08/08/2013 - Atenea Digital -

La Armada desplegará en septiembre en la Operación Atalanta un vehículo aéreo no tripulado (UAV, por sus siglas en inglés, Unmanned Aerial Vehicle), también conocido como sistema aéreo no tripulado (UAS, de Unmanned Aerial System), que permitirá, según informa en un comunicado, "la obtención de imágenes de lugares y objetivos de interés sin riesgo para el personal".

En concreto, el vehículo, un helicóptero, se incorporará a finales del verano a la dotación del Buque de Acción Marítima ´Meteoro´, que relevó ayer, en el puerto de Yibuti, a la fragata 'Numancia' en la Operación Atalanta de la Unión Europea para la lucha contra la piratería en el Océano Índico.

La compra del vehículo no tripulado fue anunciada en el Boletín Oficial del Estado del 4 de julio, en una resolución que recogía la formalización con la empresa sueca SAAB del contrato, con una valor de 2.5 millones de euros, del Programa de Empleo de Sistema Aéreo No Tripulado Embarcado (PESANTE).

jueves, 21 de marzo de 2013 - ARMADA ESPAÑOLA

El Secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, ha inaugurado esta mañana el muelle número 2 de la Base Naval de Rota, una vez concluidas las obras de rehabilitación. De esta forma, la Armada finaliza las mejoras en la zona portuaria de la base gaditana contempladas en el Paquete de Capacidad número 13 de la OTAN, cuyo objetivo es la potenciación de las instalaciones portuarias del Sur de Europa para dar cabida a una Fuerza Marítima Multinacional.

Jesús García Calero - 15/03/2013 - ABC 

La aparición esta semana en la Ría de Ferrol de los restos de una galeaza hundida en 1588, «La Ragazzona» (una de las más grandes naves de la Gran Armada, la mal llamada Armada Invencible) ha puesto de actualidad uno de los episodios más épicos de nuestra historia. Aquel año, Felipe II intenta derrocar a la Reina protestante de Inglaterra, Isabel I, con un ambicioso plan combinado: desembarco anfibio de los Tercios de Flandes, 30.000 hombres desde los Países Bajos, coincidiendo con la llegada de una Armada colosal desde la península.

Desgraciadamente todo falló. Pero embarquémonos en «La Ragazzona» (la «muchachona») y vivamos de primera mano toda aquella triste aventura. Aquí contaremos la historia más completa disponible de la nave capitana de la flota levantina, porque tenemos la fortuna de tener al mejor guía, el contraalmirante José Ignacio González-Aller Hierro, quien ha leído y transcrito durante las últimas décadas todos los documentos históricos relativos a aquella empresa.

Dios de su lado

¿Por qué falló todo el plan, si Felipe II creía que Dios estaba de su lado? Mensajes que no llegaron, tempestades, falta de coordinación, además de la agresiva respuesta del inglés; y más tarde el durísimo regreso por los confines del mar del norte y la costa de Irlanda, azotada por pavorosas galernas. Todo ello resultó ser el final de un sueño, y del empeño del Rey, que por supuesto empujó a infernales costas a buena parte de la flota que fue dejando a su paso un reguero herrumbroso de sufrimiento, naufragios, batallas, hambre y privaciones.

El corpus documental de la época publicado por González Aller se llama «La batalla de la mar oceana», y es un mar de datos históricos, que transcribe ordenadamente todo lo procedente de los distintos archivos españoles. Los mejores manuales sobre este episodio, sin excepción, han utilizado esa impresionante montaña de palabras escritas con salitre y sangre hace más de 400 años y que hoy vamos a paladear. Pasen y lean la aventura.

Capitana de la escuadra de Levante

El barco que hoy asoma sus cañones como colmillos fantasmales en medio de las turbias aguas de Ferrol se llamaba también «La Regazona», y era la capitana de la escuadra de Levante de la armada de 1588. El contraalmirante González-Aller nos dice que su origen y construcción «eran venecianos; era un buen buque y bien marinado, era de los mejores navíos y más bien armados de las escuadras concentradas en Lisboa en mayo de 1588, y dispuestas por Felipe II» después de mucho esfuerzo y gastos importantes para las arcas reales. Y también muchos retrasos, por la muerte de Álvaro de Bazán, por el nombramiento del duque de Medina Sidonia, Alfonso Pérez de Guzmán, hombre sin la experiencia necesaria que se pasó meses tratando de dimitir, provocando la ira del Rey Prudente».

