el documento presentado y con la situación actual de las retribuciones de los militares, especialmente la escala de tropa y Marinería.

UMT intervino en la misma línea que ATME.

Por último, APROFAS hizo su intervención manifestando que el documento presentado no era serio ni servía para empezar a trabajar y dejaba muchos conceptos retributivos que eran importantes de abordar fuera del debate. Ante el tiempo transcurrido para poder realizar el documento y el producto presentado solicitaban el cese de la Directora General de Personal.

Acto seguido tomó la palabra la Subsecretaria de Defensa haciendo una defensa de todo el personal que había intervenido en la redacción del informe, su trabajo, esfuerzo y dedicación y que el documento presentado era el inicio para poner los cimientos para converger en unas retribuciones acordes a la vida militar. Además, quiso matizar las palabras de la representante de APROFAS explicando que los militares sólo habían tenido congelación entre el 2012 y el 2018, pero que de esa fecha en adelante sólo había tenido actualizaciones.

A continuación, el representante de ASFASPRO volvió a interrumpir la sesión para indicar a la presidencia que la Asociación de Suboficiales no podía dar por bueno un Pleno en el que se presentaba un documento que no era lo solicitado por las Asociaciones y que no sirve para avanzar en la solución de la grave situación de las retribuciones de los militares, por lo que abandonó la sesión.

Y es que, del estudio del documento presentado por el Ministerio, (como ya se ha dicho antes, de 220 páginas) sólo se puede extraer que el mismo no es más que una recopilación de párrafos y de normas ya publicadas y una extensa explicación del actual sistema retributivo, ya conocido por todos, además de muchas vaguedades conducentes a justificar la inacción ministerial que se percibe de dicho estudio.

Este documento parece ser fruto del acuerdo al que la Ministra de Defensa se comprometió el pasado 7 de febrero de 2019, por el que se convocaría un Pleno extraordinario del Consejo de Personal para tratar el asunto de las retribuciones en las Fuerzas Armadas, dada la insistencia de algunas asociaciones.

Durante todos los plenos ordinarios de 2019 y 2020, esta asociación ha solicitado información sobre dicho informe, sin que en ningún momento haya encontrado respuesta por parte del Ministerio, bien porque el gobierno estaba en funciones, bien por ser periodo electoral o bien porque el gobierno no estaba formado.

El pasado 8 de julio, ante la inacción y silencio del Ministerio ante este asunto, ASFASPRO solicitó a la Ministra de Defensa la convocatoria de un Pleno Extraordinario en el COPERFAS para tratar los siguientes puntos:

1.-Entrega por parte del Ministerio de Defensa y posterior análisis del “Informe sobre retribuciones” elaborado por el propio Ministerio de Defensa.

2.- Creación de una comisión de trabajo temporal en el seno del COPERFAS para tratar las retribuciones, limitando su duración a un máximo de un año desde su constitución.

3.- Ruegos y preguntas.

Además, el pasado mes de agosto, en una reunión con la Ministra de Defensa con todas las Asociaciones con representación en el Consejo, se le presentó un documento en el que se trazaban con unas líneas muy claras para empezar un diálogo o negociación en el asunto de las retribuciones.

Este documento iba firmado por cuatro asociaciones (ASFASPRO, AUME, ATME, UMT) y fue apoyado verbalmente por APROFAS y en él se recogía una subida lineal para todos los empleos y situaciones de 100 euros como inicio para una negociación. Todo lo demás no sería admitido.

El día 26 de enero, ya en este año, por la tarde, se convoca por parte del Ministerio la Comisión Preparatoria del Pleno. En la misma se hace entrega a las Asociaciones del documento elaborado por el Ministerio y se plantea el orden del día por parte del Secretario Permanente del Consejo y que es inamovible. Dicho orden del día era:

1.- Presentación del Informe de retribuciones del Ministerio de Defensa.

No se admitió para el Pleno debatir informes de las asociaciones en asunto de retribuciones como las últimas propuestas de ASFASPRO sobre “nuevos niveles de CSCE” en el que se solicita bajar los niveles de 35 a 25 o la de creación de un “complemento de territorio” para los militares. Tampoco se admitió introducir en el orden del día la creación de la comisión de trabajo sobre retribuciones.

