Imprimir esta página

ASFASPRO no participará como asociación en la concentración del día 27

Valora este artículo
(2 votos)

Madrid, 24 de abril de 2013.­La sanción disciplinaria del Presidente de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), Jorge Bravo, por ­—según el mando­— "hacer reclamaciones a través de los medios de comunicación", es probablemente un arresto injusto y lesivo del derecho a la libertad de expresión de los representantes de las asociaciones, que ha generado mucha inquietud entre los miembros de las Fuerzas Armadas. Por este motivo, mantenemos nuestro apoyo al subteniente Jorge Bravo para que pueda ejercer su legítimo derecho a defender los intereses profesionales, económicos y sociales de sus representados.

Ante este hecho, AUME ha convocado una concentración para el próximo día 27 de abril, en los aledaños del Ministerio de Defensa, dirigida a "asociados, familiares y simpatizantes" pero a la que se han unido organizaciones y asociaciones de ámbitos ajenos, que nada tienen que ver con la actividad de una asociación militar profesional. La junta directiva de ASFASPRO, Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas, decidió por unanimidad no participar en la citada concentración.

Somos conscientes del débil respaldo del Ministerio de Defensa a las asociaciones profesionales, los escasos logros conseguidos y que el inoperante Consejo de Personal tiene muchos enemigos, tanto dentro como fuera de la institución. No obstante, también estamos firmemente convencidos de que se está a tiempo de variar el rumbo, teniendo en cuenta la inminente tramitación parlamentaria del nuevo Régimen Disciplinario y la puesta en marcha, en el mes de mayo, de la Subcomisión para la reforma del régimen transitorio de la Ley de la Carrera Militar, en la que los representantes de las asociaciones comparecerán en el Congreso para exponer la problemática que aqueja a los miembros de las Fuerzas Armadas. Como consecuencia final, se aprobarán dos leyes que definirán el futuro del personal militar.

En opinión de ASFASPRO, un retrógrado Régimen Disciplinario o la falta de modificación de la Ley de la Carrera Militar,  podrían ser el objeto de la adopción de este tipo de medidas extremas, que por su repercusión y alarma social obligan a un profundo análisis previo.

ASFASPRO invita a los responsables del Ministerio, a la Comisión de Defensa y al resto de asociaciones profesionales a reflexionar sobre los graves problemas de personal, a reconocer su existencia y a buscar alternativas de solución antes de llegar al conflicto disfuncional.