Dice González-Aller: «Según Cristóbal de Barros 'La Regazona' tenía de porte 1.067 toneladas y tres cuartos, con unas dimensiones de eslora, 59 codos; manga, 21 codos y 1/6; puntal, 12 codos. En la jornada de 1588 debió montar las 32 piezas de artillería de bronce, que tenía al ser embargada. Entre otras armas y municiones que recibió en Lisboa figuraba un cañón de batir, fundición de Alemania por Gregorio Loeffer Agustanus en la época del emperador Carlos V, de 52 quintales de peso para tirar pelotas de hierro de 40 libras y dos encabalgamientos de campaña. Además embarcó posteriormente dos cañones, también de batir, de más de 50 quintales de peso procedentes de la nave 'La Juliana'.»
Más datos de matrícula: «Su dueño era Jácome Regazona y estaba al mando del capitán y maestre Santo Corzo. La dotación en Lisboa se componía de 80 marineros; y 344 soldados de infantería (134 de la compañía de Pedro Camacho, 76 de la de Francisco de Céspedes y 134 de la de Pedro Sandoval Ponce de León).»

Sea como fuere, 'La Ragazzona' llegó a Lisboa procedente de Alicante y otros puertos el primero de febrero de 1588 «cargada de vinos de Candía y malvasía. Allí fue embargada de nuevo por el proveedor general Francisco Duarte el 16 del mismo mes para ser agregada a la armada como capitana de las levantiscas».

Un temporal dispersa a los nuestros

En Lisboa se incorpora a la Armada del duque de Medina Sidonia. Pero ya hubo mal arranque: La Regazona siguió los movimientos del galeón San Martín desde la salida de Lisboa el 30 de mayo de 1588 hasta que un temporal dispersó las escuadras del 18 y 19 de junio. Llevaría mucho tiempo reunir la flota de nuevo. «El día 24 la galeaza ya había tomado el puerto de La Coruña. Una vez reaprovisionada de bastimentos y aguada salió a la mar el 22 de julio con el resto de la armada».

Fuego y escarceos en la costa británica

«Alcanzada la costa británica, y tras los primeros encuentros con la flota inglesa del día 31 de julio, al amanecer del 2 de agosto, a eso de las 05.00 horas saltó viento escaso del NE y la armada, situada a la altura de Portland, se encontraba a barlovento de la inglesa», nos recuerda González-Aller. Escuchemos el sabroso relato de un marino: «Howard trató entonces de doblar la armada por el norte y arrumbó al NW ciñendo el viento todo lo que podía, acercándose a la costa. Medina Sidonia se hallaba en este momento con las galeazas en vanguardia y acompañado por varios navíos. Para atajar las intenciones de Howard y mantener el barlovento, el Duque puso también proa hacia tierra, seguido por otros navíos de la armada, aunque un tanto alejados. Al observar Howard lo inútil de la maniobra de doblar a los españoles arrimado a tierra, viró por avante con el Ark y arrumbó hacia el SSE o el sur seguido por unos quince navíos en total, posiblemente para volver a ganar el barlovento (luchar con el viento a favor) a los españoles por la banda de la mar de la armada. La maniobra fue observada por el general español, el cual viró a babor para impedir las intenciones del Almirante, lo que provocó el contacto artillero entre ambas formaciones».

La Regazona en el primer primer combate

«Con su movimiento, el grupo de Howard quedó más cerca de la retaguardia de Alonso de Leyva, que del propio San Martín. De esta forma, las primeras naves en combatir a los ingleses fueron las levantiscas de Martín de Bertendona y los galeones de Portugal que acababa de asignar el Duque como refuerzo de Leyva. En este duelo artillero generalizado se distinguió, entre otras naves La Regazona de Bertendona».

