¿Qué ocurre con la reforma de la Ley de la Carrera Militar?

05/02/2014 - Atenea Digital -

La Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas (ASFASPRO) ha elaborado una carta dirigida a los diputados de la subcomisión para la reforma de la Ley de la Carrera Militar en la que señala la "preocupación por el inexplicable retraso" de su trabajo, que comenzó en abril de 2013.

La Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, de quien depende el órgano, aprobó en diciembre la prórroga, hasta el 31 de marzo de 2014, de los trabajos de la subcomisión, que no tiene actividad desde que comparecieran, en septiembre, los jefes de personal del Ejército del Aire y del Ejército de Tierra.

La subcomisión, creada el 17 de abril, disponía de un plazo de seis meses para presentar un informe para su debate en la Comisión de Defensa, antes de que ésta remitiese al Gobiernoun dictamen final con su propuesta para la reforma de la ley. Así, según el reglamento que marcó su creación, y contando el cese de actividad en el Congreso durante el período estival,debería tener listo su informe antes de finales de 2013.

El objetivo de la iniciativa de ASFASPRO es que los suboficiales que lo deseen remitan a los diputados el texto, que destaca que los "agravios generados" y los "efectos dañinos" de la Ley de la Carrera Militar, aprobada en 2007, "se hacen cada vez más patentes e incluso se pueden convertir para muchos de nosotros en algo irreversible con el paso del tiempo".

"La integración de escalas, el régimen de ascensos, la casi inexistente promoción interna, el escaso reconocimiento académico de la formación adquirida, las disposiciones transitorias séptima y octava sobre el pase a la reserva, la antigüedad en el empleo, las dificultades del personal apto con limitaciones y la reclasificación de trienios son problemas reales enquistados que me afectan de lleno por el mero hecho de pertenecer a la vapuleada escala de suboficiales", resume la carta, que insiste en que los suboficiales son discriminados por "el nulo reconocimiento" de su formación militar y su experiencia profesional.

Ese nulo reconocimiento se plasma, según el texto, en la obligación, en el caso de que unsuboficial quiera promocionar, de "cursar los mismos planes de estudios (en duración y contenido) que cualquier civil que jamás ha servido en las Fuerzas Armadas o que un soldadocon 10 meses de servicio activo".

La carta redactada por ASFASPRO señala que las evaluaciones al personal "están tirando por tierra valores fundamentales" que se inculcan al ingresar en las Fuerzas Armadas, como "compañerismo, iniciativa, lealtad y satisfacción por el deber cumplido".

Así, subraya que el Informe Personal de Calificación (IPEC) es "altamente subjetivo", está "sujeto a presiones del mando- tanto a los evaluadores como a los propios evaluados-" y se ha convertido en "un simple método comparativo con el resto de compañeros de la Unidad". Para mejorar la situación, el texto propone "revisar los ítems" de los IPEC y "reducir su peso en las evaluaciones".

Por último, la carta destaca que la jornada laboral del militar profesional "es muy superior a la de cualquier otro empleado público o trabajador" por "las diferentes maniobras y ejercicios, navegaciones, misiones y la permanente disponibilidad para el servicio". Esas horas de más "no estarán nunca compensadas, ni económicamente ni en tiempo de descanso", por lo que propone que "deben ser los años de servicio -con los tiempos de abonocorrespondientes- los que lo regulen" el paso a la reserva.

"Pasar con carácter voluntario a la reserva cuando se cumplan 36 años de servicio activo y, transitoriamente, al cumplir 56 años de edad serían parámetros perfectamente asumibles en la nueva reforma de las Fuerzas Armadas iniciada por el JEMAD anunciada en los diferentes medios de comunicación", concluye.

La reforma de la disposición transitoria duodécima de la Ley de Carrera Militar es un mandato de la Ley de Derechos y Deberes del Militar, que fijaba que debía concretarse seis meses después de su entrada en vigor, el 1 de octubre de 2011. Es decir, la modificación de la Ley de Carrera Militar debería haberse materializado antes del 1 de abril del año pasado.

La prórroga hasta el 31 de marzo para tener listo el informe retrasará los trámites posteriores, por lo que, previsiblemente, la reforma de la Ley de Carrera Militar no se concretará hasta el segundo semestre de 2014. Según fuentes parlamentarias, el retraso se debe a que la subcomisión está pendiente de la comparecencia de la subsecretaria de Defensa, Irene Domínguez Alcahud, que pondrá fin al período de intervenciones que ella misma inició el 22 de mayo.

La comparecencia de la subsecretaria podría producirse, según ha anunciado en la red social Twitter Jorge Bravo, presidente de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), el próximo martes 11 de febrero.

Cookies
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.