Imprimir esta página

Indignación ante la falta de voluntad de Defensa en la dignificación de los paupérrimos salarios militares

Valora este artículo
(76 votos)

Este viernes ha sido convocado el pleno extraordinario del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas solicitado por las asociaciones militares para tratar el tema de las retribuciones. Lamentablemente, el Ministerio de Defensa no solo no ha atendido a lo solicitado por estas, impidiendo que se debatiera la creación de una comisión de trabajo para tratar las retribuciones sino que no ha admitido a trámite las propuestas presentadas por las asociaciones. Ante esta situación ASFASPRO se ha visto obligada a no legitimar el pleno con su presencia y ha abandonado el pleno tras solicitar su anulación por no adecuarse el orden del día a lo solicitado en julio pasado por las asociaciones, siendo que la ley obliga al ministerio a convocarlo según lo solicitado.

El Ministerio de Defensa facilitó dos días antes a las asociaciones un estudio sobre retribuciones que es un fiasco, pues no solo no tiene en cuenta las demandas de las asociaciones sino que omite completamente cualquier proyecto de modificación del caduco reglamento de retribuciones actual, y se permite sacar pecho proponiendo unos escasos aumentos de 40€ para algunos puestos de trabajo. Cualquier comparación con los 600€ de aumento recibidos por un guardia civil en los últimos tres años es sencillamente insultante.

Tras las manifestaciones de la Ministra de Defensa que calificaba de muy bajas las nóminas del personal (justo tras las concentraciones de militares en once ciudades del pasado 12 de diciembre) las asociaciones esperaban un talante más constructivo por parte del ministerio, que ha resultado un espejismo: las palabras van por un lado y los hechos por el lado contrario.

En los últimos años la grave situación de las retribuciones militares se ha venido reconociendo abiertamente por Congreso, Senado, Jefes de Estado Mayor de la Defensa, Ministras de Defensa, Observatorio de la Vida Militar… pero la actitud del Ministerio de Defensa sigue siendo la de permanecer en la casilla de salida, sin proyecto alguno para modificar un sistema injusto.

Causa indignación la falta de consideración a que son sometidos los militares: buenos para quitar gratis el hielo y la nieve de Barajas a pico y pala evitando que AENA utilizara sus 80 vehículos quitanieves y ahorrándole pagar 192€ de más a su personal en los turnos, pero indignos de recibir un salario adecuado por su trabajo, con independencia de la penosidad y peligrosidad de las condiciones en las que tienen que desarrollarlo.

Con esta actitud inmovilista y de falta de consideración por su personal, el Ministerio de Defensa parece querer empujar a los militares a manifestarse legítimamente en la calle, pues se dedica sistemáticamente a aumentar su descontento. Si tenemos en cuenta que esto sucede cuando los militares llevan más de un año atendiendo a las catástrofes que se vienen sucediendo, realizando disciplinadamente los trabajos más sacrificados y penosos -cuando otros colectivos que ya disponen de mejores nóminas han recibido gratificaciones-, esta situación de desprecio por su profesionalidad no puede ser más nefasta. Sigue resultando muy barato dar la vida por la Patria vistiendo el uniforme militar.