«Como siempre, los navíos españoles intentaban inútilmente llegar al abordaje, pero los ingleses, muy maniobreros, mantenían la distancia y rehusaban llegar al alcance del tiro de mosquete. Martín de Bertendona acometió al Ark Royal, capitana de Howard, hasta llegar bien cerca, aunque el inglés se zafó del ataque con soltura dándole la popa. El fuego por ambas partes fue muy vivo, siendo grande el consumo de municiones, sobre todo por parte británica por su mayor rapidez en la recarga y disparo de la artillería. Sin embargo, no existe constancia de averías o bajas notables en ambos contendientes», reflexiona el contraalmirante.
Días más tarde, tras el episodio de los brulotes incendiados que fueron lanzados en Calais contra la armada la noche del 7 al 8 de agosto, «avanzada la mañana de este último día, un escuadrón inglés a cargo de Henry Seymour a bordo del Rainbow, acompañado por el Vanguard de William Winter, el Antelope de Henry Palmer y otros se dirigieron hacia el ala de estribor de la retaguardia española para combatir los navíos que se iban quedando rezagados, alcanzándolos entre las 09.00 y 10.00 horas, a la altura de Gravelinas».

Mas de 500 proyectiles

Rodearon estos navíos atrasados, cuya identidad se desconoce – posiblemente el galeón San Cristóbal, La Regazona de Bertendona, el galeón San Juan y la nave San Juan de Sicilia – sometiéndolos a un fuerte cañoneo. Sólo el Vanguard disparó 500 proyectiles a distancias que llegaban al alcance de la mosquetería y arcabucería e incluso menores, lo que permitió estar a la voz entre los barcos. Con este procedimiento que duró casi seis horas, los ingleses causaron daños a tres de los navíos españoles no obstante su fuerte resistencia. Según el embajador Hierónimo Lippomano, el Duque comunicó a Su Majestad que La Regazona había combatido muy bien en la acción del 8 de agosto.

Regreso por el mar del Norte

En la Grande y Felicísima Armada hay cientos de historias cruzadas. Entre las de mayor patetismo figuran las singladuras de los días pasados mientras bordeaban la costa escocesa e irlandesa, donde tantas naves naufragaron y donde, según se dice, los náufragos españoles introdujeron la patata, además de recibir el auxilio de los católicos irlandeses.

Como todas sus compañeras, nuestro barco pasó las de caín en el viaje de vuelta: «Emprendió el regreso a España manteniendo la conserva del galeón San Martín hasta apartarse del grueso de la armada el 2 de septiembre. La nave arribó a Muros (Galicia) el 10 de octubre muy destrozada y la gente con muchas necesidades. Estando surta en este puerto, Martín de Bertendona, contra su propia voluntad y la del capitán y piloto de la nave partió de allí el 4 de diciembre para trasladarla a La Coruña en cumplimiento de las órdenes del marqués de Cerralbo, gobernador de Galicia. El día 6 con mal tiempo perdió dos anclas al fondear sobre las islas Sisargas; logró levar a duras penas gracias a la ayuda de dos pinazas vizcaínas, y el 7, muy tarde, estaba ya en medio del puerto de destino», nos recuerda González-Aller.

En Ferrol, con luz de luna

El viento impedía tomar puerto ni tan siquiera con el auxilio de las galeras Diana y Princesa. «A las once de la noche cargó el tiempo tanto que corrió riesgo de ir sobre unas peñas. Con esfuerzos Bertendona libró el peligro y a las tres de la madrugada del día 8 de diciembre lograba entrar en Ferrol “con una poquita claridad de la luna.” Una vez dentro de la ría varó a causa del fuerte viento y falta de anclas. Tan sólo los marinos que han barajado aquellas costas y entrado en Ferrol de noche con temporal deshecho del sudoeste pueden apreciar el mérito de aquellos hombres de mar del siglo XVI».

Su útima batalla

Y acaba el relato del contraalmirante: «La Regazona quedó adrizada y con esperanzas de una posible recuperación, pero al dar a la banda fueron inútiles los esfuerzos realizados para sacarla en las mareas vivas.» Se hundió. Y unos arqueólogos dicen que han encontrado sus restos. En los viejos documentos de los archivos se dice, sin embargo que antes de perder el barco, «se pudieron salvar la artillería, parte de los bastimentos y municiones. Una vez finalizadas las obras del fuerte de la isla de San Antón (La Coruña), se montó en él la artillería gruesa procedente de la nave, justo a tiempo para poderla emplear eficazmente contribuyendo al fracaso del ataque inglés de Norris y Drake en mayo de 1589.»