Tras el estudio del citado documento por parte de los representantes de ASFASPRO, se observa que el mismo no recoge para nada las expectativas que había generado y que todos los militares estaban esperando. Dicho documento no tiene en cuenta ninguno de los informes y propuestas que ASFASPRO ha presentado en estos casi dos años que han pasado desde que la Ministra de Defensa se comprometió a convocar el Pleno.

El documento, plasma, en su Punto 5.1 una enumeración de las medidas aprobadas por el Ministerio en cuestiones de retribuciones y que son las siguientes:

1.- Actualización retributiva del 0,9%.

2.- Eliminación pérdida retributiva del personal en reserva con más de 63 años.

3.- Nivel mínimo del complemento de empleo del Soldado y Marinero.

4.- Desempeño de puestos con carácter interino.

5.- Compatibilidad del ejercicio de una actividad privada con la percepción del complemento de dedicación especial.

6.- Actualización de cuantías de los servicios de atención continuada del personal militar de Sanidad.

Desde ASFASPRO nos quedamos cuanto menos perplejos cuando vemos como el Ministerio se arroga como propios logros que no lo son.

La actualización del 0.9% es para todos los funcionarios públicos de la Administración General del Estado, no una actualización de las retribuciones del personal militar que reconozca la singularidad de su profesión ni la peculiaridad de sus funciones. El Ministerio no ha intervenido en nada en dicha actualización.

ASFASPRO agradece la retirada de la pérdida retributiva del personal en reserva al cumplir los 63 años. Hay que recordar que la misma es una lucha de ASFASPRO que comenzó allá por el año 2014 (más de seis años) y que, hasta en siete veces se dijo que dicha eliminación no era posible por la negativa del Ministerio de Hacienda. Con todo, la Asociación estará vigilante para que el complemento de disponibilidad no sea revisado a la baja en un futuro por parte del Ministerio.

Subir el nivel mínimo del soldado y marinero del 13 al 14 es acogerse a lo que dice el Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP) según el cual, a un trabajador del Grupo retributivo C-2 le corresponde un nivel mínimo de Complemento de Empleo de 14. Lo mismo ocurre con los primeros empleos del resto de escalas, sargento y teniente, y sin embargo no lo han hecho, ni tienen previsto hacerlo a la vista del documento.

Respecto al desempeño de puestos con carácter interino, todos sabemos que el Ministerio se ha visto obligado a ello tras las numerosas sentencias de los tribunales que le obligan, muchas ganadas por socios de ASFASPRO, y a pesar de lo cual el Ministerio ha tratado siempre de poner trabas legales para evitar su perfeccionamiento. Además, dicha medida no supone un incremento en las retribuciones de los militares, solamente en el que realiza funciones de superior empleo.

En cuanto a la compatibilidad del CDE con una actividad privada, es una medida que afecta a un muy escaso número de militares y no le supone un mayor presupuesto al Ministerio, si no un reparto diferente del existente. Además, poca aplicación práctica tiene para los suboficiales puesto que la percepción del mismo queda a disposición del jefe de Unidad.

Por último, respecto a la actualización de cuantías de los servicios de atención continuada del personal militar de Sanidad, no es ni más ni menos que un reajuste del presupuesto del CDE para determinados puestos del Cuerpo de Sanidad, sin aplicación para suboficiales ni tropa.

A continuación, en su Punto 5.2 el documento aborda la única medida en trámite:

1.- Actualización de cuantías del componente singular del complemento específico.

La propuesta consiste en incrementar en 45,60 euros el importe actual del del componente singular, a los niveles del 6 al 11, en incrementar en 43,02 euros el nivel 12 y en 18,02 euros el nivel 13.

Del estudio y análisis de la citada medida, observamos que la misma va dirigida a la totalidad de la escala de Tropa y a los primeros empleos de las escalas de oficiales y suboficiales. De hecho, se beneficiarán de ella el 100% de la escala de Tropa y Marinería, el 85% de la escala de Suboficiales y el 6% de la escala de oficiales.

