El Ejército afronta tres nuevas misiones bajo la amenaza de Rusia y el yihadismo

29/12/2014 - abc.es -

Las Fuerzas Armadas afrontan desde este domingo y hasta finales de enero el despliegue en tres nuevas misiones en Estonia, Turquía e Irak, que se suman así a los actuales doce escenarios donde 2.042 militares y guardias civiles se encuentran destinados en este final de año.

Son tres nuevas operaciones del Ejército del Aire y de Tierra que tendrán dos claras amenazas: los aviones de combate de Rusia que violan el espacio aéreo de los países bálticos de la OTAN (Estonia, Letonia y Lituania) y el yihadismo del autoproclamado Estado Islámico, ante el cual el gobierno de Irak pidió una misión de adiestramiento a la coalición de 60 países forjada por EE.UU. y que también supone un desafío para la frontera sur de Turquía, país igualmente miembro de la OTAN.

Duro invierno en Estonia

Respecto a la misión en Estonia, hoy parte desde la base aérea de Zaragoza el grueso del contingente formado por 120 militares, que incluye personal militar de mantenimiento. Se desplegarán en la base de Ämari, situada a unos 40 kilómetros al suroeste de la capital, Tallín. Un enclave que estos días les dará la bienvenida con temperaturas mínimas de hasta -7ºC.

Junto a ellos, cuatro aviones de combate Eurofighter del Ala 11 del Ejército del Aire volarán mañana desde la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla). Estos cazas españoles son las estrellas del despliegue de una misión de la OTAN reforzada tras la guerra en Ucrania y que en el caso de España tendrá en 2015 una duración de cuatro meses. La misión se repetirá en 2016.

Hay que recordar que la denominada «Baltic Air Policing» –o Policía Aérea del Báltico– se lanzó en 2004 tras la ampliación de la OTAN a los países de Europa del Este . «De este modo se cubre la carencia de aviones de combate de estos países miembros de la Alianza, en un turno rotatorio cubierto por el resto de las fuerzas aéreas de la organización», explican fuentes del Ejército del Aire.

Es decir, en caso de que aviones militares rusos o de otra nacionalidad violen el espacio aéreo de los países bálticos, los cuatro aviones de combate Eurofighter españoles tendrán la responsabilidad de acudir a su encuentropara verificar sus «intenciones», lo que en el argot militar se denomina «scramble» o avión «renegade». Junto a España desplegarán otros países como Polonia y Reino Unido.

La única vez que el Ejército del Aire español se desplegó en este dispositivo de la OTAN fue en 2006, en Lituania. Entonces las relaciones entre Rusia y la OTAN no eran tan tensas.

El secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, denunció en la última cumbre ministerial de la Alianza Atlántica cómo este año aviones de la Fuerza Aérea de Rusia han aumentado un 50 por ciento sus incursiones en el espacio aéreos de países de la OTAN. «En total, 400 aviones de la Alianza Atlántica han tenido que acudir al encuentro de dichos aviones», afirmó.

Por su parte, antes de fin de año se desplegará en la ciudad de Adana (sur de Turquía) un contingente español de 150 militares y un sistema de misiles de defensa antiaérea Patriot, de fabricación estadounidense, y recientemente adquirido al Ministerio de Defensa alemán por 41,1 millones de euros.

El pasado 20 de diciembre tuvo la despedida del grupo en el acuartelamiento «Cortijo Buenavista», en San Roque (Cádiz), donde se ubica el Grupo SAM Hawk Patriot del Regimiento de Artillería Antiaérea nº 74. La misión, también en el marco de la OTAN, tiene el objetivo de proteger la frontera sur de Turquía ante un inminente ataque con misiles desde Siria, ya sea del yihadismo del Estado Islámico o del régimen de Bashar el Asad. Esta misión tiene una duración estimada de seis meses, aunque podría prolongarse durante un año.

Por último, personal del Mando de Operaciones Especiales y de la Legión se desplegará en el mes de enero en Irak en el marco de la misión internacional de adiestramiento del Ejército iraquí en su lucha contra Estado Islámico. Junto a las tropas españolas participarán estadounidenses, noruegos, franceses, australianos, entre otros.

El despliegue de 300 militares –aprobado con el 90 por ciento de votos del Congreso de los Diputados– se establecerá en Bagdad, Besmayah (sur) y Kuwait (cuarteles generales). Ello supondrá la vuelta de tropas españolas a Irak 10 años después.

 

Inicia sesión para enviar comentarios