Así fue como «La Ragazzona» o Regazona ganó su última batalla después de muerta, o de hundida, pues su fuego rechazó al famoso pirata inglés Sir Francis Drake. Porque cabe recordar que ni el fracaso de esta Grande y Felicísima Armada fue una victoria inglesa, ni las flotas que Isabel I y Felipe II fueron enviándose determinaron la hegemonía entre las dos naciones.

ARMADA ESPAÑOLA - 27 de febrero 2013

La Infantería de Marina española conmemora hoy el 476º Aniversario de su creación, en el año 1537, con diversos actos conmemorativos en todas las unidades de la Fuerza de Infantería de Marina. Las localidades que han acogido esta celebración han sido Cartagena, Madrid, San Fernando, Ferrol y Las Palmas de Gran Canaria.

En cada una de las ceremonias se ha dado lectura al Real Decreto que certifica la antigüedad del Cuerpo. Tras la imposición de diferentes condecoraciones, se ha leído un mensaje del Comandante General de la Infantería de Marina dirigido a todos los militares que están integrados en este Cuerpo de la Armada y se ha rendido homenaje a los infantes de Marina que dieron su vida por España. Finalmente, ha tenido lugar una parada militar por parte de la fuerza participante.

En el caso del acto castrense celebrado en Madrid, en el que ha tomado parte también la compañía Mar Océano de la Guardia Real, el Comandante General de la Infantería de Marina ha recogido el galardón “Máster de Oro Institucional” del Real Fórum de Alta Dirección, concedido con motivo del 475º aniversario que se celebró el pasado año.

La Infantería de Marina española

La Infantería de Marina es un Cuerpo de la Armada que tiene en la capacidad de desembarco su característica distintiva y única dentro de las Fuerzas Armadas. Estas operaciones aportan la capacidad de proyección de la fuerza en tierra desde la mar.

Actualmente, está presente en las principales operaciones internacionales españolas. A lo largo de los últimos años, ha participado en operaciones como la estabilización de los Balcanes, las operaciones en Haití, Irak y Líbano, el apoyo a la reconstrucción en Afganistán o la respuesta a las catástrofes naturales tras el Tsunami en Indonesia o el terremoto en Haití.

Históricamente, sus hechos de armas durante casi cinco siglos a lo largo de toda la geografía del globo, convierten a la Infantería de Marina en una de las instituciones de mayor tradición militar, recogida en su lema, “Valientes por tierra y por mar”. Flandes, Sicilia, Islas Azores, Cerdeña, Tolón, Milán, Cochinchina, Filipinas, Cuba, Santo Domingo, Buenos Aires, Trafalgar, San Vicente, Marruecos… son lugares que evocan hechos heroicos de los infantes de Marina.

La Infantería de Marina más antigua del mundo

La Infantería de Marina española tiene reconocida la antigüedad de 1537, correspondiente a la del Tercio Viejo del Mar de Nápoles, del que procede, y se fija la fecha del 27 de febrero como el día de su creación, por corresponder ese día al de la constitución de los Tercios de la Armada del Mar Océano, de Galeras de Sicilia y de Nápoles.

Desde 1763, es Cuerpo de Casa Real en reconocimiento a la defensa que 600 infantes de Marina hicieron del Castillo del Morro de La Habana frente a 12.000 soldados de la flota inglesa. Su uniforme mantiene, hoy en día, las “sardinetas” y los colores azul y rojo de las Tropas de la Casa Real.

FERROL, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Armada ha inaugurado su nueva residencia logística en Ferrol, que dispone de 58 habitaciones dobles distribuidas en tres plantas y que se destinará a alojamientos de oficiales y suboficiales.

La nueva residencia está situada en la calle María, en el barrio histórico, y lleva por nombre 'Galatea', en homenaje a este buque escuela. Se ubica en el antiguo edificio de Servicios Generales de la Armada, que también alojó originariamente la sede del Archivo Naval de Ferrol.

El acto de inauguración ha estado presidido por el almirante jefe del Arsenal Militar de Ferrol, vicealmirante Manuel Garat Caramé, y ha contado con la presencia del presidente de la Diputación de A Coruña, Diego Calvo y el alcalde de Ferrol, José Manuel Rey Varela.