Se da la circunstancia de que desde finales de 2020 se están produciendo readaptaciones orgánicas en las Unidades que implican la disminución de niveles de CSCE en los empleos de sargento y sargento 1º, con lo que esta medida vuelve a ser otra gran mentira que afecta muy especialmente a la Escala de Suboficiales.

Las Asociaciones Profesionales, entre ellas ASFASPRO, pusieron unas líneas mínimas infranqueables para empezar a trabajar con el Ministerio de Defensa en el asunto de las retribuciones. Estas eran la creación de la Comisión de trabajo y una subida lineal de 100 euros para todos los empleos.

La forma en que la Subsecretaria ha variado el orden del día una vez comenzado el Pleno, tras la intervención del representante de ASFASPRO, admitiendo la creación de la Comisión de trabajo, no parece la más adecuada además de ser de dudosa legalidad.

Respecto a la medida en trámite reflejada en el informe sobre la actualización de cuantías del componente singular del complemento específico, sólo se puede decir que queda muy lejos de los 100 euros lineales de subida a todos los militares (activo y reserva) que TODAS, absolutamente TODAS las Asociaciones exigimos a la Ministra de Defensa allá por el mes de agosto.

Por todo ello, ASFASPRO no puede ser parte activa de lo que considera una pantomima y un agravio para los militares, especialmente para la escala de suboficiales. Seguiremos insistiendo en la legalidad de la creación de la comisión de trabajo que se genere, en que su funcionamiento sea el correcto y desde luego, en que no se convierta en ataduras futuras para las retribuciones de los militares, tal y como ocurre con otras comisiones de trabajo y de las que tenemos sobrada experiencia.

Además, creemos que el hecho de marcar unas líneas mínimas, que previamente se han consensuado con todas las asociaciones, como es la subida lineal de 100 euros no puede ser desvirtuada en ningún caso, y mucho menos a la baja (Pacta sunt servanda). No entendemos como otras asociaciones pueden dar por buena una propuesta de actualización de retribuciones en una cuantía un 60% menor de la exigida y que excluye al 15% de los suboficiales y al 94% de los oficiales y al 100% del personal en la reserva.

Y es que el citado documento en ningún momento recoge una equiparación salarial con las FCSE, especialmente con el modelo de la Guardia Civil, tal y como exigimos las asociaciones profesionales. No menciona en ningún caso el injusto reparto que se produce en la percepción del CDE, que se ha convertido más en un pago a servilismos y gracietas que en un pago a una dedicación tal y como manifiesta su propio nombre. Tampoco recoge una modificación del Real Decreto 462/2002 o una actualización de las cantidades que se perciben por comisiones de servicio, maniobras, navegaciones, etc. y que hace que las indemnizaciones por la realización de dichas actividades sean pírricas, especialmente en la Armada, en la que el personal parece que debe pagar por adiestrarse.

El documento en ningún momento recoge o estudia el pago por guardias, servicios, actividades de más de 24 horas y no menciona, ni siquiera de forma somera, la movilidad geográfica a que se ve sometido el militar, es decir, no aprecia ni recompensa en ningún momento la disponibilidad del personal militar, su abnegación ante el servicio, las particularidades de su profesión y el sacrificio en el desarrollo de su profesión.

ASFASPRO va a seguir trabajando, como no puede ser de otra manera por conseguir unas retribuciones justas que dignifiquen la profesión militar y ofrezcan, al militar en general y al suboficial en particular el prestigio social que le corresponde. Y lo hará en todos los ámbitos, tanto militares como políticos, solicitando, si es necesario, el cese o destitución de cualquier autoridad que vaya en contra de dichos preceptos, y con todas las herramientas que le ofrezca la Ley, incluida la movilización en las calles, pero no puede ni debe plegarse ante más dilaciones en el tiempo ni documentos pírricos que se convierten en un insulto a la profesión y la dignidad del militar.

Muchas Gracias.