Las obras de adecuación del edificio comenzaron en el año 2009, para crear un espacio que proporcione alojamiento y manutención a oficiales y suboficiales. Se suma a las otras residencias con las que cuenta la Armada en Ferrol, como son la de oficiales 'La Cortina', la de suboficiales 'El Montón', el alojamiento logístico de la Armada de 'Batallones' para oficiales y el alojamiento logístico de Marinería del Arsenal Militar de Ferrol.


MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Armada despedirá a su portaaviones, el 'Príncipe de Asturias', el próximo 6 de febrero en Rota (Cádiz), desde donde partirá hacia el Arsenal de Ferrol para su desarme y distribución del material, y donde se procederá a la subasta pública a partir de finales del mes de junio, que previsiblemente dará lugar a su desguace.

Según han indicado a Europa Press fuentes militares, está previsto que la ceremonia de despedida del 'portaaviones', el mayor buque de la Armada, tenga lugar el 6 de febrero. Tras 24 años de servicio en las Fuerzas Armadas, las restricciones presupuestarias han impedido alargar su vida útil, ya que su puesta a punto hubiera requerido 100 millones de euros.

La Armada cuenta ya con un 'plan de desactivación', cuya primera fase comenzó hace unos meses en la Base Naval de Rota. En esta fase previa de inmovilización, se ha elaborado un listado de sistemas, equipos y materiales con los que contaba el buque insignia de la Armada Española.

En estos meses también se han desembarcado los repuestos y pertrechos que no son indispensables para la seguridad y el tránsito de Rota a Ferrol, la munición, el combustible no necesario para la navegación, el material patrimonial así como el del Arma Aérea y las embarcaciones menores.

Una vez finalice esta fase, el 6 de febrero tendrá lugar la ceremonia de despedida y el 'Príncipe de Asturias' iniciará su última navegación hacia Ferrol, con una dotación reducida, de unas 220 personas. El resto dejarán ya de pertenecer a la dotación del buque.

DESARME EN FERROL PARA AHORRAR

Según informa este viernes en un comunicado, la Armada consideró que el Arsenal de Ferrol era "el lugar idóneo para el desarme" dada "la disponibilidad del muelle, la capacidad de desmilitarización y la disminución de costes".

En la segunda fase, conocida como como "período de desarme y valoración", cesará la actividad operativa y, con una dotación reducida, se procederá a la clasificación de los sistemas, equipos y materiales como 'útiles' o 'inútiles'. Los equipos 'útiles', bien se desmilitarizarán o bien se desmontarán y retornarán a la cadena logística.

Esta fase se llevará a cabo previsiblemente entre principios de febrero y finales de junio de 2013. A la llegada a Ferrol, la dotación desembarcará material, equipos, repuestos, documentación técnica y planos no desembarcados en Cádiz.

A partir del mes de marzo está prevista una nueva reducción de dotación para realizar labores de custodia y finalización de posibles trabajos no realizados.

Finalmente, a partir de finales de junio empezaría la fase de distribución del material útil. Tras concluir la fase de distribución, se pasará al período de valoración y subasta pública.

Según han explicado a Europa Press fuentes militares, lo previsible es que el comprador interesado, en el caso de que surja, destine el portaaviones a su desguace, para la venta del metal.  

En algunas ocasiones, también se combran buques desarmados y desmilitarizados para su utilización como blancos en ejercicios de tiro, aunque, en este caso, el final "más probable" del portaaviones es el desguace. La Armada espera un comprador interesado que les ahorre el coste de este proceso.

El 'Príncipe de Asturias', con base en Rota, fue botado en los astilleros de la antigua Bazán, en Ferrol, y entregado a la Armada el 30 de mayo de 1988 y contaba con una capacidad aeronaval máxima de 29 aeronaves.

Con su despedida, la Armada española dirá así definitivamente adiós en las próximas semanas a su único portaaviones, un buque emblemático con el que España entró en el 'selecto grupo de Marinas de guerra con Portaaviones'.

16/01/2013 - LaRazón.es

En ocho páginas, el Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada (AJEMA), almirante general Jaime Muñoz-Delgado y Díaz del Río, marca tanto sus intenciones como las prioridades de la Fuerza de cara a los próximos años. Ocho páginas que suponen una ambiciosa declaración de intenciones que va desde la adquisición de diversas unidades para preservar la capacidad operativa de la Flota a la motivación del personal, pasando por cambios orgánicos para adpatarse a la realidad. Todo, en un contexto de recortes que no pasa desapercibido para el AJEMA.

Son seis los objetivos que se marca el almirante general Muñoz-Delgado en el documento «Líneas Generales de la Armada 2012» (firmado el 27 de diciembre), los cuales resumen sus «principales preocupaciones».

El más destacado es el quinto, que busca «preservar la capacidad de la Flota del futuro mediante los correspondientes planes de renovación». Aquí, la Armada detalla la necesidad de adquirir de «forma responsable y ordenada» una serie de unidades. Concretamente, considera prioritaria la compra de cinco fragatas F-110 para sustituir a las de clase «Santa María», cinco Buques de Acción Marítima (tres en versión patrullero, uno de salvamento y rescate de submarinos y uno en versión Investigación Oceanográfica), seis helicópteros SH-60F, varios vehículos de alta movilidad táctica y diez veíhulos aéreos no tripulados (UAV`s). Además, no pasa por alto las obras en los Arsenales de Cartagena y Las Palmas para apoyar a los submarinos S-80 y los Buques de Acción Marítima, respectivamente, y la modedrnización del misil «Harpoon Bloque II». Unas adquisiciones con las que también quiere «impulsar la industria nacional del sector naval».

Pero no todo se queda en compras. Así, la primera de las directrices es la de «garantizar el correcto alistamiento de la Flota» para poder cumplir sus cometidos. Al no ser posible la preparación del conjunto de la Fuerza para todas las misiones, «hay que buscar un compromiso entre lo más exigente y lo más probable», señala el AJEMA, es decir, que se centrarán en aquellas misiones en las que tengan más posibilidades de participar. Algo que conlleva «una disminución importante de la actividad de otras unidades».

El segundo de los objetivos, es el de mantener al personal «convenientemente motivado y adiestrado». La idea es que mantengan sus valores y se conviertan en un grupo más cohesionado aún para asumir esfuerzos en época de crisis sintiendo que «su trabajo es útil». En este punto se centra en la enseñanza, en culminar la implantación de la Ley de la Carrera Militar y la de Tropa y Marinería o en la conciliación.

La situación económica y la necesidad -más bien obligación- de adaptarse a ella marcan el tercer objetivo: «Administrar con rigor y austeridad los recursos económicos y materiales». Tiene claro el AJEMA que este año «debemos esperar limitaciones económicas severas, con significativas restricciones», lo que implica «establecer prioridades». Habla de un control permanente del gasto y del presupuesto, de optimizar las oportunidades de adiestramiento o de mantener los fondos destinados a enseñanza apurando hasta el último céntimo. Aquí se centra también en la posibilidad de llevar a cabo más despliegues de buques en colaboración con otras marinas, como ha ocurrido con el buque «Cantabria», cedido a Australia para un adiestramiento mutuo a coste cero y que servirá, además, para promocionar la insdustria naval española de cara a futuras compras.

La cuarta de las directrices que marca la Armada es la de «efectuar cambios orgánicos», suprimiendo duplicidades, mejorando la gestión o facilitando la coordinación con los órganos comunes y conjuntos. Junto a esto, no se olvida de adoptar estructuras análogas en los Ejércitos y la Armada, y de adaptar la Fuerza al entorno de la ciberseguridad.

El último de los puntos destaca la importancia de dar a conocer la actividad de la Armada, una novedad con la que busca acercarse a la sociedad española, porque «cuanto más conocidos seamos, más se apreciará la labor de cada una de las personas que componemos la Armada», apunta el AJEMA, quien concluye sentenciando que «frente a los retos, es momento de concentrar nuestros esfuerzos».

España perderá su único portaaviones después de 24 años porque ponerlo a punto costaría 100 millones.

El portaaviones 'Príncipe de Asturias', actualmente inmovilizado en la base naval de Rota, será desguazado el próximo año en los astilleros de Ferrol, tras veinticuatro años como buque insignia de la Armada española.

Así lo ha decidido la Armada ante la situación de recortes económicos y tras constatar que poner a punto el portaaviones costaría unos cien millones de euros, según fuentes militares.

Sus partes principales y piezas más importantes tendrán como destino el museo naval u otros museos, según las mismas fuentes que han subrayado la "carga emocional" que supone deshacerse de un buque, que además lleva el nombre del título del heredero de la Corona.

Con base en Rota, el emblemático portaaviones española realizó su primera salida al mar el 3 de noviembre de 1987 y fue entregado a la Armada el 30 de mayo de 1988 por la Empresa Nacional Bazán.

Esta incorporación, según la Armada, supuso el ingreso de la Marina española en el selecto grupo de marinas de guerra con un portaaviones.

Su misión principal ha sido proporcionar defensa al Grupo de Proyección de la FLOTA (GRUFLOT) y superioridad aérea en la zona de despliegue.

El principal medio ofensivo y defensivo del buque era su Unidad Aérea Embarcada, con una capacidad aeronaval máxima de 29 aeronaves.

Entre ellas aviones Harrier de despegue vertical, helicópteros SH-3 SEAKING y helicópteros AB-212, cuyas misiones abarcan transporte, Salvamento y Rescate (SAR) y evacuación medicalizada.

Ya en 2007 se acometió una inversión para su reparación y modernización por 3.665.000 euros.

Entonces se reformaron las instalaciones de descanso, ocio, aseos y camarotes, y las estancias de oficiales, suboficiales y marinería se diseñaron en estructura modular.

En sus 24 años de vida, ha participado en la Operación "Southern Guard" con motivo del conflicto del Golfo Pérsico.

En 1994, ante el recrudecimiento de las acciones contra UNPROFOR, varias naciones de la OTAN enviaron fuerzas navales al Adriático, en previsión de operaciones de protección a los cascos azules.

España destacó el Grupo Naval Operativo 81-01, encabezado por el portaaviones "Príncipe de Asturias".

El 28 de junio de 2005 el portaaviones asistió a la Revista Naval Internacional que el Reino Unido organizó en Portsmouth con motivo del II Centenario de la Batalla de Trafalgar.

Del 6 de febrero a 30 de marzo de 2006 el buque participó, integrado en una agrupación de la Armada en la que se incluían algunas unidades extranjeras, en el despliegue GALIBER 07 por aguas del Atlántico y Mediterráneo.

Fuente: ElFarodeVigo.es

La Escuela de Suboficiales de la Armada acogió la conmemoración de los 25 años de la entrega de despachos y nombramiento de la 50ª promoción de suboficiales de la Armada. El acto fue presidido por el comandante director Manuel Cerdido.

Los actos comenzaron con la celebración de una misa en el Panteón de Marinos Ilustres. A continuación los 143 miembros de la promoción asistentes renovaron su juramento a la Bandera delante de sus familiares, amigos invitados y del cuadro de profesores y mandos de la Escuela.

También fueron testigos del acto los componentes de la 76ª promoción de damas y caballeros alumnos del Curso de acceso a la Escala de Suboficiales que componen el batallón de alumnos, y ante los que se presentaron como ejemplo a seguir de toda una vida dedicada al servicio a la Armada.

A finales de los 70
La 50ª promoción, que recibió sus despachos de suboficial de la Armada en julio de 1987, está compuesta por personal procedente de varias promociones de tropa y marinería con ingreso en la Armada a finales de la década de los 70.
 

Fuente: AndaluciaInformación.es

 Por Resolución  631/10467/12, de fecha 28 de junio de 2012, dictada por el Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada, se declara el ordenamiento definitivo para el ascenso por el sistema de clasificación del personal comprendido en las zonas de escalafón para el ciclo de ascensos 2012/2013. Como quiera que, como viene siendo desagradablemente habitual, han sido innumerables las reclamaciones recibidas por este despacho en relación a dicha evaluación, es por lo que en Gabinete Jurídico Suárez-Valdés, hemos confeccionado un recurso de alzada, para todos aquellos oficiales y suboficiales que se puedan sentir perjudicados por la evaluación referida.

El recurso tiene dos partes, una genérica y aplicable en un 85% de su contenido a todos los evaluados y otra de agravios concretos, que se deberá rellenar por el afectado, identificando los agravios concretos cometidos en su persona (se aportan ejemplos ilustrativos).

 

Esperamos resulte de su interés.

Descargar Documentos

 

GABINETE JURÍDICO SUÁREZ-VALDÉS

C/ Bravo Murillo, 101, planta 11. 28020 MADRID

Tel.: 91 535 7770 – Fax: 91 535 7771

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.suarezvaldes.es

 

Cookies
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.